¿Por qué debes tomar magnesio?

El magnesio es un mineral que se encuentra en diversos alimentos como las semillas, maní y leche, desempeñando diversas funciones en el organismo como regular el funcionamiento de los nervios y el dolor muscular, además de ayudar a controlar el azúcar en la sangre.

La fatiga afecta a la piel regenerando radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro, flaccidez, deshidratación, cuperosis, bolsas, ojeras, descolgamiento, entre otras consecuencias negativas. El magnesio es uno de los minerales más potentes que hay para combatir estos síntomas.

Beneficios de tomar magnesio

  • Protege los huesos del envejecimiento.
  • Afianza la concentración y la memoria.
  • Alivia el síndrome premenstrual.
  • Regula le ritmo cardíaco y tonifica los vasos sanguíneos.
  • Facilita la digestión.
  • Tranquiliza, equilibra y ayuda a luchar contra el estrés.
  • Mejorar el desempeño físico porque es importante para la contracción muscular.
  • Prevenir la osteoporosis porque ayuda a producir hormonas que aumentan la formación de hueso.
  • Ayuda a controlar la diabetes porque regula el transporte de azúcar.
  • Disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca ya que disminuye la acumulación de placas de grasa en los vasos sanguíneos.
  • Alivia la acidez y la mala digestión, especialmente cuando se utiliza en forma de hidróxido de magnesio
  • Controla la presión arterial, especialmente en mujeres embarazadas con riesgo de eclampsia.
  • Además de esto, el magnesio también se utiliza en medicamentos laxantes para combatir el estreñimiento y en medicamentos antiácidos para el estómago.
  • Ayuda a la formación de proteínas, a la producción y empleo de la glucosa y refuerza el tono muscular.
  • Por su beneficiosa actuación en el equilibrio de agua en nuestro organismo, el magnesio ayuda a evitar la deshidratación de la piel.
  • Ayuda a la renovación de las células y estimula la cicatrización de las heridas.
  • Es antioxidante y frena los efectos de envejecimiento del sol y de la luz.
  • Gracias a la ingestión de alimentos ricos en magnesio se refuerza la queratina del pelo y de las uñas, evitando estrías.
  • Previene la degeneración de los cartílagos y la aparición de enfermedades como artrosis.
  • Reduce la presión arterial.
  • Alivia los vértigos y cefaleas tensionales.
  • Combate la fatiga.
  • Favorece la fluidez de la sangre disminuyendo el riesgo de formación de coágulos.
  • Ayuda en la transmisión los impulsos nerviosos.
  • Interviene en el metabolismo celular, como la síntesis de proteínas o la formación del ADN.
  • Estabiliza los niveles de glucosa en la sangre.
  • Interviene en la formación de neurotransmisores, por lo que se utiliza como tratamiento contra la depresión.
  • Relaja los músculos bronquiales, por lo que podría reducir los ataques de asma.
  • Es efectivo en el tratamiento de fibromialgias y dolores articulares.
  • Ayuda a crear, junto a la vitamina C, colágeno para los tendones y ligamentos.
  • Favorece la conciliación del sueño.

El magnesio es un mineral básico para el buen funcionamiento del organismo, y además mantiene nuestra piel joven. La recomendación diaria de consumo de magnesio suele alcanzarse fácilmente cuando se tiene una alimentación balanceada y variada, pero en algunos casos puede ser necesario su suplementación, debiendo ser prescrita por el médico o por el nutricionista.

Cantidades recomendadas de magnesio según las edades

  • 0 a 6 meses (30 mg).
  • 7 a 12 meses (75 mg).
  • 1 a 3 años (80 mg).
  • 4 a 8 años (130 mg).
  • 9 a 13 años (240 mg).
  • Niños, 14 a 18 años (410 mg).
  • Niñas, 14 a 18 mg (360 mg).
  • Hombres (400 a 4210 mg).
  • Mujeres (300 a 320 mg).
  • Embarazadas (350 a 260 mg).
  • Lactantes (310 a 320 mg).

¿Cuándo es necesario tomar magnesio?

Si presentas alguno de los siguientes síntomas, seguramente es que tienes una carencia de magnesio. Por lo tanto deberías hacer una dieta en base de alimentos ricos en este mineral.

  • Siempre estás nerviosa, estresada e irritada sin tener razón aparente.
  • Te cuesta mucho conciliar el sueño.
  • Tienes dificultades para concentrarte y, además, te falla a menudo la memoria.
  • A veces te dan calambres musculares o notas una desagradable sensación de hormigueo en brazos y piernas.
  • A menudo tienes un tic que te hace guiñar un ojo de forma incontrolada.
  • Tu intestino tiende a ser perezoso y haces malas digestiones.
  • Tu pelo se ha vuelto quebradizo y tus uñas tienen estrías con frecuencia.

Sabemos que las vitaminas y minerales no están dentro de los tres grandes grupos de nutrientes esenciales (glúcidos, lípidos y proteínas). Pero son igualmente imprescindibles en nuestra vida y como nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos, debemos conseguirlos a través de la dieta.

Es importante señalar que el magnesio no es un medicamento. Si bien tu médico te lo podría recomendar en pastillas en alguna situación carencial especial, lo más sano y natural es introducirlo de forma habitual en una dieta equilibrada. Consulta siempre al especialista médico antes de tomar algún suplemento de magnesio en pastillas y no superes las dosis recomendadas.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Por qué debemos consumir clorofila en el agua?”.
Click aquí para ver el vídeo: “10 signos de que tu cuerpo necesita más magnesio”.

Comentarios