¿Cómo vamos con el teletrabajo en el Perú?

Nuestro país, no ha sido ajeno a el teletrabajo, el cual es una de las evidencias de que el mundo afronta un estado de innovación constante. La progresiva y estandarizada implantación en las empresas de las tecnologías basadas en la microelectrónica, la informática, las telecomunicaciones y la optométrica ha supuesto un cambio sustancial en los modelos de trabajo y producción.

¿Cómo se ha regulado el teletrabajo en nuestro país?

La Ley que regula el teletrabajo, Ley 30036, y su reglamento, aprobado por el Decreto Supremo 009-2015-TR, señalan que el teletrabajo es una modalidad especial de prestación de servicios subordinada, sin presencia física en el centro de trabajo o entidad pública, a través de medios informáticos, de telecomunicaciones y análogos, con los cuales, a su vez, se ejerce el control y la supervisión de las labores. Quedan excluidos aquellos servicios que se prestan sin subordinación, por medio de tales recursos.

Según esta ley, serán teletrabajadores quienes desarrollan sus labores desde su domicilio, un telecentro o en cualquier otro lugar (fijo o en desplazamiento), mediante un ordenador, siempre que exista un empleador que dirija el desarrollo de sus servicios. Por ejemplo, un profesor universitario que dicta clases desde Europa a sus estudiantes en Perú. En sentido contrario, no serán teletrabajadores quienes trabajen sin estar subordinados, como por ejemplo un psicólogo que de manera independiente brinda consultas por la web.

Los teletrabajadores tienen los mismos derechos y obligaciones que establece el régimen laboral de la actividad privada, es decir: 30 días de vacaciones, gratificaciones equivalentes a una remuneración adicional por Fiestas Patrias y Navidad, entre otros. Dichos derechos pueden variar si es que los teletrabajadores laboran para un empleador sometido a un régimen especial laboral, como es el caso de la MYPE, cuyos derechos son reducidos en atención a las condiciones económicas de las empresas sometidas a dicho régimen, como, por ejemplo, 15 días de vacaciones. Teniendo ello en cuenta, es importante aclarar que el teletrabajo no podría ser un régimen laboral, porque podría tratarse de manera distinta a trabajadores que realizan la misma función.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) está desempeñando un papel importante para lograr su implementación masiva.

Por ejemplo en Agosto de este año, el MTP, el viceministro de Trabajo, Ítalo Mórtola, el presidente de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir), Juan Carlos Cortés Carcelén, y el presidente del Consejo Directivo del Indecopi, Ivo Gagliuffi Piercechi, anunciaron el lanzamiento del piloto de teletrabajo, informando en los medios que está brindando asesoría técnica para implementación de teletrabajo en dicha institución.


El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) esta implementando esta modalidad laboral, lo que la convierte en la primera de las entidades públicas en desarrollar este mecanismo de trabajo a distancia.

Esto a través de la Dirección de Signos Distintivos, Dirección de Innovación y Nuevas Tecnologías y la Sala de Eliminación de Barreras Burocráticas. “El piloto está orientado a levantar información que nos ayude a hacer los ajustes necesarios para viabilizar y ampliar el número de puestos que la aplican, especialmente en áreas que dan al servicio ciudadano”, precisó el gerente general de Indecopi, Javier Coronado. Sostuvo que la meta es mejorar la productividad en un 30%, así como la competitividad y atención a los usuarios. Asimismo, aseguró que por medio de los colaboradores capacitarán a los empleados y regularán una idónea implementación.

La modalidad de teletrabajo permitirá que los colaboradores del Indecopi presten sus servicios con la misma calidad y eficiencia desde fuera del centro de labores y acudir a la institución solo para las coordinaciones necesarias.

Según el viceministro de Trabajo, Ítalo Mórtola, la implementación progresiva del piloto permitirá mejorar la calidad de vida familiar, social y educativa de funcionarios y servidores, lo que redundará en productividad laboral.

Mórtola indicó que desde el MTPE se desarrollan una serie de acciones, entre las que destaca el Pacto Nacional por el Teletrabajo, la cual es una alianza de naturaleza público-privada entre el Estado, los gobiernos regionales, gremios empresariales, empresas privadas, medios de comunicación, universidades, centros de investigación, organismos internacionales y la sociedad civil.

Por su parte, Gagliuffi Piercechi destacó que estas iniciativas laborales siempre están alineadas a la modernización de la gestión de recursos humanos en el Estado y se contó con el apoyo técnico y asesoría por parte del MTPE y Servir, de tal manera que se garantice la transparencia y legalidad de la implementación de cada una de ellas.

Después de un proceso de evaluación,  los cargos que laborarán bajo esta modalidad, así como el número de colaboradores a participar son como siguen: 20 puestos para tres órganos resolutivos (Sala Especializada en Eliminación de Barreras Burocráticas, Dirección de Signos Distintivos, y Dirección de Invenciones y Nuevas Tecnologías).

Pero el trabajo del MTC ya viene con antecedentes desde hace ya unos años atrás. Por ejemplo en en el 2015, mediante Resolución Ministerial 122-2015-TR, se aprobó la creación del Módulo de Orientación e Información sobre el Teletrabajo (Módulo de Teletrabajo)[5], a cargo de la Dirección Regional de Trabajo y Promoción del Empleo de Lima Metropolitana, que solo en el 2016, atendió más de 8 000 consultas.

