Vender usando ¿Facebook o una Página web?

¿Para qué necesito una web cuando puedo tener una Página de Facebook gratis? Al fin y al cabo, un hosting y un dominio propios conllevan un coste anual (aunque sea en el plan más económico).

Si alguna vez te has planteado esta pregunta o te la han formulado tus clientes, este artículo es para tí, estimado emprendedor.

Todos conocemos el hecho de que Facebook es una red social que podemos usar como una plataforma para impulsar nuestro negocio. Sin embargo, hay quienes abren una página en Facebook y la toman como la primera opción para mostrar lo que hacen en vez de utilizarlo como una herramienta de apoyo. Por otra parte, los sitios web tienen innegables ventajas para la mayoría de los negocios.

Google trata de ofrecer a sus usuarios un algoritmo que sitúe en lo alto de los resultados los contenidos más relevantes para la búsqueda que han realizado.

Facebook, en cambio, se centra en las relaciones entre amigos, no entre clientes y empresas. Empezó como una red social para estudiantes universitarios, después permitió crear perfiles de empresa y, en la actualidad, está regresando a sus orígenes más personas. Todo lo que parezca pura publicidad, sin mayor valor para el usuario, va a tener un alcance más bien pequeño: Facebook tiene el control y su misión es que los usuarios se lo pasen bien cuando acceden a la red social, sin sentirse agobiados por demasiado contenido corporativo. Por supuesto, el contenido que sí tenga valor, como los enlaces a tu web o a tu blog, y que no sea excesivamente promocional sí debería llegar a buen puerto (siempre y cuando utilices las fórmulas correctas).

Son 1.000 millones de personas que acceden a Facebook cada día. En google, se realizan unas 40.000 búsquedas por segundo, es decir, más de 3.500 millones de búsquedas diarias. Y es solamente un buscador de los muchos que existen y una página web los aprovecha a todos los que hay.

Por lo tanto, el alcance que puedes conseguir con una Página de Facebook es significativamente menor que el que puedes obtener a partir de los resultados de los buscadores. Tu web es el centro neurálgico de tu presencia online: donde obtienes información sobre tus visitas y clientes, donde consigues beneficios y donde concentras tus campañas de marketing.

Aunque en facebook puedes utilizar la imagen de tu marca en todos tus posts y creatividades y mantener la coherencia en todos tus mensajes, lo cierto es que tu Página en ella va a ser muy parecida a cualquier otra. Vas a tener grandes limitaciones para personalizar su estructura, que es un inconveniente que no tendrás si creas tu propia web. Allí podrás personalizar hasta la última coma para que refleje la personalidad de tu marca.

A principios de septiembre de 2015, Facebook lanzó una serie de actualizaciones para sus Páginas para que las empresas tuviéramos más libertad. Se incluyeron nuevas secciones, un botón de llamada a la acción más grande y se mejoró la posibilidad de realizar modificaciones en la Página a través de un dispositivo móvil. Aún con estas mejoras no han conseguido eliminar la necesidad de una web propia, única y personalizada.

Respecto a la información de tu target lo habitual es que no tengas forma de disponer de sus datos de contacto, su correo o su teléfono. Solamente conocerás su nombre y tendrás su enlace a su perfil personal. Además, la herramienta analítica de Facebook ha mejorado con los años, pero sigue sin aproximarse a lo que puedes averiguar sobre las visitas y las conversiones que recibes en tu web a través de herramientas como Analytics.

Como no vas a poder hacer demasiado con esa información, tendrás que confiar únicamente en los algoritmos de Facebook para que hagan llegar tus mensajes al público que más te interesa. Si tienes tu propia web, puedes mantener una lista de correos, generar una base de datos y dormir bastante más tranquilo sabiendo que tienes toda esa información disponible.

Además, ten en cuenta el auténtico valor de las interacciones que recibes. Darle a Me gusta es bastante sencillo; en cambio, si alguien se inscribe en tu web con su email es que realmente tiene interés en lo que le ofreces. La calidad de esa conversión vale mucho más que cinco seguidores de Facebook que tan solo están ligeramente interesados.

Ya sabes que puedes crear tus campañas de publicidad en Facebook y elegir el grupo al que más te interesa alcanzar. Sin embargo, es complicado y algunas empresas no se deciden a dar el paso. El problema es que, con una Página de Facebook estándar y sin implementar ninguna campaña de publicidad de pago, no todos tus seguidores van a ver todos tus posts. Ni mucho menos. Vas a tener que esforzarte muchísimo para conseguir llegar a un público numeroso.

