La Defensoría del Pueblo fiscalizó se respeten los derechos de los usuarios que utilizan el servicio de transporte público de personas y para ello realizó una supervisión a 31 micros y combis locales, a fin de identificar si cumplen o no con el Reglamento del Servicio de Transporte Público de Personas en Trujillo.

Se detectó que la mayoría de combis en su mayoría no cuentan con cámaras de seguridad y que solo algunos microbuses no las tienen operativas. Así también se observó que en los buses de las empresas Nuevo California, César Vallejo, Libertad S.A. y Los Libertadores, los asientos de atención preferente no están debidamente implementados como tal.

Lo que más llamó la atención es que en ninguno de los 31 vehículos inspeccionados se evidenció el aviso de no cobro de pasaje a personas con discapacidad severa. Estos vehículos son de las empresas Salaverry Express, César Vallejo, Huanchaco S.A. El Cortijo, Ramiro Prialé, El Ícaro, Nuevo California, Alto Trujillo, Arco Iris, El Águila, Catalina S.A, entre otros.

A esto se suma el deterioro en los asientos que presentaban algunas unidades, así como los pasamanos con grietas y roturas en su estructura, situación que descalifica el buen servicio que deben brindar al usuario teniendo en cuenta que pagan por el servicio.

Por su parte, los pasajeros manifestaron su malestar por el mal trato que reciben de algunos conductores y cobradores, el exceso de velocidad que podría ocasionar algún accidente de tránsito y la presencia de comercio ambulatorio, también mencionaron que en hora punta no se respeta el número máximo de personas que deben ir paradas, que la mayoría de conductores habla por teléfono mientras conduce.

La Defensoría del Pueblo ha recomendado a la Municipalidad Provincial de Trujillo, disponer las acciones correctivas para mitigar los riesgos e incumplimientos de la normatividad de transporte advertidos en el servicio público de pasajeros de Trujillo.

Comentarios