La empresa alemana Audi conjuntamente con Ineratec y Energiedienst Holding anunció su intención de construir una planta de combustible diésel sintético en Laufenburg, Suiza.

Según informa Automotive World, el trabajo de construcción comenzará en 2018. Después de alcanzar su capacidad máxima, la compañía producirá alrededor de 400.000 litros de combustible sintético por año.

El primer experimento de producción de combustibles sintéticos fue llevado a cabo por la empresa en 2015 en una instalación en Alemania. La planta ejecutaba la producción de combustible sintético en tres etapas. En la primera, se suministraba electricidad, desde paneles solares mediante electrólisis, a masas de agua, causando su descomposición en oxígeno e hidrógeno. En esta etapa, el oxígeno se libera a la atmósfera.

En la segunda etapa, el hidrógeno y el dióxido de carbono se envían a un reactor para la conversión a gas de síntesis, una mezcla de monóxido de carbono e hidrógeno. La conversión ocurre a una temperatura de aproximadamente 200° C y una presión de aproximadamente 25 bar. En la tercera etapa, el gas de síntesis ingresa al reactor, en el que se convierte en hidrocarburos líquidos y cera. La transformación tiene lugar de acuerdo con el proceso Fischer-Tropsch.

El combustible sintético no solo tiene un nivel neutral de liberación de carbono, sino que prácticamente no daña el medio ambiente, ya que no contiene compuestos sulfúricos ni plomo comunes en gasolinas convencionales y combustible diésel.

Desde 2014, Audi en Alemania produce metano sintético para las versiones de gas de los automóviles A3, A4 y A5.

Comentarios