¿Cómo mantener una piel linda y saludable?

La piel, el mayor órgano del cuerpo humano, actúa como una barrera protectora que aísla al organismo de todo: de la contaminación, del agua, de los gérmenes, etc.

Su protección es clave para el mantenimiento de las funciones del cuerpo. Una simple raspadura puede convertirse en una infección fuerte si partes del cuerpo quedan expuestas al medio ambiente.

Además de ello, la piel es la principal transmisora de nuestro cuerpo. En otras palabras es quien comunica parte de lo que pasa en nuestro interior.

Manchas, alergias, sarpullido, resequedad o exceso de grasa pueden ser signos evidentes de que algo anda mal dentro del cuerpo. Por ello, así como las personas intentan tener una alimentación saludable, es importante tener rutinas de belleza que cuiden la piel desde dentro y por fuera.

¿Qué debes evitar para cuidar tu piel?

  • No desmaquillar la piel: Por nada en el mundo, aunque llegues cansada del trabajo o de una fiesta, primero pasa por el tocador y retira el maquillaje. Quitar los productos y la contaminación que puedes recibir la piel durante todo el día hace que las células puedan regenerarse de mejor manera.
  • No utilizar antioxidantes: Estas sustancias naturales o fabricadas por el hombre pueden prevenir o retrasar algunos daños a las células.
  • No usar bloqueador solar: Manuela Espinal, editora de belleza de la Revista FUCSIA, asegura que esta es una regla de oro en el cuidado de la piel. No debes salir NUNCA de tu casa sin usar un bloqueador con protección igual o superior FPS 50. Los que están por debajo de esta cifra no son pantalla total.
  • Broncearse en exceso o tostarse en la playa o piscina: El sol puede ser un aliado o el peor enemigo de la piel. Los rayos UV pueden ser letales para la regeneración de células.
  • No realizar tratamientos preventivos para rejuvenecer la piel: Aunque siempre se debe cuidar la piel, después de los 30 años las mujeres deben tener en cuenta tratamientos preventivos para la aparición de arrugas o manchas. La limpieza diaria y una adecuada hidratación ayudan a mantener tu piel sana y linda. Los productos para cada tipo de piel y para cada problema dérmico, acompañados de buenos hábitos, son claves para sentirnos radiantes frente al espejo.
  • No realizar limpiezas faciales ocasionalmente: Aunque no hay que excederse en las exfoliaciones, se recomienda hacer limpiezas profundas con cierta frecuencia. Esto removerá impurezas y células muertas.
  • Depilarse con cera en vez de usar depilación láser: La cera no ayuda a eliminar del todo el vello y hace que crezca con un folículo más fuerte.
  • Alimentación: Comer alimentos extremadamente grasosos o hipercalóricos.
  • Machucar o presionarse la cara: Con los dedos y las uñas para sacarse barritos.
  • No debes utilizar cremas y productos cosméticos sin saber si son adecuados para su tipo de piel: Es importante saber qué tipo de piel tienes para elegir el producto que se adecúe a ella.

Cuidar de la nuestra piel, no es difícil, sólo hay que incorporar ciertas rutinas, que no llevan más de quince minutos diarios.

Los dermatólogos sostienen que una limpieza diaria, pero suave, y un buen cuidado hidratante son los ejes para mantener tu piel sana. Los productos para el cuidado de la piel, elegidos para adaptarse al tipo de piel específico, pueden proteger frente a influencias externas agresivas, como el sol, los climas calientes y fríos y la contaminación atmosférica.

Además, contribuyen a calmar la piel irritada, restablecer en ella un estado sano y evitar la aparición de enfermedades cutáneas, como el acné.

Ya sea que tu piel sea normal, seca o extra seca, las claves antes mencionadas para cuidar tu piel, evitar la resequedad y tirantez y retrasar el envejecimiento, son aplicables universalmente. Hay muchos productos naturales, como el aceite de almendras, el aloe vera y el aceite de coco, que pueden ayudarte gastando poco y nada.

El cuidado de la piel siempre es integral, desde adentro hacia afuera. Según los especialistas, “la piel es un reflejo de cómo estamos a nivel físico y espiritual”. No fumar, tomar mucho líquido y proteger la piel del sol son tres pilares de una dermis saludable.

Ademas puedes tener en cuentas las siguientes recomendaciones para mantener tu piel linda y saludable

  • Aliméntate bien: Llevar una dieta saludable es fundamental; si tu alimentación se basa en comida rápida, azúcares y grasas repercutirá en tu cutis. Lo mejor es incluir alimentos ricos en antioxidantes, como semillas (de lino y de girasol), frutas (frutillas, arándanos, moras y ciruelas), tomates y morrones rojos, batata, yogur, salmón y espinaca.
  • Duerme a tus horas: Hay que dormir entre 7 y 8 horas diarias, ya que es el tiempo que el cuerpo necesita para recuperarse de las actividades realizadas durante la jornada. Además de recargar energía y reparar los músculos, al dormir se reparan y crean nuevos tejidos y células. Es por eso que cuando se reduce el tiempo de sueño, tanto en calidad como en cantidad, el cutis lo resiente.
  • Consume mucha agua: Es algo primordial para la salud. Hay que tomar, al menos, dos litros al día. Además de ser refrescante, aporta humectación a la piel, lo que logra prevenir las arrugas y la flacidez.
  • Evita el estrés: Es malo para la salud en todos los planos, pero, en el caso específico de la piel, puede provocar que la misma se vea apagada, reseca y arrugada. Relajar nos enciende y nos ilumina.
  • Haz ejercicio físico regularmente: Pues nutre la piel con oxígeno, mientras que transpirar ayuda a eliminar toxinas.
  • Sale al aire libre: si hay algo que no es saludable para la piel es vivir encerrados en el hogar o en la oficina. El aire puro y la vitamina D que aporta el sol son claves para una piel saludable.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Qué es la obesidad y cómo afecta nuestra salud?”.
Click aquí para ver el vídeo: “La piel y la salud”.

 

Comentarios