Clases de asesoría empresarial

El concepto de asesoría tienes muchas denominaciones, dependiendo del ámbito en que nos encontremos o cómo lo queramos usar. En concreto, una asesoría es el apoyo mediante consejos a otra persona sobre la realización de una o varias actividades de las que desconoce con certeza cómo realizarla. En el panorama actual, globalizado y con cambios constantes, no parece que las recetas del pasado tengan la eficacia que se necesita.

Las asesorías cuentan con asesores que son personas habilitadas (por diferentes razones: estudios, experiencia, etc…) para ayudar a otras en diferentes ámbitos. Los más comunes son los de índole bancaria, financiera, contable, laboral, judicial, etc. Normalmente los asesores cuentan con una oficina donde ofrecen sus servicios a los que lo requieran, aunque también existe el caso en que lo ofrecen de manera online (abaratando el servicio).

La búsqueda de la asesoría viene cuando se desconocen ciertos conceptos o aspectos de algún área de la empresa o del particular.

Se debe dejar de lado ese pensamiento del emprendedor o empresario que dice: “no estoy para gastos extras” y por ello “no puedo permitirme contratar una asesoría”.

Te hacemos saber que el contratar los servicios de empresas o profesionales en búsqueda de asesoría es una inversión y que si seleccionas bien lo que más te interesa, los resultados van a llegar en el corto plazo.

No es lo mismo buscar asesoría para lograr optimizar la productividad que tener que mejorar tu posicionamiento de mercado. Ni que estés perdido en el caos de los distintos contratos laborales que necesitar nuevas vías de financiación. Por eso, si estas pensando escoger algún tipo de asesoría y tomar cualquier decisión que afecte a tu negocio, lo primero que debes hacer es sentarte a analizar tus prioridades y las flaquezas de tu empresa. Una vez detectados tus “agujeros negros” es el momento de la acción.

Clases de asesoría empresarial

  • Asesoría financiera: Probablemente el más conocido de estos servicios. Se puede enfocar de manera general para la orientación en todo lo relacionado con el análisis de tu economía empresarial, o sea, cómo llevar mejor tus cuentas. Pero, también proponiéndote nuevos caminos para tomar nuevas decisiones, desde planes de expansión viables a proyectos de inversión, externalización de servicios u optimización de las unidades operativas.
  • Asesoría fiscal: Contar con la ayuda de un experto en tributación ayudará a sacar el máximo partido de todas las opciones que existen en materia de impuestos para una empresa así como a cumplir, estar al día, con los impuestos ante el ente fiscal gubernamental.
  • Asesoría administrativa: Para organizar los documentos, procesos y gestión que debe manejar un empresario asi como asesorarnos en los pasos y documentos si es que estamos interesados en abrir un nuevo negocio como por ejemplo: ayudarnos en la presentación del proyecto para conseguir un financiamiento, etc.
  • Asesoría jurídica: El consejo de expertos en temas legales debe ser de los primeros que contratemos. Esencial en el momento de los primeros pasos para la constitución de nuestra empresa, la regularización de nuestros bienes, la forma jurídica que adquiramos, o el manejo de los contratos de financiación así como leyes vigentes en diversos aspectos que estés relacionados con nuestro negocio. No debes darte el lujo de prescindir de asesoramiento legal en temas laborales, de conflictos con la competencia, de contratos mercantiles o hasta con nuestros proveedores de suministros básicos.
  • Asesoría laboral: Poco hay que aclarar sobre esta asistencia específica para todo lo relativo a la contratación de trabajadores. Pero, te proponemos dar un salto cualitativo y ampliar las competencias de esta asesoría para convertirla en un equipo que te oriente en temas de Recursos Humanos: cómo optimizar tu plantilla, planes de mejora de productividad, identificación de problemas de falta de compromiso y sus causas/soluciones o implantación de medidas para fomentar el sentimiento de pertenencia y la fidelización son temas que no puede eludir ninguna empresa moderna.
  • Asesoría informática: Esta se ocupará de problemas en este ámbito, como el uso de Internet y redes informáticas o la capacitación del personal en programas específicos.

Todo empresario que se valore y valore su empresa debería en algún momento del ciclo de vida del negocio, contar con una o varias asesorías especializadas con el fin de resolver problemas en sectores y áreas específicos siempre que puedan encontrar dificultades en ellos.

Recuerde: El conocimiento y la experiencia de un buen servicio de asesoría garantizan soluciones eficientes y satisfactorias.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Cuántos tipos de asesoría jurídica hay?”.
Click aquí para ver el vídeo:”¿Cómo administrar una pequeña empresa?”.

Comentarios