Un estudio encabezado por científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que beber de tres a cinco tazas de café al día reduce la mortalidad prematura, un 18 % en varones y un 8 % en mujeres.

El resultado, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, arrojó que el consumo de café está asociado a un menor riesgo de muerte por diversas causas, pero sobre todo a enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Para el estadístico David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), este nuevo macroestudio, financiado por la Comisión Europea, de confirmarse una relación de causa y efecto entre el café y la reducción de la mortalidad, una taza extra de café al día extendería la vida unos tres meses en el caso de los hombres y alrededor de un mes en el de las mujeres.

“Prorrateando, es como si esa taza de café añadiera, en promedio, unos nueve minutos a la vida de un hombre y unos tres minutos a la de una mujer. Así que quizá deberíamos relajarnos y disfrutarla”, calcula Spiegelhalter.

En la editorial de Annals of Internal Medicine, expertos en salud pública de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore (EE.UU.), son cautelosos en cuanto a la recomendación a la población.

“Sería prematuro recomendar el consumo de café para reducir la mortalidad o para prevenir enfermedades crónicas. Sin embargo, cada vez es más evidente que un consumo moderado de café, de hasta entre tres y cinco tazas diarias, no está asociado con efectos adversos para la salud en adultos y se puede incorporar a una dieta saludable”.

Comentarios