Clases de liderazgo y cuales deben evitarse para lograr el éxito en una empresa

El liderazgo es el conjunto de habilidades gerenciales o directivas que un individuo tiene para influir en la forma de ser o actuar de las personas o en un grupo de trabajo determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo hacia el logro de sus metas y objetivos. Es la capacidad de delegar, tomar la iniciativa, gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar y evaluar un proyecto, de forma eficaz y eficiente, sea éste personal, gerencial o institucional (dentro del proceso administrativo de la organización).

Es importante observar que el liderazgo no es plano, pues dependiendo del contexto y el ámbito que se desarrolla se pueden generar diferentes tipos de liderazgo; si observamos el liderazgo desde un aspecto sociológico,el liderazgo era un factor primordial para la transformación social; un buen líder que tuviera la capacidad de observar el entorno como un sistema vivo y aprender de sus cambios, tendría mayor capacidad para entender sus necesidades y adaptarse al mismo, este tipo de liderazgo lo denominó poder inteligente y se da cuando se tiene la capacidad de equilibrar el poder blando con el poder duro.

Se dice que el líder nace, no se hace o ¿es al revés? ¿Es posible reinventar nuestro perfil directivo y mejorar nuestros conocimientos, aptitudes y actitudes y convertirnos en ese líder perfecto que todas las empresas necesitan?

Tipos de buen liderazgo empresarial

Como bien sabes, hay muchos tipos de líderes que se diferencian unos de otros por una serie de peculiaridades muy diferentes. Por supuesto, también hay estilos de liderazgo que mezclan las características de los distintos tipos de liderazgo. Hoy nosotros nos hemos decantado por hablar de seis clases de liderazgo: natural, autocrático, carismático, democrático, “laissez-faire” y, por último pero no menos importante: el liderazgo transformacional.

Vamos a ver los rasgos principales de cada uno de estos tipos de liderazgo empresarial.

1) Liderazgo natural
El líder natural es aquel que no está reconocido de forma oficial, pero que ejerce el rol de jefe o líder de un grupo sin que nadie lo cuestione. Hay personas que llevan lo de “ser líder” en los genes y durante el desarrollo de un proyecto o del trabajo del día a día se convierten casi sin darse cuenta en los líderes del equipo. Se trata de un tipo de liderazgo muy apreciado entre los miembros de un equipo de trabajo, ya que todos acaban siendo partícipes de las decisiones del “jefe” al que han elegido seguir voluntariamente.

2) Liderazgo autocrático
El liderazgo autocrático es la forma de liderazgo más extrema: un líder que tiene poder absoluto dentro del grupo. La comunicación asertiva no existe y los miembros del equipo se limitan a cumplir órdenes y no sienten libertad ni siquiera para plantear sugerencias o estrategias diferentes a la marcada por el líder. Estamos ante un tipo de liderazgo empresarial muy restrictivo con respecto a la libertad de movimientos de los miembros del equipo de trabajo, recayendo la responsabilidad y el mérito de cada acción en el líder. Este tipo de liderazgo genera un alto nivel de rotación de personal y no suele funcionar demasiado bien entre equipos de profesionales cualificados.

3) Liderazgo carismático
Dentro de los tipos de líderes, el jefe carismático es de los más comunes, conocidos y reconocidos. Este tipo de liderazgo empresarial basa su éxito en que el líder genera sentimientos y sensaciones positivas entre el resto de miembros del equipo. Este líder carismático ha desarrollado fuertes habilidades comunicativas y a través de sus palabras y gestos, formas de actuar, etc., es capaz de generar el entusiasmo e ilusión necesarios para que el proyecto fluya suave y eficazmente. ¿El principal problema del liderazgo carismático?: el proyecto, departamento o empresa corre riesgo de desaparecer si el líder desaparece del grupo.

4) Liderazgo democrático
El espíritu democrático es el principal rasgo del liderazgo democrático: el líder sigue siendo el que tiene la última palabra o decisión, pero es capaz de escuchar, atender y sopesar las recomendaciones y opiniones de los miembros del equipo. El liderazgo democrático es un modelo que genera un gran nivel de satisfacción en los miembros de un proyecto, lo que mejora su motivación y, así, en su productividad y rentabilidad para la empresa. Se trata de un estilo de liderazgo que lleva tiempo desarrollar, pero los resultados merecen la pena.

5) Liderazgo “laissez-faire”
El «laissez-faire» es una expresión francés que podríamos traducirse más o menos por “dejar hacer” o “dejar pasar”. En el ámbito del liderazgo empresarial, este término se utiliza para definir a aquellos líderes que dan un gran nivel de autonomía a los miembros de su equipo. Es un estilo de liderazgo muy eficiente en equipos compuestos por miembros senior con una gran experiencia profesional previa y un alto nivel de autonomía. Con todo, el líder no debe descuidar las labores de monitorización y seguimiento del trabajo ya que, como sabes, delegar no equivale a lavarse las manos y dejar que otros se ocupen del trabajo duro.

6) Liderazgo transformacional: ¿el más completo de todos?
Terminamos nuestra selección de clases de liderazgo con uno de nuestros favoritos: el liderazgo transformacional, uno de los tipos de liderazgo empresarial más completos que existen. El líder transformacional tiene naturalidad y carisma, es democrático tanto a la hora de tomar decisiones como de implementarlas, confía en la autonomía de sus colaboradores y, aunque no ejerce la autoridad como el líder autocrático, sí que es consciente de cuál es su papel y de la necesidad de centralizar algunas acciones y de delegar otras. Es el tipo de líder o jefe más completo y enriquecedor que podemos encontrar.

