Según los especialistas de la Clínica Mayo de EE.UU., la conciencia plena es el acto de estar intensamente consciente de lo que estamos notando y sintiendo en cada momento, pero sin interpretarlo ni juzgarlo.

Realizar ejercicios de conciencia plena pueden ayudar a alejar la atención de las preocupaciones y pensamientos y a involucrarnos con nuestro entorno, practicar ejercicios de conciencia plena puede tener muchos beneficios, incluyendo:

  • Reducir el estrés, la ansiedad y la depresión
  • Tener menos pensamientos negativos y distracciones
  • Mejorar el estado de ánimo

Algunos ejercicios son:

Poner atención: La próxima ocasión en que te encuentres con alguien, escucha atentamente sus palabras, piensa sobre su significado y singularidad. Busca desarrollar un hábito de entender a los demás, retrasando tus propios juicios y críticas.

Haz que lo familiar sea nuevo otra vez: Considera unos cuantos objetos pequeños y familiares en tu casa u oficina. Mira los objetos desde un nuevo punto de vista, identifica un detalle nuevo en cada objeto que no hayas visto antes.

Enfócate en la respiración: Siéntate en un lugar tranquilo con tu espalda derecha, pero relajada, siente el aire que entra y sale de tu cuerpo, pon atención a la nariz mientras el aire entra y sale. Observa la manera como tu abdomen se expande y se contrae con cada respiración.

Cuando te distraigas, vuelve a dirigir tu atención hacia tu respiración: recuerda que no estás tratando de convertirte en algo — como un buen meditador-.

Comentarios