¿Qué es una vaginitis bacteriana?

Una vagina sana tiene bacterias. Sin embargo, si el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias que están en la vagina se ve alterado, pueden producirse las condiciones para la vaginosis bacteriana.

La vaginosis bacteriana es la vaginitis infecciosa más común. La causa se desconoce. Los patógenos anaerobios que crecen son especies de Prevotella y Peptostreptococcus, Gardnerella vaginalis, especies de Mobiluncus y Mycoplasma hominis, que aumentan su concentración por 10 a 100 veces y reemplazan a los lactobacilos protectores.

Una vaginosis bacteriana es una vaginitis debida a una alteración compleja de la flora vaginal en la que disminuye la cantidad de lactobacilos y aumenta la de anaerobios patógenos.

Los factores de riesgo incluyen los de las enfermedades de transmisión sexual. En las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres, el riesgo se incrementa a medida que el número de parejas sexuales aumenta. Sin embargo, la vaginosis bacteriana puede aparecer en vírgenes, y el tratamiento de la pareja masculina no parece afectar la incidencia posterior en la mujer heterosexual sexualmente activa. El uso de dispositivos intrauterinos también es un factor de riesgo.

La vaginosis bacteriana parece aumentar el riesgo de enfermedades pelvianas inflamatorias, endometritis posaborto y posparto, infección del manguito vaginal poshisterectomía, corioamnionitis, rotura prematura de membranas y trabajo de parto y parto pretérmino.

La vaginosis bacteriana no es una enfermedad de transmisión sexual, pero tener relaciones sexuales con una nueva pareja sexual, o con muchas, puede aumentar el riesgo de contraer esta infección. Además, a veces las relaciones sexuales pueden llevar a padecer esta infección si la composición química natural presente en los genitales de tu pareja altera el equilibrio de la vagina y ocasiona la proliferación de las bacterias.

Signos y síntomas de la vaginosis

Esta infección no siempre presenta síntomas, por eso, muchas personas no saben que la tienen. A veces los síntomas van y vienen, o son tan leves que no se perciben.

El síntoma principal de la vaginosis bacteriana es un flujo vaginal liquido  grisáceo y abundante, con fuerte olor a pescado y prurito. El flujo puede ser de color blanco, de un gris apagado, verdoso o espumoso. El olor a pescado suele ser más notorio después de tener sexo vaginal o las menstruaciones. El eritema y el edema son raros.

El diagnóstico se confirma mediante un estudio de las secreciones vaginales.

Vaginitis durante el embarazo

Para la vaginitis durante el primer trimestre de embarazo, debe usarse un gen vaginal de metronidazol, aunque el tratamiento durante el embarazo no ha mostrado disminuir el riesgo de complicaciones. Para evitar la endometritis, los médicos deben indicar el metronidazol oral profilácticamente antes de un aborto electivo a todas las pacientes o sólo a aquellas que tienen una prueba positiva para vaginosis bacteriana.

¿Cuál es el tratamiento para la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana suele curarse fácilmente con antibióticos: ya sea comprimidos orales, geles o cremas que se aplican en la vagina. Hay algunos antibióticos para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, pero los más comunes son el metronidazol y la clindamicina.

Asegúrate de completar todo el tratamiento de la forma en que te indicó el médico, incluso aunque los síntomas desaparezcan antes de finalizarlo. No tengas relaciones sexuales hasta que hayas terminado el tratamiento y la infección se haya curado.

Si, a pesar de estos cuidados, la vaginosis bacteriana sigue reapareciendo, los probióticos pueden ser de ayuda. Sin embargo, antes de tomar cualquier suplemento, consulta a tu médico, enfermero o acude al centro de salud mas cercano o de tu confianza, en donde podrán ayudarte a encontrar el mejor tratamiento si sufres vaginosis bacteriana crónica.

Fuente: Internet

Click aquí: “Conoce un poco más sobre el cáncer de páncreas”.
Click aquí para ver el vídeo: “Qué es la vaginitis, ladillas, vph (Virus del papiloma humano)”.

Comentarios