Debido al estigma a las enfermedades mentales muchas personas con idea de quitarse la vida prefieren callar y no buscar atención en salud mental, para ayudar a salvar vidas se debe perder el miedo a hablar de este problema de salud pública, porque el suicidio se puede prevenir, señaló el Dr. Humberto Castillo Martell, asesor del Ministerio de Salud y profesor de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

En ese sentido, dijo que para ayudar se debe prestar especial atención cuando la persona presenta un cuadro depresivo caracterizado por una tristeza o irritabilidad profunda (más de dos semanas), se aleja de los amigos o la familia, se desconecta mucho tiempo de sus redes sociales, prefiere dormir, minimiza el valor de la vida o se despide. Así también, ante situaciones de crisis generadas por rupturas amorosas, problemas financieros o enfermedades crónicas o terminales que vulneran su capacidad para enfrentar la vida.

Conociendo estas señales, la ayuda se da mediante el acompañamiento continuo, escucha activa sin juzgar, y motivación para recibir atención profesional en un establecimiento de salud o en un Centro de Salud Mental Comunitario del Ministerio de Salud. “Si se atienden estas amenazas podrá salvarse una vida”, subrayó.

El Dr. Humberto Castillo indicó que el 80% de los suicidios tiene como detonante a la depresión. “La mayor parte de la población no lo identifica como un problema que afecta la salud mental, pero debe saber que la depresión se previene y se trata”, acotó.

Asimismo, el especialista de la UPCH señaló que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año en el mundo, se quitan la vida 800 mil personas. Esto indica que una persona muere cada 40 segundos, por cada pérdida de vida por suicidio hay 20 intentos y en el año 2020 las víctimas podrán ascender a 1.5 millones.

La Cátedra Honorio Delgado de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, en colaboración con la Facultad de Medicina Alberto Hurtado y El Centro de Investigación y Desarrollo en Salud Mental de la UPCH, realizarán el curso internacional “Suicidio y conductas suicidas”, a fin de crear un espacio de reflexión y concientizar sobre la importancia de la atención de este problema de salud pública.

Comentarios