En el año 2016, el Módulo de Teletrabajo promocionó el Teletrabajo en 24 eventos por Lima. En el año 2017, la labor del MTPE, por medio del citado módulo, fue más intensa; promocionando dicha modalidad en 27 eventos.

Para continuar con su labor a nivel nacional, el MTPE implementó módulos descentralizados de atención y orientación sobre teletrabajo en las regiones Lambayeque, Arequipa, Tacna y San Martín. También planea implementar más módulos en La Libertad, Piura, Cusco y Callao. En el año 2017, hasta el mes de junio, los módulos de Lima Metropolitana, Arequipa y Lambayeque atendieron a 37 empresas y a 8817 trabajadores.

Cabe agregar, que la Dirección de Investigación Socio Económico Laboral (DISEL) del MTPE, realizó un encarte en el 2016, que implicó una encuesta a 3656 empresas en Lima Metropolitana, obteniendo un total de 648 trabajadores bajo la modalidad de teletrabajo; cifra que resultó alentadora, teniendo en cuenta el fuerte arraigo de la cultura laboral presencial en el país. En ese sentido, el MTPE proyectó avanzar con la contratación de 1 000 trabajadores en el año 2017 y de 34 000 para el año 2021.

Pero, sin desmérito de la labor que viene realizando el citado ministerio, debemos tomar en cuenta ciertos datos que podrían significar un retraso o, en el peor de los casos, la paralización de implementación del teletrabajo en el Perú. Los índices de colocación en puestos teletrabajables por el Centro de Empleo en Lima Metropolitana, se han reducido más del 35% en el 2017 a comparación del año anterior, siendo las ocupaciones más requeridas las de teleasistente de servicio al cliente y asesor de ventas; esto a pesar que en Lima el 65% de ciudadanos está dispuesto a trabajar desde casa. Asimismo, de Cámara de Comercio de Lima informó en su portal web que en el Perú sólo cinco empresas aplican teletrabajo.

Aunque no se ha realizado una estadística nacional, podemos advertir que existe una resistencia a la implementación del teletrabajo en el Perú (tanto para trabajadores como para empleadores). Durante el año 2016, el Módulo de Teletrabajo recibió consultas relacionadas con supervisión de teletrabajadores, inspección en el teletrabajo, seguridad y salud en trabajo, guías de implementación del teletrabajo, supervisión del cumplimiento de labores, responsabilidad por los equipos, incentivos para la adopción del teletrabajo, entre otras.

Si se consulta por varios aspectos necesarios para la aplicación de esta modalidad, es porque faltan herramientas que aclaren la implementación del teletrabajo, y porque las que tenemos, no resultan del todo entendibles para los destinatarios de la norma. En ese sentido, la solución consistiría en atender los puntos señalados.

Aún faltan herramientas que aclaren la implementación del teletrabajo en nuestro país, por que las que tenemos, no resultan del todo entendibles para los destinatarios de la norma, es decir empleadores y empleados.

Un primera medida, podría ser el que realizase una guía jurídica de implementación del teletrabajo o modificarse, de manera mínima, el marco jurídico vigente; a fin de aclarar aquellos aspectos que resultan de máximo interés para los destinatarios de la norma, lo que puede generar a una aplicación más ordenada y predictible del marco regulatorio. Tales aspectos serían, por ejemplo: tiempo de trabajo, supervisión del cumplimiento de labores de los teletrajadores, responsabilidad por los equipos aportados cuando se encuentra teletrabajando en lugar que no sea su casa o un telecentro, derechos colectivos de los trabajadores a través de los medios virtuales de la empresa, cláusula de no retorno, seguridad y salud en el trabajo, entre otros.

Finalmente, deberían agregarse instrumentos que aborden aquellos aspectos de la implementación del teletrabajo que aún no han sido desarrollados, como establecer una excepción a la inviolabilidad de domicilio para fiscalizar las condiciones del teletrabajador (solo para el ambiente de labores) o establecer pautas de inspección basadas en el Protocolo 001-2017-SUNAFIL/INII – Protocolo de fiscalización de las obligaciones del régimen de los trabajadores y trabajadoras del hogar. Así también, podrían incluirse normas que estimulen la masificación del teletrabajo, por ejemplo: promover el uso obligatorio del teletrabajo en las grandes empresas (para empezar), de acuerdo a un porcentaje mínimo de puestos que sean teletrabajables, y en atención a la naturaleza de las actividades, acompañando el cumplimiento con beneficios que podrían ser determinados por el Ejecutivo, como por ejemplo los de tipo tributario.

Hemos dado una vista general de como se está abordando el tema del teletrabajo en nuestro país. Esperamos que podamos ponernos a nivel de los países desarrollados tanto en las noprmativas y la acepatción de dicvha norma en las actuales empresas y la correcta capacitación de los candiadtos a beneficiarse de dicha nueva modalidad laboral.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Cuánto influye la motivación en el clima laboral?”.
Click aquí para ver el vídeo: “Conozca qué es el teletrabajo”.

Comentarios