Enfermedades que afectan el desarrollo pleno en los adolescentes

La Organización Mundial de la Salud ha investigado cómo es la salud de los adolescentes de todo el mundo. Además de investigar las enfermedades más frecuentes entre los adolescentes del planeta, el informe de la Organización Mundial de la Salud también ha puesto el foco sobre las costumbres de los niños y niñas de esas edades. El informe tiene varias conclusiones importantes.

Según dicho informe existen enfermedades que pueden afectar el desarrollo pleno de los adolescentes.

  • Embarazos y partos precoces: Las complicaciones relacionadas a la gestación y alumbramiento adolescente es la segunda causa de mortalidad entre las muchachas de 15 a 19 años en todo el mundo. Cerca del 11% todos los nacimientos a nivel global corresponden a este grupo de jóvenes. La ampliación del acceso a información y servicios de anticoncepción puede hacer que disminuya el número de jóvenes que quedan embarazadas y dan a luz a una edad demasiado temprana. A su vez, las jóvenes que quedan embarazadas deben recibir una atención prenatal de calidad.
  • VIH: Más de dos millones de adolescentes en el mundo viven con el virus. Si bien las muertes relacionadas con el VIH disminuyeron un 30% con respecto al nivel máximo registrado hace una década, las estimaciones disponibles indican que las defunciones por el virus entre los adolescentes están creciendo.
  • Otras enfermedades infecciosas: Si bien muchas afecciones fueron prevenidas por la vacunación, la diarrea, las infecciones de las vías respiratorias inferiores y la meningitis figuran entre las 10 causas principales de mortalidad en el grupo de 10 a 19 años.
  • Violencia: Es una causa importante de mortalidad. Se calcula que todos los días mueren 180 adolescentes como consecuencia de la violencia interpersonal. A nivel mundial, el 30% de las mujeres de 15 a 19 años sufren violencia por parte de su pareja.
  • Alcohol y drogas: El consumo nocivo de sustancias reduce el autocontrol y aumenta los comportamientos de riesgo, como las relaciones sexuales no protegidas. Es una de las principales causas de lesiones (incluidas las provocadas por accidentes de tránsito), violencia (especialmente por parte de la pareja) y muertes prematuras.
  • Traumatismos: En 2012, unos 120.000 adolescentes murieron como resultado de accidentes de tránsito. Los ahogamientos son también una de las principales causas de mortalidad entre jóvenes; de hecho, al mismo año unos 60.000 fallecieron por esta causa.
  • Malnutrición y obesidad: Muchos niños y niñas de países en desarrollo padecen desnutrición cuando llegan a la adolescencia. Por otra parte, el número de jóvenes con exceso de peso u obesidad está aumentando tanto en los países de ingresos bajos como altos.
  • Sedentarismo: Menos de uno de cada cuatro adolescentes sigue las directrices recomendadas sobre actividad física, que consisten en hacer ejercicio de moderado a intenso todos los días durante 60 minutos.
  • Tabaquismo: Casi todas las personas que consumen tabaco hoy en día comenzaron a hacerlo cuando eran adolescentes. A nivel mundial, al menos uno de cada diez adolescentes (de 13 a 15 años) consume tabaco, y en algunas regiones esa cifra es mucho mayor. La OMS considera muy importante la prohibición de venta de productos de tabaco a menores de edad, ya que esto prevendría que comenzaran a fumar mientras no son mayores de edad.
  • Salud mental: La depresión es la tercera causa principal de morbilidad y discapacidad entre los adolescentes y el suicidio es la tercera causa de defunción entre adolescentes mayores de entre 15 y 19 años. El informe de la OMS al respecto señala que la violencia, la pobreza, la humillación y el sentimiento de desvalorización pueden aumentar el riesgo de padecer problemas de salud mental. Las recomendaciones señalan que es importante propiciar el desarrollo de aptitudes para la vida en los niños y adolescentes y ofrecerles apoyo psicosocial en la escuela y otros entornos de la comunidad son medidas que pueden ayudar a promover su salud mental.

Según los datos oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los adolescentes,  personas con edades entre los 10 y los 19 años, representan aproximadamente una sexta parte de la población mundial (1,200 millones de personas).

Los datos antes mostrados demuestran que hay poca atención, en general, a la salud de los adolescentes como grupo específico en la mayoría de los países del mundo.

La adolescencia es un momento muy importante, pues es allí, es donde la mayoría de los seres humanos adoptamos las formas de vida que vamos a seguir en la edad adulta. Y esas formas de vida, esos comportamientos están muy relacionados con las enfermedades no transmisibles que podemos padecer o no cuando nos hacemos mayores: fumar, consumir alcohol, alimentarse de forma sana, hacer ejercicio… todos esos son hábitos que suelen adquirirse en los años de la adolescencia.

Estas enfermedades pueden afectar a la capacidad de los adolescentes para crecer y desarrollarse plenamente y no solo pueden poner en peligro su salud actual, sino también la de su adultez e incluso la salud de sus futuros hijos.

La OMS recomienda fomentar comportamientos saludables durante la adolescencia y adoptar medidas para proteger mejor a los jóvenes contra los riesgos sanitarios. Dicha  recomendación que es importante y a la vez razonable, por el impacto que tiene y tendrá en la salud futura de los países y su capacidad para desarrollarse y prosperar.

Fuente: Internet

Click aquí: “Crisis de identidad ¿Qué es y cómo superarla?”.
Click aquí para ver el vídeo: “Los riesgos de la adolescencia”.

Comentarios