Consejos y recomendaciones para superar la dependencia emocional

La dependencia emocional se define como un patrón persistente de necesidades emocionales insatisfechas que se intentan cubrir de una forma desadaptativa con otras personas.

Es una necesidad afectiva extrema que una persona siente hacia otra. Se trata de un problema por el que se sufre una especie de “enganche” de la pareja porque existe una necesidad muy grande y continua de afecto.

Esta patología, es decir, la dependencia emocional, es similar a lo que se sufre con la dependencia del alcohol.

Afecta tanto a hombres como a mujeres. La diferencia está en que los hombres que la sufren tienden a ocultarlo mucho más por vergüenza, agravándose de este modo el problema.

Es más frecuente encontrar este trastorno en mujeres que en hombres (75%). Es posible que esta diferencia se deba tanto a factores culturales (en el caso de la mujer existe una tendencia a la empatía y la vinculación afectiva) como biológicos.

¿Qué hacer para no sufrir dependencia emocional?

Escúchate, obsérvate. ¿Qué impacto tiene en ti este dolor emocional? ¿Eres capaz de soportarlo con tal de continuar este vínculo?

Si es amor, no debería doler. Estamos acostumbrados social y culturalmente a que es válido sufrir por amor, morirse de amor, necesitar al otro para vivir, para ser feliz. Lo vemos en novelas, lo escuchamos en canciones del tipo “Sin ti, no soy nada”, “Te necesito”. Frases hechas tan naturalizadas, que sutilmente nos van incorporando la idea, y basta tan solo un poquito de vulnerabilidad para creérsela. Pero esa no es la realidad.

La realidad es que: NO NECESITAS A NADIE, A NO SER QUE SEAS TU MISMO(A), PARA VIVIR, RESPIRAR, PARA SER FELIZ.

Necesitas quererte, valorarte, respetarte. Tú vas a convivir contigo el resto de tu vida. Y una de las cosas más gratificante de crecer, es ser y sentirse independiente. En todo sentido. Aunque no es fácil asumir la independencia económica, en numerosos casos es más difícil asumir la independencia emocional.

Esto no significa tener que resolver todo individualmente en la vida, no formar pareja o creerse omnipotente. Significa que si necesitamos ayuda debemos solicitarla pero no quedar apegados a esa persona, permanente y exclusivamente. Una forma sana de sociabilizar e intercambiar ayuda con otros remite a la flexibilidad y variabilidad de los recursos para no caer en un estancamiento. Hay muchas formas de ayudarse.

¿Qué se puede hacer si se tiene dependencia emocional?

Primero: Debemos reconocer que estamos atravesando una situación problemática, desagradable, tóxica: en este caso hablamos de una relación que nos va desgastando, deteriorando poco a poco. En este punto sería interesante evaluar qué tipo de relación es y qué los une: ¿es amor? ¿Obsesión? ¿Necesidad? ¿O costumbre?

Segundo: Debemos aceptar el carácter dañino del vínculo y animarnos a tomar la decisión de alejarse, de tomar una sana distancia.

Tercero: Debemos buscar recursos que nos faciliten llevar adelante esa decisión. Recursos tanto internos como externos.

Cuarto: El fortalecimiento de la autoestima es una de las claves principales y se puede generar con conductas de autocuidado que nos gratifiquen, nos devuelvan el amor hacia nosotros mismos. Solicitar ayuda de un profesional, comenzar alguna actividad deportiva, recreativa, lúdica, solidaria, salir de paseo con amigos o familiares, generar nuevos círculos sociales. Construir o reconstruir un camino propio es fundamental para poder emprender el camino de desapego de aquello que nos genera más mal que bien. Aquello que nos daña.

Cuídate, cuida tu autoestima, cuida tu dignidad, tu identidad, cuida quien eres. Valórate, respétate y hazte respetar.

¿Cómo debes actuar si conoces a alguien que sea dependiente emocional?

  • No cedas nunca ante la exigencia de mantener un trato exquisito hacia la persona dominante.
  • Debes permanecer al lado de la persona dependiente, pero no mostrarte cómplice de su relación enfermiza.
  • Puedes dialogar con el afectado y hacerle entender que puede contar contigo y con la familia.
  • Si finalmente decide pedir ayuda para romper con la situación, es necesario que le acojas e impidas cualquier contacto con la pareja.
  • También es buena idea acompañarlo a terapia. El psicólogo no solo ayudará a encontrar el mejor camino para el afectado, sino que también proporcionará algunas pautas a los familiares y amigos para revertir la situación, así como algunos consejos para dudas concretas.

Como se puede apreciar, las personas que sufren dependencia emocional, viven constantemente en un malestar emocional. Sienten miedo, tristeza, desamparo, desconfianza, etc. La única manera de revertir esta situación es trabajando la autoestima, es decir, aprendiendo a valorarnos por lo que somos independientemente de lo que los demás piensen o digan de nosotros.

Cuando esto sucede, resulta urgente, necesario, iniciar rápidamente la terapia psicológica a fin de conseguir desvincularse emocionalmente de la pareja. No hacerlo y seguir en dinámicas negativas puede conllevar consecuencias nefastas, ya que no es raro que del menosprecio se pase al maltrato psicológico, luego al maltrato físico y por que hasta ser asesinado(a) en último término.

Fuente: Internet

Click aquí: “La dependencia emocional ¿Amor o necesidad?”.
Click aquí para ver el vídeo: “¿Por qué dependes emocionalmente de otros?”.

Comentarios