El Ministerio de Salud (Minsa) advirtió que una incorrecta manipulación de los cigarrillos electrónicos puede causar intoxicación y envenenamiento por la exposición intencional o accidental a los líquidos para vaporizar.

El Minsa recalcó que el uso de cigarrillos eléctricos viene en aumento entre la población peruana, a pesar que no cuenta con autorización para su comercialización, y que hay evidencia concluyente que la exposición al líquido que contienen puede provocar efectos adversos para la salud.

“Los usuarios que recargan manualmente sus productos corren el riesgo de entrar en contacto con el líquido, lo que puede producir intoxicación y envenenamiento por nicotina. Ocasionando convulsiones, lesiones cerebrales, vómitos y acidosis láctica en los adolescentes quienes son los principales consumidores. Usarlo intencionalmente, es decir beberlo o inyectarse puede ser fatal”, sostuvo Víctor Palacios, director de la Dirección de Prevención y Control de Cáncer de la Dirección General de Intervenciones Estratégicas en Salud Pública del Minsa.

Asimismo, se han presentado casos en que los dispositivos explotan causando quemaduras y lesiones por impacto con las partes que los componen. Este riesgo aumenta significativamente por el recalentamiento de las baterías, almacenamiento incorrecto y modificaciones realizadas por los propios usuarios.

En el Perú hay un alto riesgo de adicción de adolescentes y jóvenes a estos productos, los que incrementan cuatro veces la probabilidad de consumir cigarrillos convencionales, para ello, se requiere implementar medidas rigurosas y restrictivas para la protección de menores. Además de un sistema de vigilancia y monitoreo del contenido y concentración de estos productos.

“Serían necesarios análisis de la presencia y concentración de nicotina en los líquidos electrónicos para verificar la veracidad de la información reportada en la etiqueta; de la composición química de los líquidos y vapores; así como de los ambientes donde se consumen, por la fijación de los compuestos químicos en paredes, pisos, muebles, cortinas, etc., lo que constituiría la exposición de tercera mano”, explicó Palacios.

Comentarios