Suelen ser los niños y niñas menores de 5 años de edad, los más propensos a sufrir un “golpe de calor”, advirtieron los especialistas del Ministerio de Salud (Minsa).

La especialista del área de Curso de Vida Niño del Minsa, Dra. Eliana Santa Cruz, informó que la exposición al calor intenso puede causar deshidratación, debilitamiento del sistema inmunológico y, en casos extremos, pérdida de conciencia en el bebé.

Entre los principales síntomas que pueden experimentar los niños están: alta temperatura en el cuerpo con ausencia de sudoración (piel seca y caliente) o piel húmeda (en caso de haber estado realizando actividad física), llanto constante, irritabilidad, agitación y fatiga.

En ese sentido, la Dra. Santa Cruz recomendó a los padres de los infantes aplicar los siguientes consejos:

1. Los niños deben consumir abundante líquido (agua hervida fresca y jugos hechos a base de productos naturales), según su edad, y recibir la alimentación que les corresponde.

2. Se debe vestir a los niños con ropa ligera de algodón así como bañarlos con frecuencia y ubicarlos siempre en lugares frescos o donde exista ventilación.

3. Los menores de seis meses deben tomar leche materna de forma exclusiva, así estarán hidratados y protegidos contra enfermedades.

4. Los niños que ya consumen alimentos deben incrementar su consumo de frutas con gran aporte de líquidos (sandia, piña, naranja, etc.), en forma de papilla o picado en pequeños trozos, porque esto los ayudará a mantenerse hidratados.

Comentarios