La marca china Oppo intenta borrar las márgenes de la pantalla de un teléfono con el concepto“Waterfall Screen”, una tecnología que le permite al constructor de smartphones extender la pantalla hasta los bordes laterales y prescindir de botones físicos.

Las primeras imágenes de este concepto han sido presentadas por el vicepresidente de la compañía, Brian Shen, en su cuenta de Weibo.

La curvatura lateral llega a los 88 grados y nos da la impresión de un panel que ocupa el 100% del frontal, aún no hay mayor detalle del funcionamiento de los bordes, pues no aloja componentes. Seguramente Oppo virtualizará golpes o gestos sobre la superficie restante, la misma que resulta pequeña al ver cómo se sujeta el teléfono.

Al no tener una cámara frontal visible, se presume que Oppo mantiene el desarrollo de sus sistemas retráctiles en cámaras delanteras, o podría contar con su sistema de lentes bajo pantalla.

Este prototipo muestra un posible producto final a ofrecer de manera comercial el 2020.

Comentarios