En la 35a Conferencia Regional para América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), desarrollada en Jamaica, se anunció que el Perú había alcanzado el tercer lugar en sobrepeso y obesidad en la región, solo detrás de México y Chile.

El sobrepeso y la obesidad se están convirtiendo poco a poco –y de manera casi invisible– en un enorme problema de salud pública en el país y en las Américas.

De no adoptarse medidas para combatirlas, el futuro aumento de enfermedades crónicas relacionadas a esas condiciones será devastador para la salud de las personas y la economía de los países.

Recordemos que no es lo mismo sobrepeso (gordura) que obesidad (supergordura). El modo de diferenciarlos es usando el índice de masa corporal (IMC), que se obtiene manipulando matemáticamente el peso y la talla de la persona. Se considera que un IMC menor de 25 es normal, uno entre 25 y 30 es sobrepeso o gordura, y uno mayor de 30 ya es obesidad. Si supera los 35, la condición se denomina obesidad mórbida.

De acuerdo con datos oficiales del Ministerio de Salud (Minsa), tanto el sobrepeso como la obesidad han aumentado significativamente en el Perú en los últimos años. En personas mayores de 15 años, por ejemplo, el sobrepeso aumentó de 33,8% en el 2013 a 35,5% en el 2016. En tanto, la obesidad afectó al 18,3% de la población durante ese mismo período.

La distribución de la gordura y obesidad no es pareja en la población, y esos problemas son mayores en zonas urbanas más que en las rurales, así como en la costa que en la sierra y la selva. Curiosamente, mientras que el sobrepeso es igual entre hombres y mujeres, la obesidad es más frecuente en mujeres.

Comentarios