Cómo cuidar la vida familiar en la era de Internet y las Redes sociales

Vivir en este siglo implica vivir la vida de una manera muy diferente a como se vivió en el pasado, y todo lo que nos trae la tecnología tiene aspectos buenos, como terribles. Las familias se desplazan por causa del empleo, y eso aparentemente podría alejarlos irremisiblemente. Pero afortunadamente tenemos a favor de la familia a las redes sociales, las cuales no sólo pueden ser sumamente frívolas y vanas, sino que tienen entre sus ventajas el ayudarnos a comunicarnos con familiares que están lejos y compartir fotos.

Por otro lado, es inevitable que en el mundo en que vivimos debamos estar precavidos con la institución familiar, la cual, ha recibido el impacto de esta clase de comunicaciones innovadoras, pero impersonales.

Antes se tenía el libro en la mesita de noche al lado de la cama, aunque algunos no cambian la lectura, hoy en día se ha cambiado por el móvil conectado a Facebook o a Twitter hasta que nos entra el sueño, ya las redes sociales se nos están convirtiendo en nuestras formas de pasar el rato.

Son muchas las ventajas que podemos obtener al utilizar de las redes sociales en la vida diaria. Por ejemplo nos ayudan a favorecer la participación y trabajo en equipo, permite participar en línea con la diversidad de proyectos en cualquier lugar, nos facilita la construcción de una identidad personal y/o virtual ya que los usuarios permiten compartir toda información ( hobby, creencias, deportes, etc.) con los cibernautas, facilitan las relaciones entre las personas, evitando choque de barreras culturales, facilitan la información al momento debido a la actualización inmediata, se obtiene aprendizaje integral fuera del aula de clases que permite poner en práctica los conocimientos adquiridos.

Las estadísticas también indican que destinamos alrededor de 8 horas navegando en internet; mientras que sólo 6 horas las destinamos a la convivencia familiar o con amigos, ¡un dato alarmante!

El impacto de las redes sociales en nuestras familias no se puede negar, mucho más si somo latinos.

¿Sabías que América Latina ha registrado el mayor porcentaje de usuarios de redes sociales con más de 78%? A diferencia, América del Norte y Europa registran 64.6% y 54.5%, respectivamente.

Sin duda, el impacto de las redes sociales ha cambiado nuestra vida diaria y la dinámica de convivir en familia. Las redes se han convertido en una forma para acercar a aquellos que están lejos, pero, ¿qué pasa con los que están cerca?. Si eres uno de ellos, el consejo que podemos decirte es que: No dejes que te consuma la vida ningún aparato, ve y mira también a tu alrededor.

Lo que debes tener en cuenta al momento de usar las redes sociales

Siendo positivo
No hay nada peor que ver gente siendo negativa y dando mal vibra en las redes sociales. Se quejan de todo y no tienen esperanza en nada. Para poder tener más “me gustas” y comentarios y gente que desee conocerte, se positivo. Las personas siempre van con aquellos que los hagan sentir bien.

Cuidando lo que escribes
Muestras respeto al no escribir profanidades ni subir fotos subidas de tono. La pornografía es algo que jamás debería de estar en las redes sociales. Ten cuidado de no hacer acusaciones públicas ni ventilar problemas familiares o pelear en público. Como dicen, la ropa sucia se lava en casa.

Respetando
El respeto es esencial para poder tener buena relación con los demás. Respetemos para que se nos respete. Si alguna opinión no te parece y deseas dar tu propia opinión puedes hacerlo pero hazlo de una forma educada. Recuerda que todos somos diferentes, por lo tanto tenemos opiniones diferentes. La religión, política y el aborto son temas muy sensibles que generan muchas opiniones contrarias. Asegúrate de no ser tan fuerte y de no ofender a nadie que piense diferente. Ataca el asunto no a la persona.

¡Une a tu familia!
Sube las mejores fotografías de ti, de tu pareja e hijos, pero ten cuidado: asegúrate de configurar tu privacidad para que tus fotos no sean públicas. Es buena idea crear un grupo que sea sólo de miembros de la familia, donde se puedan publicar los desafíos, las necesidades, los anhelos de todos los miembros de la familia, donde los miembros de la familia se puedan apoyar mutuamente.