El objetivo de esta clase de liderazgo es generar transformaciones entre los miembros del equipo de cara al futuro del proyecto. El líder transformacional es capaz de saca lo mejor de cada profesional, sabe cómo potenciarlo al máximo y, así, es capaz de aumentar los niveles de productividad y rendimiento del conjunto de su valioso equipo humano.

Sin duda, ser un lider exige una gran responsabilidad que también “pasa la factura”, pues somo humanos y puede darse momentos en que quizá nos desviemos del sendero del correcto liderazgo, ya sea por una serie de experiencias profesionales, situaciones vividas, tipos de personalidad, etc.

Desde la ansiedad hasta la falta de confianza en los colaboradores, son aspectos que pueden llevar a una organización a fracasar.

“No existen comportamientos que sean malos o buenos siempre. A veces hasta los mejores hábitos deben ser interrumpidos parcialmente”, asegura Andrés Cadena Guarnieri, conferencista que lleva más de una década entrenando a las personas para que desarrollen sus habilidades de comunicación y liderazgo, después de realizar un estudio para reconocer cuáles son los comportamientos de algunos líderes que hacen que las metas de las compañías, en muchas ocasiones, no se logren e incluso puedan ser causa para que su empresa fracase.

A veces los lideres se pueden comportar y actuar de una manera indebida, perjudicando su gestión dentro de una empresa y las relaciones laborales y personales.

Tipos de liderazgos que se debe evitar

1. Líderes que viven en estado de ansiedad permanente: El 80% lidera desde este estado. El peligro está en que éste se convirtió en una forma de vida rutinario para ellos, es algo normal. Cuando una persona lidera desde la ansiedad, el impacto que produce en la gran mayoría de integrantes de su equipo es que estos entran en un estado de temor, de miedo y desconfianza: “La ansiedad es la enemiga de la creatividad”.

2. Líderes enfocados en el pasado: a más del 90% de los lideres les sucede lo siguiente:

-Líderes que piensan que el pasado es igual al futuro, razón por la cual no modifican la estrategia pensando que los resultados serán los mismos SIEMPRE.

-Líderes que teniendo en cuenta que en el pasado los resultados no han sido buenos, se concentran más del 80% del tiempo, a pensar en lo que no lograron en lugar de enfocar su atención y energía, en cómo diseñar la estrategia para cambiar esa realidad.

3. Líderes que creen que la gente joven carece de compromiso: un 50% de líderes tienen esta creencia. A este tipo de personas las deniminamos “asesinos de los sueños”, son líderes que actúan desde su creencia, razón por la cual sólo delegan en los integrantes de sus equipos lo estrictamente necesario matando en ellos su creatividad y haciendo que al final efectivamente, la creencia se convierte en auto profecía cumplida. La gran mayoría de seres humanos al darse cuenta que los ven desde esa perspectiva tan limitada, terminan por ir a su trabajo solo por cumplimiento. “CUMPLIMIENTO= CUMPLI – MIENTO “.

4. Líderes adictos a ser los mismos de siempre: Más del 90% de los líderes se comportan de esta manera, carecen de flexibilidad y sobre todo hacen ver la incertidumbre a los integrantes de sus equipos de una manera negativa, logrando que estos a su vez hagan todo lo que sea necesario para mantenerse a su zona de comodidad y eviten cualquier tipo de cambio que haga que su “imagen” se vea amenazada.

5. Líderes amantes al reconocimiento: Un 50% de los líderes, tienen esta “adicción” y se denomina de esta manera ya que aunque el reconocimiento es necesario y nos hace sentir muy bien, depender de él, termina siendo algo negativo ya que se va a buscar que siempre todas las ideas sean promovidas por el líder y no por alguno de los integrantes de su equipo. Esto genera frustración y desmotivación en muchas ocasiones.

6. Líderes adictos a la incoherencia: Con certeza absoluta que más del 80% de los líderes tiene este comportamiento. El tema es muy simple: buscan en los demás algo que ellos no son. Quieren que sus equipos jueguen a ganar, cuando ellos juegan a perder. Quieren que sus equipos tengan expectativa, cuando ellos tienen ansiedad o buscan equipos que cambien sus estrategias, cuando ellos no las cambian. Aquí el mensaje es: Señor líder, si quiere que los resultados cambien, es usted quien debe cambiar primero.

7. Líderes que siguen creyendo que aun lo que importa, es la experiencia: Más del 90% de líderes en los procesos de selección, creen que una persona que tiene experiencia en un cargo tendrá éxito necesariamente en el otro. Aunque esto puede suceder en algunas ocasiones, también es cierto que hoy lo realmente importante es seleccionar gente que se identifique con la cultura del negocio, ya que de esto depende en una gran medida el compromiso por el logro de los resultados y que los trabajadores realmente se sientan felices en su puesto de trabajo.

Fuente: Internet

Click aquí: “Lo que no debes decir ni hacer como Jefe en una empresa”.
Click aquí para ver el vídeo: “El ejemplo de un gran líder – Steve Jobs”.

 

Comentarios