La alimentación saludable es uno de los pilares para combatir enfermedades crónicas como el cáncer, el consumo de pescados azules, como la caballa, el bonito o el jurel, ricos en Omega 3 es una de ellas.

Lorena Romero, nutricionista de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) sostuvo que tomar conciencia sobre la necesidad de llevar un estilo de vida saludable que incluye una buena alimentación y chequeos preventivos reguladores, resulta primordial. La especialista explicó que los ácidos grados Omega 3, presentes en especies como la caballa, el bonito o el jurel, cumplen un rol importante en la disminución de la inflamación, característica básica de enfermedades como el cáncer.

“Además, los Omega 3 fortalecen el sistema inmunológico, ayudan a regular las hormonas y mejoran el sistema nervioso”, destacó.

Incluir estos productos en nuestra dieta semanal resulta beneficioso, principalmente si de tener herramientas para luchar contra la enfermedad se trata, un estudio publicado en el 2015 ha mostrado que el consumo de Omega 3 ayuda a reducir en un 15 a 20% el riesgo de sufrir cáncer de endometrio en mujeres de peso normal, los ácidos grasos con Omega 3, especialmente los provenientes de pescados, reducen la posibilidad de desarrollar cáncer de mama.

“Los pescados azules, como el bonito, caballa y jurel, son los que tienen las mayores cantidades de omegas 3. Por ello, consumir estos pescados, por lo menos 2 veces por semana, ayudará a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer”, manifestó Romero.

Lorena Romero recomendó que, para sacarle mayor provecho a sus nutrientes, es importante preparar el pescado adecuadamente: sancochado, al vapor, al horno, en ceviche y en guisos sin aceite, “Evita freírlos para que no pierdan sus beneficios”, anotó.

Comentarios