Qué es una impugnación de paternidad

La impugnación de paternidad es un proceso que consiste en la negación de paternidad de un hijo de quien no se crea padre. Años atrás era un proceso muy complejo pero actualmente es factible gracias al avance de la ciencia como las pruebas de ADN se puede determinar con facilidad probar que los hijos que presumíamos biológicos (de nosotros) resulten no serlo y poder impugnar (anular) el reconocimiento o en el caso de la falsa paternidad de su hijo biológico que lo ha firmado una tercera persona.

Para iniciar el proceso, la Ley establece un plazo de 90 días para la impugnación. Si pasa este plazo pierde ese derecho, incluso por más que el ADN diga que no es su hijo. Sin embargo existe un mecanismo legal lo cual se puede aplicar siempre y cuando el supuesto hijo sea de corta edad Ud. pueda negarlo no obstante haber pasado más de los 90 días.

El hijo que ha nacido durante el matrimonio o durante los trecientos días siguientes a su disolución tendrá como padre al esposo. Téngase en cuenta que el hijo se presumirá del padre aunque la madre declare que el menor no es de su marido o se le señale como adúltera a la madre.

Es decir, en nuestro ordenamiento jurídico, ante todo, prevalecerá la presunción de paternidad matrimonial, ya que se presume que el hijo nacido dentro de un matrimonio sólo es del esposo.

Cuando un padre reconoce a un hijo, sea cual fuere los motivos, y posteriormente constata que el niño no era su hijo biológico, lo que procede es una impugnación de reconocimiento amparados en el Código Civil peruano ya que el supuesto padre firmó el acta de nacimiento llevado por un error que luego consiguió probar a través de una prueba biológica, por lo tanto este supuesto padre deberá solicitar ante el juez que declare nulo el reconocimiento de paternidad efectuado y como pretensión accesoria la ineficacia del asiento del declarante contenido en el Acta de Nacimiento ante la Reniec.

Son varias las causales que llevan a que el esposo no se considere el padre del menor y por lo tanto iniciar el proceso legal de Impugnación.

Las causales se pueden dar en los siguientes casos:

  • Cuando el hijo nace antes de cumplidos los ciento ochenta días siguientes al de la celebración del matrimonio.
  • Cuando por las circunstancias, sea imposible, que haya cohabitado con la esposa en los primeros ciento veintún días de los trescientos anteriores al nacimiento del hijo.
  • Cuando se haya separado judicialmente en los primeros ciento veintún días de los anteriores al del nacimiento del menor y que no haya cohabitado con su mujer en este período.
  • Cuando el esposo sufra de impotencia absoluta.
  • Cuando se demuestre a través del ADN u otra prueba de validez científica que no existe vínculo parental.
  • Téngase en cuenta que la maternidad puede también ser impugnada en los casos de un aparente parto o cuando se suplante al hijo.
  • El hijo puede solicitar que se declare su filiación. Es preciso mencionar que esta acción es imprescriptible y puede ser interpuesta conjuntamente contra el padre y la madre o sus herederos.

Ejemplo:

Una pareja se casa y tienen un hijo. La madre conoce a un hombre durante el matrimonio y tiene un hijo con él. Luego el padre, sin tener conocimiento de la infidelidad, lo inscribe al niño como suyo.

Según las leyes peruanas, en el caso de un hijo matrimonial, la negación de paternidad por el esposo debe hacerse dentro de los noventa días, tal como lo establece el Código Civil.

Sin embargo, dentro de un tiempo, aparecería el hombre (persona con el cual la madre le ha sido infiel al padre) alegando ser el padre de la menor y teniendo pruebas fehacientes de haber tenido una relación sentimental con la madre de la menor.

Si bien es cierto que el padre, de acuerdo a ley, tenía noventa días para negar la paternidad de un hijo matrimonial, en este caso, surgen nuevos hechos que podrían modificar esta presunción de paternidad.

En este caso, la aparición de un hombre que se de clarara padre biológico de la menor, hará que los Jueces siguiendo los principios del debido proceso y el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, puedan administrar justicia ante las nuevas circunstancias y que por tanto, se pueda revisar el proceso y valorar las pruebas.

Finalmente, no debemos olvidarnos, que todo niño tiene derecho a conocer quienes son sus progenitores, que en su partida de nacimiento se registre la identidad de sus padres y que por tanto, se le respete como un sujeto de derechos y por ende tengan su propia identidad personal.

Fuente: Internet

Click aquí y entérate  más detalles de la ley de un centro de conciliación.
Click aquí para conocer más sobre una declaración de herederos en nuestro país.

Comentarios