¿Cómo ser una mujer elegante?

Una mujer es elegante no porque traiga puesta ropa de marca y accesorios de lujo, sino porque su aspecto en conjunto transmite, refleja su buen gusto por saber vestir, caminar o expresarse.

Ser una mujer elegante es sinónimo de buen gusto, actitud, educación y clase. Es un estilo de vida que solo algunas mujeres deciden adoptar, pero ser elegante no es tan complicado como parece y la realidad es que la mujer que se lo proponga llegará a serlo.

Así que hay algunos aspectos que toda mujer elegante siempre debe de cuidar y mantener, precisamente para no perder ese toque tanto la caracteriza.

La elegancia es el atributo de ser excepcionalmente eficaz y sencillo, puede ser sinonimo de buen gusto. Tiene que ver con la discreción, inteligencia, integridad, prudencia pero sobre todo educación.

Así que si tú también quieres lucir refinada, sofisticada, con clase y elegante, debes cambiar algunos hábitos.

¿Qué debes hacer para verte más elegante?

  • Tener un aspecto cuidado y ordenado. Es decir, deberás invertir tiempo para que tanto desde fuera te vean elegante como que tu personalidad sea fuerte y arrolladora. Ya verás que una vez que empieces a verte como una elegante mujer no podrás evitar subir tu autoestima, ojo pero no caigas en el orgullo y la pretención, se tu misma, natural.
  • Vigila tu postura. Deberás evitar sentarte de malas maneras o andar encorvada hacia adelante. Tanto cuando estés sentada como cuando estés de pie o caminando, procura tener siempre la espalda recta.
  • Camina con elegancia. Tu forma de caminar será tu carta de presentación ante los demás, por lo que tendrás que fijarte en tener una marcha adecuada y mover sólo las piernas, evitando mover la cabeza, las caderas o las manos.
  • Cuida tu lenguaje. Las mujeres más elegantes destacan por su buena educación y amabilidad. Evita usar groserías y gritar al hablar, además demuestra ser cultas e inteligente pues así siempre tendrás un tema de conversación interesante.
  • Gesticula suavemente. Tanto tus gestos faciales como corporales tendrán que ser suaves y delicados. Por ejemplo, si alguien te está hablando para que sepa que le estás escuchando asiente con la cabeza ligeramente.
  • Usa maquillaje neutral. Pues si es natural es mucho mejor; evita lo vulgar o lo provocativo porque perderías toda tu elegancia en un momento. Identifica cuáles son los tonos que van mejor con tu piel. Una mujer elegante atrae las miradas de todos a su alrededor por eso mismo: el estilo es fundamental para sentirse elegante, y no necesitas kilos de maquillaje para serlo. Puedes usar un “maquillaje light”, por ejemplo, si tus ojos llevan tonos oscuros o muy llamativos, elige un labial nude. Si llevas los labios rojos, el maquillaje de los ojos debe ser natural.
  • Combinar como máximo tres colores. Para no tener sobrecarga visual.
  • Usa prendas que le favorezcan más a tu cuerpo, sin que se vea vulgar.
  • Identifica tu estilo personal y sé fiel a ello. Puedes adoptar diferentes tendencias, sin abusar. Por ejemplo, no combines animal print con prendas de lentejuelas o colores metálicos. presta atención a tus accesorios.
  • Se Sexy, pero discreta. Enseñar demasiada piel no es sexy, es vulgar. Te sugerimos que uses un escote a la vez, ya sea en la espalda o en el pecho. Si llevas una blusa ajustada, lo mejor es que tu falda sea larga y tus pantalones holgados.
  • No presumas lo que vistes. Las mujeres elegantes suelen ser más discretas y no andan presumiendo de marcas, de hecho no necesitan usar la ropa más cara para destacar su clase, pues saben que la elegancia tiene que ver con su buen gusto y no con su dinero.
  • Evita descuidos. La ropa sucia, arrugada o con aspecto viejo proyecta una mala imagen de tí y es cero elegante en una mujer. Lo mismo aplica con tu higiene y cuidado personal, desde tu cabello y tu olor, hasta tus uñas.

Fuente: Internet

Click aquí: “Estilos de decoración de salas”.
Click aquí para ver el vídeo: “20 Cosas que debes evitar si quieres convertirte en una verdadera dama”.

Comentarios