Cuida la etiqueta
Hay personas que no les importa mucho subir fotos de mal gusto o donde sales muy mal. Por esa razón no ven nada de malo es subir una foto donde te agarran mal. Si te ha pasado eso o te llega a suceder habla con ese amigo o amiga y pídeles de por favor que quiten la foto y/o que te pregunten antes de subir una foto la cual creen que podría molestarte. No dejes que te insulten aunque sea por bromear. Si alguien dice cosas groseras en tu red social elimina lo que escribió en vez de ponerte a pelear y si la conducta sigue pues tendrás que eliminar a esa persona de tu red social.

Comparte los momentos
Dicen por ahí “recordar es volver a vivir” por lo que puede ser una buena opción sacar las fotos de aquellos años en que aún eras un niño guapo. O ver videos vergonzosos de cuando tus papás tenían aún el peinado de los 50’s, todo esponjado, además del maquillaje extraño y pantalones acampanados.

En vez de restringir los teléfonos durante este tiempo, aprovecha y úsalos para tomarse fotos y compartir la experiencia en las redes sociales. Busca esos abrazos cálidos que remedian el día, el sonido de las risas que nos hacen el día, o aquellos gestos faciales reales llenos de expresiones que, sinceramente, ningún emoji podrá remplazar jamás. Dentro de unos años, tendrás esos lindos recuerdos guardados en Facebook, Instagram o cualquier otra red social que uses.

Aprovecha de estas aplicaciones para convivir con tu familia:

  • Wordspace: El juego ideal si tienes niños menores de 10 años. Este juego consiste en formar palabras y puede ser muy divertido, además se puede jugar offline para no tener tantas distracciones.
  • Ancestry: Esta aplicación permite que tus niños mantengan un interés por la familia. Pueden poner las fotos, detalles y nombres de todos sus familiares para ir armando un árbol genealógico. ¿Está interesante no?
  • Pictionary: Este no puede faltar en la reunión familiar. Es para todas las edades y suele ser muy divertido. En especial para nosotros los latinos que tenemos un lado artístico. Pon a prueba a tus papás y hermanos, ¡nunca es tan fácil como parece!

Fortalece los valores familiares
El impacto de las redes sociales ha cambiado nuestros intereses. Pero no tenemos por qué estar peleados con la tecnología, simplemente necesitamos que nuestro núcleo familiar se fortalezca y que se establezcan, nuevamente, valores como el respeto, la comunicación, empatía, generosidad, y el sentido de pertenencia.

Se entiende que quizá no compartas muchos gustos con todos los integrantes de tu familia, pero ayudaría a mejorar la convivencia familiar si cada uno se da la oportunidad de escuchar: los hijos a los padres, y los padres a los hijos.

Intenta preguntar si ya vieron el meme o el video viral del momento, puede ser una buena opción para romper el silencio y dar paso a que otros temas fluyan en la conversación.

¡Haz muchas preguntas! De lo que sea: el clima, la escuela, la vida, el amor. Te sorprenderá ver lo que aprendes de tu familia. Todos necesitamos un tiempo para expresar nuestro sentir hacia cierta situación, así como prestar atención a las opiniones de los demás.

Cómo usar correctamente la redes sociales

Expertos aconsejan motivar el diálogo, las tradiciones y los espacios familiares para lograr una vida más feliz y armoniosa y que la mejor manera para fortalecer la comunicación familiar es demostrando interés sincero por los problemas de cada miembro del hogar.

A diario los papás de Diego deben salir temprano de casa, así que sus conversaciones son breves durante el desayuno. Su hermano menor va con ellos, pues camino al trabajo lo dejan en el colegio. Entre sus clases en la universidad le llegan algunos mensajes al grupo familiar que tienen en Whatsapp, a los que suele responder con algún emoticon. Cuando llega el fin de semana todos tienen una agenda propia y cada vez pasan menos tiempo juntos, por lo mismo casi no conversan.

Probablemente este sea un caso común para la mayoría de familias. Y, si bien las obligaciones de cada uno no hacen más que aumentar con el paso del tiempo, los especialistas resaltan no perder de vista que nada puede reemplazar las muestras de afecto, las emociones que se transmiten en una conversación cara a cara o las anécdotas y costumbres que van construyendo una historia familiar.

No hay duda de que las redes sociales son ideales para las coordinaciones en el día a día o cuando tenemos una emergencia. Sin embargo, el psiquiatra de EsSalud, Carlos Vera, advierte que pueden crearnos la ilusión de estar comunicados más cuando realmente no lo estamos haciendo. Una respuesta corta del tipo “todo está bien” o un “dedo hacia arriba” no son suficientes, cuando a veces lo único que el otro necesita es estar acompañado, ser escuchado o recibir un abrazo.

