Las frutas y verduras que según su forma nos indican a que órganos del cuerpo benefician

Sabemos que alimentarnos de verduras y frutas diariamente es lo mejor para nuestro organismo, pero muchas veces mientras las ingerimos, nos preguntamos ¿Qué vitaminas nos estará proporcionando? o ¿A qué órgano nos hará bien? o ¿Quizás en caso de estar con alguna dolencia, enfermedad o falta de vitamina también pensar, que puedo comer que sea natural y me pueda ayudar?

En la naturaleza existen frutas y verduras con una apariencia, interna o externa, a ciertos órganos de nuestro cuerpo. Los expertos aseguran que ese parecido beneficia a los órganos

Si nos fijamos en la naturaleza podemos observar que existen alimentos de origen vegetal cuyos aspectos presentan similitudes con el de los órganos de nuestro cuerpo, y que son beneficiosos para esos mismos órganos a los que se asemejan.

La similitud física entre alimento y órgano en cuanto a su apariencia, forma, color y otras características visibles de su estructura interna o aspecto externo, se viene utilizando con fines terapéuticos desde los tiempos antiguos, y eso sigue sucediendo hoy en día.


Las propiedades terapéuticas de esos alimentos con similitudes a los órganos, son propias de muchas culturas primitivas y tienen una larga tradición.

Algunas de las frutas y verduras cuyos beneficios se asocian según la forma que tienen

La zanahoria y los ojos

La zanahoria es una hortaliza rica en betacarotenos que nuestro cuerpo transforma en vitamina A siendo imprescindible para la visión nocturna o cuando hay poca luz. Además, el betacaroteno reduce el riesgo de desarrollar cataratas.

La nuez y el cerebro

Las nueces tienen un alto contenido en ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9, antioxidantes y antiinflamatorios. Es recomendable consumirlos a diario, porque está demostrado que contribuyen a mejorar la memoria, previenen las enfermedades cardiovasculares y pueden ayudar a combatir la demencia y el Alzheimer.

La forma más sencilla de incluir este fruto seco en nuestra alimentación es añadiendo unas pocas nueces a nuestro yogur matutino o en nuestras ensaladas, o utilizar nueces trituradas para dar sabor a nuestros platos de pasta. Se dice que cinco nueces al día, ayudan a sentirnos mejor y mejoran nuestro estado de ánimo.

Las palta y el útero

La palta es la fruta perfecta para el útero porque puede reducir las posibilidades de cáncer de útero y ovarios dado su poder de equilibrio hormonal en las mujeres. Además cuenta con gran cantidad de ácido fólico, por lo que es muy recomendable en mujeres que estén pensando en quedarse embarazadas o durante los primeros meses de gestación.

Se recomienda que toda mujer tome una palta a la semana, por cierto esta demostrado que tras el embarazo ayuda a la pérdida de peso.

La forma más común de introducir esta fruta en nuestra dieta puede ser a modo de palta batida, para acompañar picoteos, comidas o cenas, aunque también puede consumirse como sustituto de la mantequilla en tostadas de pan, a media mañana, acompañándolo de pavo o queso bajo en grasa, o en ensaladas.

El apio y los huesos

Esta hortaliza cuenta con un alto contenido en vitamina K, lo que ayuda a aumentar la masa ósea de nuestro cuerpo, y además es rico en calcio, otro elemento imprescindible para la salud de nuestros huesos.


Mira lo sorprendente que es esta hortaliza, que si tan solo comes dos tallos de apio al día verás como la hipertensión se reduce considerablemente.

Se puede consumir “como un batido para desayunar, hecho a base de apio, manzana, agua y una cucharadita de perejil y menta, o incluyéndolo en cremas y purés”.

El tomate y el corazón

El consumo frecuente de esta verdura, cuya estructura interna se asemeja a la cardiaca al cortarla siguiendo su eje central, previene enfermedades cardiovasculares gracias a su alto contenido en licopeno, un potente antioxidante.


Se puede consumir empezando el día, sustituyendo la pastelería industrial por unas tostadas con tomate y queso fresco bajo en grasa o pavo. El corazón también agradecerá el tomate en ensaladas, que es una opción de lo más saludable.

La naranja y las mamas

Esta fruta cuenta con un compuesto llamado D-limoneno que ha demostrado ser efectivo en la prevención del cáncer de mama, ya que los cítricos facilitan el drenaje linfático de las glándulas mamarias.

Puedes hacer una mezcla de variadas frutas cortadas en trozos pequeños es una opción muy saludable de consumir la naranja, así como su consumo entre horas. Cualquier momento es bueno para tomar estar fruta, teniendo en cuenta que es baja en calorías y tiene un alto contenido en vitamina C.

El jengibre y el estómago

El jengibre, cuya forma recuerda al estómago, es una hortaliza que estimula el páncreas, favorece la secreción de enzimas digestivas que facilitan la digestión, ayuda a calmar los dolores estomacales y previene las náuseas y los vómitos.

Incluir el jengibre en el café o el té, o tomar pan que lo contenga entre sus ingredientes, es una forma fácil de incluir esta planta a diario, y también puede prepararse una sopa de zanahoria y jengibre, o rallarlo y utilizarlo en la preparación de carnes, pescados y ensaladas.

Los hongos y los oídos

Los hongos cuentan con un alto contenido en vitamina D, que muy pocos alimentos contienen de manera natural y la cual aumenta la resistencia ósea, vital para los pequeños huesos en el oído, y previene el riesgo de deterioro del sistema auditivo originado por la edad, manteniendo el órgano fuerte.

Click aquí: “El higo y los beneficios que aporta para la salud”.
Click aquí para ver el vídeo: “Ensalada de frutas para perder peso, bajar el colesterol y estar bien de salud”.

Comentarios