Las temperaturas han comenzado a elevarse, y con ello las visitas a las piscinas locales también se han incrementado. Por ello, la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) comenzó hoy la inspección preventiva, con el objetivo de velar por la salud de la población.

Los biólogos de la Subgerencia de Salud de la MPT salieron a tomar muestras de piscinas ubicados en diversas zonas de la ciudad, como la Gildemeister, del colegio Interamericano, Peruano japonés, Olímpica, del Colegio La Asunción, Berendson, San Isidro – Monteverde, Las Terrazas, Modelo y Víctor Larco.

Las muestras que fueron tomadas por el personal edil, de inmediata serán analizadas a fin de determinar si es que se encuentran aptas para recibir a los bañistas sin poner en riesgo su salud.

En los días siguientes, los trabajos continuarán en otras piscinas de la ciudad, según informó la subgerente de salud de la comuna provincial, Liriola Alayo Miranda, quien agregó que esta inspección fue de carácter preventivo, pero que en caso los propietarios no tomen en cuenta las recomendaciones brindadas, posteriormente podrían ser sancionados.

La funcionaria edil explicó que en el Decreto Supremo Nº 007 – 2003 – SA, se establecen los parámetros a tomar en cuenta para determinar si una piscina puede ser considerada o no saludable.

Asimismo, Alayo Miranda sostuvo que de encontrarse piscinas cuya calidad de agua podría poner en riesgo la salud de la población, se impondría una multa que asciende a 1 UIT (Unidad Impositiva Tributaria), equivalente este año a 3 mil 950 soles.

Comentarios