¿Cómo saber si tengo problemas de la glándula tiroides?

Antes que nada, vamos a aclarar la tiroides es un órgano y no una enfermedad. Es muy común escuchar que las personas “tienen tiroides”, como si eso fuese un problema de salud, nada más alejado de la realidad.

La tiroides es una glándula en forma de mariposa localizada en la base del cuello (debajo de la conocida como “manzana de Adán”), frente a la tráquea. La tiroides produce dos hormonas llamadas triyodotironina y tiroxina, más conocidas como T3 y T4, respectivamente. Esas hormonas son las responsables por el metabolismo del cuerpo, es decir, el modo en que el organismo almacena y gasta energía.

Las hormonas de la tiroides son esenciales para el desarrollo del sistema nervioso de los niños y para el control de las actividades metabólicas en los adultos, afectando la función de prácticamente todos los órganos de nuestro cuerpo. Las enfermedades de la glándula tiroides son de las más comunes de la práctica médica.

Pues al ser una parte del cuerpo la glándula tiroides todo mundo la tiene. Decir “tengo tiroides”, es como decir “tengo estomago”, “tengo Corazón”, etc.

Las alteraciones en la Tiroides pueden causar diversos síntomas que si no son bien analizados pueden pasar desapercibidos, agravando más el problema. Cuando la tiroides se encuentra alterada puede haber un aumento de su funcionamiento conocido como hipertiroidismo, o al contrario, puede disminuir su funcionamiento conocido como hipotiroidismo.

En cuanto al hipertiroidismo puede causar síntomas como agitación, nerviosismo, dificultad de concentración, aumento del apetito y dificultad para ganar peso; en el caso del hipotiroidismo puede causar síntomas como cansancio, perdida de la memoria, facilidad para aumentar de peso, piel seca y fría, ciclo menstrual irregular y caída del cabello. Estos síntomas pueden variar de una persona a otra.

 Los desequilibrios en el tiroides o glándula tirodea son más frecuentes de lo que creemos y afectan más a las mujeres.

Los síntomas pueden ser silenciosos o es posible que no les prestemos atención. Sin embargo, es muy importante conocer cuáles son las señales que podrían indicar problemas en el tiroides.

Algunas señales de tu cuerpo que indican problemas con la tiroides

Aumento o pérdida de peso: cuando llevas haciendo dietas y ejercicios sin obtener resultados y tu peso sigue indicando valores muy altos puede ser un síntoma de que tu tiroides está funcionando por debajo, ya que no quemas calorías.

Por el contrario, una pérdida de peso considerable sin causa aparente es una señal de alarma que puede indicar hipertiroidismo, esto es, un superfuncionamiento de dicha glándula que produce alteraciones metabólicas.

Fatiga: si duermes entre 8 o 10 horas diarias pero aún así te sientes cansada o soñolienta durante el día, es muy probable que estés teniendo problemas en la producción de hormonas tiroideas (hipotiroidismo). La tiroides juega un papel muy importante en tus niveles de energía por lo que tener fatiga constante puede ser indicador de que algo no anda bien.

Estreñimiento: si antes ibas al baño con normalidad, pero de pronto sufres para hacer tus deposiciones también podría ser otro indicador.

Frío: si es primavera o verano y de pronto comienzas a abrigarte porque el frío te invade mientras todos a tu alrededor están en circunstancias normales, también puede ser una señal.

Piel seca y sin brillo. Según el tipo de alteración de la gládula tiroides , pues manifestarse como piel aspera, gruesa, fría, pálida, mullida y edematosa, con coloración amarillenta y aparición fácil de equimosis (morados). O en otros casos

Caída del cabello: la pérdida de cabello se asocia con problemas metabólicos. El hipertiroidismo puede causar severas caídas capilares, no solo de la cabeza, también las cejas y otras áreas del cuerpo pueden verse comprometidas, pues los vellos se vuelven finos y frágiles, y los poros se irritan con facilidad.

Cambios en tu estado de ánimo: los desórdenes hormonales provocados por los problemas de tiroides pueden afectar el plano emocional. De un momento a otro, puedes sentir mucha ansiedad o depresión y angustia.

Dado que existen muchos síntomas que no relacionamos con problemas en el tiroides (ya que también pueden tener otro origen), nunca está de más consultarlos con el especialista, el cuál evalúa al paciente palpando el cuello (aquí es donde muchos detectan que tienen hiper o hipotiroidismo).

Además, es muy importante conocer los antecedentes familiares (si padres, tíos o abuelos tuvieron problemas de tiroides). En el video el doctor Tomás Borda explica dos formas prácticas para detectar problemas con la tiroides.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Qué es la obesidad y cómo afecta nuestra salud?”.
Click aquí para ver el vídeo: “Estos son los primeros signos de problemas con la tiroides  que nunca debes ignorar”.

Comentarios