Los Contadores y la Transformación Digital

La actividad de los Contadores de hoy difiere mucho de aquella imagen de un trabajador operativo sumergido en interminables torres de facturas, recibos y pagarés.

La era digital representa un reto para los Contadores, dado que su entorno y la sociedad cambiaron. En los años 80 se comenzó a profundizar en este tema, a sistematizar el proceso rudimentario de llevar los libros de Contabilidad, debido a la aparición de la computadora y el software. Sin embargo, muchos profesionales contables se resistieron a crecer con la tecnología, cosa que hoy no ocurre. El Contador en los últimos años ha mostrado un marcado interés en ir a la vanguardia, aquellos que no lo hicieron están ahora limitados para ejercer de manera eficaz su trabajo.

El Contador debe manejar la tecnología, primero para comunicarse y realizarse como individuo, y segundo, para llevar a cabo su trabajo. Debería de ceder actividades que le eran exclusivas y, claro, los asientos contables y teneduría de libro hay que dejárselos a los digitadores y auxiliares; el Contador debe tener la capacidad para programar sistemas contables, tributarios, o asesorar a la gerencia, el cual es su rol principal, pero todo esto apoyado en las TIC.

El Contador está obligado a sistematizar sus procesos, para ser más eficientes y  tener conocimiento en el manejo de la tecnología, de tal manera que esta le permita acceder a los sistemas de información. Debe conocer los recursos de los sistemas computarizados como herramientas de ayuda en caso de existir bloqueos de los equipos o de que se generen virus; conocer el comercio electrónico y los sistemas operativos, la forma de llevar a cabo las transacciones; tener conocimiento sobre lo que contienen los paquetes y programas de contabilidad; saber automatizar las hojas de cálculo para las pequeñas empresas, e incluso determinar si está en sus posibilidades crear programas en Access.

En cuanto a los programas básicos, necesita dominar Excel, procesar palabras, saber manejar los programas y servidores de correos electrónicos, elaborar gráficas y bases de datos; tener conocimiento de los controles de acceso, poder realizar pronósticos, preparar las respectivas declaraciones de impuestos y saber soportar archivos, entre otras actividades.

El Contador tendrá que adquirir los conocimientos necesarios para dominar la red, ya que próximamente será el encargado de publicar la información en ella. No escapa al desarrollo tecnológico y aquel que no maneje la tecnología perderá competencias, y muy probablemente el trabajo en las empresas.

Los Contadores tendrán que ceder algunas de las funciones que realizaban para retomar otras actividades, posiblemente tendrán que trabajar con Ingenieros en sistemas, telecomunicaciones y otros profesionales. La educación se tendrá que renovar, pues se requieren profesionales contables más analíticos y controladores de la información con que alimentaran a las herramientas digitales.

Las llamadas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y las redes, han potenciado la labor del contador como profesional de la información.

El Contador de hoy, ya no es un simple tenedor de libros, un funcionario de carácter operativo, un registrador de las actividades comerciales de las empresas que suman y restan para declaran impuestos o pagar la planilla, sino es un profesional de primera línea, capaz de asesorar en las tomas de decisiones financieras, tributarias y de costes de la alta gerencia.

Con la aparición de los nuevos software de gestión contable, que permiten un análisis más completo y profundo de la información financiera que a través de la nube es accesible desde cualquier lugar del mundo, el Contador es capaz de cubrir la necesidad de información a tiempo real, que permita tomar decisiones inmediatas.

Esto convierte al Contador en un profesional con alta responsabilidad en su rol como analista, verificador de la información y asesor. La figura de la actividad del contador que certifica la fiabilidad de la información se puede comparar a la de un notario.

Los mismos conocimientos y experiencia de algunos profesionales contables pueden ser tomados en cuenta por empresas desarrolladoras de software de gestión contable -financiera en la creación de sistemas contables acordes  a las necesidades de los diferentes rubros empresariales.

“Gracias a las nuevas tecnologías el contador de hoy puede generar información mucho más valiosa y relevante para la toma de decisiones”. Arturo Chacón, docente de la carrera de Contabilidad y Administración de la UPC

El proceso contable y la transformación  digital

El Contador debe tener habilidades y conocimientos de acuerdo con la nueva era o “sociedad digital”, pues hay que recordar que la Contabilidad es un sistema de información compuesto por cuatro elementos a considerar: un emisor, en este caso el Contador; un medio, canal donde se transmite el mensaje; el mensaje, conjunto de datos que producen información contable, y los usuarios, aquellos receptores denominados partes de interés.

En este caso, la tecnología afecta al medio. Respecto a la información contable, esta herramienta captura, procesa, almacena y distribuye un tipo particular de datos, ya que la información es financiera, jurídica y socioeconómica, vital para la correcta toma de decisiones. Hay que recordar que en los llamados sistemas se contiene un proceso al que se le integran datos y otros elementos como políticas, manuales, planes de cuentas, normas y procedimientos, etcétera.

El proceso contable está compuesto por cinco macroprocesos a considerar: El reconocimiento de los hechos, sistematización o procesamiento, revelación, análisis y control. Dentro del primero se encuentran las actividades de identificación, clasificación y valuación. En el segundo, los procesos de registro, asignación, verificación y ajuste; en el tercero, los de revelación; mientras que el cuarto y quinto son retroalimentaciones al proceso.

Una vez que se ha cumplido con estas fases del proceso contable y se procede a ilustrarlo, sigue la observación del impacto de las tecnologías, las cuales operan como motor del cambio que permite dar respuestas a las nuevas necesidades de información. Cabe mencionar que las tecnologías que trae la transformación digital minimizan el trabajo del hombre para incrementar la calidad de vida; en el caso del Contador, se automatiza el proceso contable permitiéndole que este se dedique a los procesos de análisis y control.

De la misma manera que nuestra sociedad evoluciona en la era digital, el profesional contable debe ir a la par con este cambio, pues el desarrollo tecnológico proporcionará nuevas y mejores herramientas digitales y aquellos que no lo integren a su labor profesional quedarán rezagados.

Fuente: Internet

Click aquí: “Transformación digital para abogados”.
Click aquí: “Sepa en qué casos la SUNAT podría realizar una fiscalización electrónica”.

Comentarios