Al respecto, la psicóloga y psicoterapeuta infantil, así como directora del Centro Psicoterapéutico del Perú, Janet Oliveros, coincide en la funcionalidad de un chat familiar, pero también subraya que la mejor forma de alimentar una buena comunicación entre padres e hijos, ya sean pequeños o adolescentes, es fortaleciendo los vínculos, demostrando interés por las inquietudes o problemas de cada miembro de la familia, más allá de lo académico o de las tareas domésticas. La confianza solo se gana con la cercanía, el afecto, el respeto y la franqueza.

Entonces, en terminos más concretos y prácticos, ¿qué puede hacer una familia con los tiempos ajustados para tener tener una comunicación más efectiva y cercana entre los miembros? Para los expertos Janet Oliveros y Carlos Vera, existen 6 tips que pueden poner en prácticas las familias para mantener una comunicación más humana:

1. Crea momentos de distensión para escuchar a tus padres o tus hijos sin criticarlos o corregirlos. Es una forma de prácticar la tolerancia.
2. Conversen y compartan experiencias durante las comidas, puede ser en un desayuno dominguero, en un almuerzo el fin de semana o una cena durante la semana.
3. Conserva alguna costumbre familiar como salir de paseo o jugar algo entretenido entre todos, como mínimo una vez a la semana.
4. Fomenta la comunicación con los más pequeños contándoles alguna anécdota de tu trabajo o de tu día para que entren en confianza. Haz contacto con la mirada y busca estar a su nivel, no de pie o distante.
5. Si en casa hay adolescentes es importante considerar un día para hacer algo que él o ella disfrute.
6. Si uno de tus hijos quiere presentarte a sus amigos, muestra interés o propón una actividad en conjunto que permita un acercamiento y conocer con quienes comparte a diario.

Invierte más Tiempo en tu familia y menos tiempo en las redes sociales y vídeo juegos por computadora.

Para meditar:

Nos estamos acostumbrando a vivir a través de un aparato, ya no vemos necesario estar con otras personas. Es por esto que las cifras de solteros y personas que viven solas está incrementando. Por ejemplo, más del 30% de los hogares en México está conformado por una sola persona; mientras que en Estados Unidos el 27% vive esta misma situación. ¿Coincidencia o consecuencia de una sociedad que tiene mil amigos en Facebook y ninguno en la vida real?

Debes saber esta verdad irrefutable: No será lo mismo una relación real que una virtual. Las personas nos desarrollamos entre individuos en un entorno personal, social y temporal auténtico, como es el hogar, la familia y la comunidad. No se puede cambiar jamás un abrazo o estrechón de manos, el beso de buenas noches de nuestros padres, una sonrisa por  una foto, vídeo o mensaje de audio.

Pero no debemos tampoco tener pánico al crecimiento tecnológico de las redes sociales, el ser humano busca cada día innovar para crecer, todas estas herramientas digitales son útiles para comunicar, nuestras familias que están constantemente leyendo o buscando información a través del móvil o Tablet, por ello, educar para su correcto uso es nuestro deber y responsabilidad.

En resumen podemos decir que podemos cuidar nuestra vida familiar aprovechando las mismas redes sociales para acordar un momento familiar, ya sea para una comida, cena o algún fin de semana. Lo importante es la calidad, no la cantidad de tiempo. Por ejemplo: Puedes crear un evento en Facebook, así nadie olvidará la hora y fecha de la reunión; también, puedes invitar a los primos, tíos y a esos integrantes de la familia que hace mucho no ves.

Una vez reunidos, aprovecha este tiempo para hacer actividades divertidas: juegos de mesa, ver películas, preparar una cena juntos, plantar algún árbol o alistar un viaje, para tener anécdotas familiares recordar, desde las más graciosas hasta las más tristes.

Las redes sociales son muy divertidas y pueden ser una manera fabulosa de perder el valioso tiempo de nuestra vida, pero también pueden ser muy útiles para unir y fortalecer a nuestra familia.

En un siglo donde abunda la frivolidad y la vacuidad, nosotros podemos crear nuestro propio ambiente, nuestro propio grupo, donde se comparten y se generan memorias, recuerdos, y donde las familias se mantienen fuertes y unidas frente a la adversidad, como lo ha sido por los siglos de los siglos, desde su origen.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Cuándo es necesaria una terapia psicológica familiar?”.
Click aquí: “Redes sociales como herramienta educativa”.

 

Comentarios