Las personas que padecen de epilepsia refractaria pueden controlar esta condición de salud, que se manifiesta muchas veces desde los primeros años de vida, por medio de una cirugía especializada que se realiza en el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN) del Ministerio de Salud (Minsa).

El neurólogo José Carlos Delgado Ríos, jefe del Departamento de Epilepsia del INCN, explicó que la cirugía de epilepsia refractaria se aplica cuando el paciente no responde al tratamiento farmacológico, y luego de un detallado análisis del caso a cargo de un equipo multidisciplinario que puede optar por realizar dicha intervención quirúrgica.

Dijo que esta técnica es una alternativa que permite extraer la región cerebral donde se origina la crisis epiléptica intratable, a fin de mejorar la calidad de vida de los pacientes disminuyendo o eliminando la presencia de estas crisis.

Pero los médicos tienen que considerar antes si el área cerebral a extraer es accesible (si se puede llegar a ella sin dañar otras partes del cerebro) y, sobre todo, si se trata de un tejido que no cumple ninguna función importante, pero que provoca los trastornos epilépticos.

Sin embargo, en los casos en los que luego de la evaluación ya mencionada no se puede aplicar la cirugía resectiva, existen otros procedimientos paliativos, como por ejemplo la callosotomia que secciona la parte del cerebro que une los dos hemisferios evitando, de esta forma, la generalización de las crisis.

El médico especialista indicó que se han realizado 120 intervenciones quirúrgicas hasta la fecha en el nosocomio, la mayoría de ellas en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal, señaló que más del 80% de los pacientes intervenidos quirúrgicamente en el INCN mejoran su calidad de vida, quedando en su gran mayoría libres de crisis incapacitantes y en algunos casos con una mejoría significativa.

Comentarios