¿Y qué pasa si Facebook decide que has incumplido alguna de sus normas?

Facebook tiene sus propias reglas para los posts que publicas, los concursos que creas, etc. Si las incumples, podrías perder tu Página y todo el trabajo invertido en ella. En tu web puedes publicar el contenido que necesites siempre y cuando estés dentro de la legalidad.

Google puede penalizarte si utilizas técnicas de SEO “black hat” (o sea, si haces trampas), pero siempre podrás solucionar ese problema y volver a tu posición habitual. Conseguir otra oportunidad por parte de Facebook puede ser bastante más complicado.

No dejes que el éxito de tu presencia en internet dependa de una plataforma completamente ajena a tu empresa.

El problema de depender de Facebook para toda tu presencia online es doble: ni tienes control sobre la plataforma ni tienes un método de contacto sencillo con el que solucionar cualquier problema.

Es decir: Si tienes un sitio web, puedes contratar a una empresa, a un autónomo o a un empleado de tu negocio para que lo programe y lo mantenga. Podrás dar tu opinión sobre el diseño, el contenido y las funciones que ofrece la web. Sobre lo que es importante o lo que no. Del mismo modo, si se da algún problema técnico en la web podrás recibir ayuda para solucionarlo.

Cuando no tienes web, sino únicamente una Página de Facebook, te falta control. No puedes más que adaptarte a cualquier cambio o actualización, te venga bien o no, ya que no participas de las decisiones que se toman. Tampoco tienes forma de contactar directamente cuando Facebook se cae o cuando una actualización no funciona como debería.

Las principales diferencias entre una página en Facebook y un Sitio Web

  • Propiedad y control en sitio Web vs. estar a merced de las políticas de Facebook.
  • Control de diseño en página web o diseño estandarizado en Facebook.
  • En sitio web, el contenido lo recibirán todos los suscriptores y quienes te encuentren vía Google y redes sociales. En Facebook, solo para quienes sigan tu página.
  • Curva de aprendizaje para posteo de contenidos en el sitio, contra el uso sencillo de la plataforma de Zuckerberg.
  • Suscripción a newsletter y RSS en página web, vs. únicamente dar like a la página en FB y ver actualizaciones en la línea del tiempo.
  • Posibilidad de monetización en la web con anuncios, ecommerce, mientras en Facebook solo podrás montar tienda online.
  • Números y estadísticas precisas con poca accesibilidad externa, VS. infinidad de datos sobre tu página disponibles para cualquier persona.
  • Facilidad para hacer tus propios concursos en sitio web, VS. adhesión a políticas de Facebook.
  • Laboriosa gestión de comentarios en web, fácil gestión y manejo de spam en FB.
  • Poca interacción en el sitio web contra alta interacción de prospectos y clientes en la gran red social.

No debes elegir, debes combinar.

Facebook puede ser la solución que buscas el paso inicial para tener presencia en Internet mientras diseñas tu página web. Debes saber que te faltará control sobre el aspecto y la estructura de tu Página y que no te será fácil resolver posibles problemas, pero te será muy útil para empezar a mostrar tu marca y a conectar con la gente a la que interesas.

Cuando ya tengas tu propio dominio y página web, tendrás el control más cercano sobre tu imagen, tu marca, tu contenido y tus prioridades.

En conclusión una correcta estrategia de ventas digital considera una Página de Facebook como un buen complemento para tu web, pero jamás un sustituto. El marketing en redes sociales es tremendamente útil.

Construye tu página web y trabaja en su posicionamiento SEO, utiliza Facebook para conseguir seguidores y más visitas a tu web, integra otros canales con los que conseguir más tráfico y haz crecer tu lista de suscriptores. Puedes utilizar los anuncios de Google y Facebook y una buena página de aterrizaje con una oferta atrayente.

Como podemos ver, ambas plataformas tienen sus ventajas y desventajas. Sin duda, la pelea Facebook VS Página Web no tiene ganador, pues lo mejor es buscar un equilibrio entre una y otra, buscando siempre los mejores resultados para tu estrategia digital.

Fuente: Internet

Click aquí: “Qué es el Marketing Digital”.
Click aquí: “Marketing Digital para ONGs”.

Comentarios