Decir adiós para siempre a las personas más importantes en nuestras vidas es un proceso natural, pero muy doloroso y difícil, conocido como duelo, representa una carga emocional, mental y física que tiene un fuerte impacto psicológico, y puede desencadenar desde estrés hasta enfermedades graves si no se maneja adecuadamente.

“El duelo no significa olvidar. Significa aprender a vivir con la ausencia física del ser amado”, explica la psicóloga Lorena Frías. “Nadie nos puede decir cómo sentir, qué hacer o cómo procesar nuestro duelo. Por lo tanto, se torna necesario saber respetar nuestros tiempos y el tiempo de los demás”.

Aunque todos reaccionamos de manera diferente ante la muerte de un ser querido, existen claves universales que le sirven a cualquiera, señala la también docente de Psicología de la Universidad Privada del Norte, para enfrentar el dolor y sobrellevar la pérdida con entereza.

1. Elegir ceremonias funerarias sencillas: no se trata de restarles importancia, sino de mantener las exequias lo más simples posibles y de prescindir de elementos innecesarios por el bien de los deudos. “Un rito actual que ha logrado aceptación y consuelo son las cremaciones ecológicas o entierros ‘verdes’, en donde los restos son colocados en urnas biodegradables y enterradas en bosques o camposantos, con semillas, de las cuales crecen árboles, manifestándose la metáfora de la muerte a la vida”.

2. Decir lo que uno siente. “Darse permiso para expresar y compartir todas las emociones y sentimientos que vivenciamos: tristeza, enfado, ira, decepción, alivio, rabia, desesperación, tranquilidad, etc. Los duelos silenciados, aplazados o disimulados suelen ser más difíciles de superar”, enfatiza Lorena Frías. Así, es fundamental vivir intensamente las cinco etapas del duelo (negación, ira, negociación, depresión y aceptación) para luego poder reincorporarse al ritmo de vida normal sin dificultades.

3. Escribir un diario. “Sobre los recuerdos positivos, significativos y sobre cómo te sientes desde que no está contigo”, recomienda.

4. Celebrar su vida. “Comparte anécdotas y recuerda a tu ser querido. Es profundamente terapéutico y trasciende en cada instante de tu vida”, afirma.

5. Rendirle homenaje. “Honra su memoria como le gustaría: plantando un árbol, con cremación ecológica, visitando un lugar especial, participando de misas u oraciones, comiendo su comida favorita, etcétera”, menciona.

6. Ser un apoyo para otros. “Ayudar a personas que también afrontan la pérdida te ayudará a sentirte mejor y fortalecido”, dice.

7. No descuidarse. “Alimentarse bien, hacer ejercicio y descansar. En cualquier caso, un duelo sano exige el esfuerzo por retomar cuanto antes las actividades cotidianas y recuperar los hábitos y las costumbres”, resalta.

8. Buscar ayuda profesional. “Si sientes que tu dolor es abrumador, el soporte emocional de un psicólogo será de gran orientación para lidiar con tus sentimientos y recuperar tu estilo de vida”, sugiere.

Comentarios