El higo y los beneficios que aporta para la salud

Muy poca gente sabrá que el higo es una flor o mas bien son una inflorescencia, un conjunto de flores. Dependiendo de su especie su piel es verde, negra o morada y su pulpa puede ser blanca o rosada.

Los higos destacan por su alto contenido en fibra, superior a otras frutas, con un total de 1,7 g por 100g de parte comestible. Los higos tienen una cantidad importante de fibra, por este motivo nos ayuda en casos de estreñimiento, además nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y a prevenir canceres de colón.

Los higos frescos poseen un elevado porcentaje de agua, pero también son ricos en azúcares, de hecho es una de las frutas que contiene más azucares y por lo tanto no se recomiendan en dietas de adelgazamiento. Los glúcidos(azúcares) que encontramos en los higos son 15 g por 100 g de parte comestible y son la fructosa, glucosa y sacarosa.

Dentro de las muchas propiedades del higo, es que al ser una fruta con alto contenido en glúcidos se recomienda para personas que realizan actividad física como los deportistas.

Aunque la creencia popular diga lo contrario, el contenido en grasas de los higos no es excesivo (65 kcal por cada 100 g), de la misma forma que tampoco lo es su aporte en proteínas. Sin embargo, aporta agua, vitaminas y minerales de forma considerable, por lo que puede incorporarse a toda dieta equilibrada. Entre los minerales que destacan encontramos el potasio, mineral efectivo para reducir y controlar la presión arterial, por lo que se recomienda comer esta fruta con regularidad a las personas que padezcan de hipertensión. Además, también es rico en fosforo y magnesio.

Los higos también destacan por aportar antioxidantes naturales que ayudarán a prevenir el envejecimiento celular y a combatir los radicales libres, que son los causantes de múltiples enfermedades graves como el cáncer o diversas patologías degenerativas. “Las vitaminas que encontramos en los higos son: carotenoides (provitaminaA), y la provitamina A tiene la capacidad de transformarse en vitamina A. Esta participa en los mecanismos que permiten el crecimiento y reproducción de los tejidos epiteliales y de la visión” nos explica la nutricionista Marta Sanz.

Hasta ahora siempre hemos hablado de higos frescos pero en el mercado también podemos encontrar higos secos. Son el producto de la desecación de los higos frescos. Al reducirse a un 20 % el contenido de agua, se obtiene un producto de largo periodo de conservación, pero hay que tener en cuenta que el contenido calórico es casi cuatro veces superior al del higo fresco. Al extraer gran parte de su agua todos los demás nutrientes se encuentran más concentrados.

El higo es una fruta muy benéfica para la salud, pues por su alta proporción de azucares simples que brindan energía rápida, son ideales para deportistas, niños y mujeres embarazadas. Asimismo, ayudan a reducir el colesterol malo, suben las defensas, son anticancerígenos, combaten el estrés, la hipertensión arterial, benefician la salud y belleza de la piel, fortalecen dientes y huesos, así como el sistema nervioso y muscular.

Como seleccionar y conservar los higos

A la hora de comprarlos hay que tener en cuenta que, independientemente de su variedad, los higos frescos han de ser firmes al tacto y poseer una fragancia dulce. Si la textura es blanda o podemos observar manchas marrones en su piel es que el higo está demasiado maduro.

No hay que olvidar que, incluso en el frigorífico, los higos se conservan únicamente durante unos pocos días. Para conservarlos más tiempos tendremos que desecarlos, o procesarlos para elaborar mermeladas


El consumo de higos, favorece la buena digestión y el tránsito intestinal debido a su alto contenido en fibra, esto hace también que ayude a controlar los niveles de colesterol. Son beneficiosos para los que padezcan hipertensión, debido a su alto contenido en potasio. También tiene un alto aporte antioxidante y son aliados para mantener fuertes nuestros huesos, cabello, piel y mucosas, por su alto contenido en hierro y vitaminas.

Si sufres de estreñimiento, encontrarás en el higo una buena y saludable solución.

¿Cómo preparar el higo para el estreñimiento?

– Coma la fruta fresca sin pelar en ayunas todos los días.
– Si los higos son secos, póngalos en remojo (unas 5 piezas) toda la noche y cómalos al día siguiente, también en ayunas.
– Tome té de higo, para ello ponga a hervir 4 higos en 1 litro de agua y beba antes de acostarse.

Si ya se te aburriste de la ciruela pasa, pruebe con el higo, ya sea seco o fresco, pues nos aporta una gran cantidad de fibra (de hecho, más que las ciruelas) que le ayudará a combatir la dificultad para defecar, ya que mejora el tránsito intestinal.

Fuente: Internet

Click aquí: “Cómo el consumo excesivo de azúcar en las bebidas afecta la salud”.
Click aquí: “Higos, propiedades que te Sorprenderán”.

Comentarios