La tecnología digital y la familia, un aspecto delicado que debe tratarse con responsabilidad

Las nuevas tecnologías y el Internet han cambiado el estilo de vida de la mayoría de las personas, incluso, hoy en día los niños manejan las redes sociales de manera casi innata, por que ellos son “nativos digitales”, es decir ellos nacieron ya en un mundo tecnológico, no se adaptaron sino que para ellos es algo “natural”. El problema es que el uso indiscriminado y sin supervisión, puede provocar complicaciones en el desarrollo cognitivo de ellos.

Gracias a Internet se puede acceder a valiosa información de manera rápida y en cualquier parte del mundo, siendo una herramienta de trabajo necesaria para nuestro crecimiento personal y profesional, sin embargo, debemos darle el uso correcto y para eso.

Según los estudios, los adultos utilizamos el móvil unas 2 horas diarias, pero los adolescentes lo usan un mínimo de 3 horas, no para hacer llamadas sino para comunicarse a través del envío de WhatsApp, Instagram, correo, redes sociales, jugar, etc.

Pero ¿Que hay de los niños y adolescentes?. Pues bien según estudios a los 2 años, el 40% de niños ya “trastea” con facilidad el móvil o la tableta para jugar, ver dibujos animados, etc. A los 8, el 72% ya maneja las nuevas tecnologías y en el caso de los adolescentes entre 10-15 años, la cifra asciende al 80%.

Es entonces cuando los padres nos planteamos si es normal que estén tanto tiempo conectados, o si es necesario prohibir o restringir el uso de las tecnologías.

La familia facilita el modelo de aprendizaje para los niños en todos los ámbitos de la vida. Desde su nacimiento hasta la adolescencia observan, imitan y repiten las acciones de los adultos. Si nuestra actitud frente a las nuevas tecnologías es prohibitiva, puede ser que las vean como herramientas poco útiles y perjudiciales. Pero si nuestra actitud es permisiva y poco responsable en su uso, tampoco los ayudaremos a saber utilizarlas de forma correcta a medida que van madurando y creciendo.

Los padres deben acompañar y llevar el control de la tecnología, estableciendo hábitos, normas de uso y seleccionando los contenidos más adecuados a su edad.

Por desconocimiento, a veces los padres podemos tener miedo del mundo digital. Los problemas más frecuentes que se dan en las redes sociales como el “sexting”, “grooming” y el “ciberbullying” continúan aumentando, pero si los padres y adolescentes conocen las características de estos fenómenos podrán prevenirlos y reducir sus riesgos en su crecimiento y formación.

Cuando la tecnología deja de ser un medio para convertirse en una finalidad, podemos pensar que nuestros hijos adolescentes están enganchados. Algunas pistas para detectarlo son el bajo rendimiento en las notas escolares, menor comunicación con la familia, si está nervioso e irritado, sale poco con los amigos o pierde interés en las aficiones o deportes que practica.

El exceso de tecnología incurre en la idea de lo rápido, fácil y divertido, que socialmente y a largo plazo puede desencadenar síntomas sociales como distracción, irrespeto, impaciencia, búsqueda de la gratificación espontánea sin esfuerzo, egoísmo y consumismo extremo.

Las principales ventajas de la exposición tecnológica de los niños son la integración al mundo tecnológico, el aumento del desarrollo intelectual simbólico y numérico, el aumento de la expresión comunicacional escrita y la adquisición temprana de pensamiento crítico discriminativo.

¿Qué pasa cuando no limitamos el uso del Internet en los niños?

  • Pasar horas y horas usando algún aparato conectado a Internet quita, roba,  tiempo a otras actividades que el desarrollo social, psicomotriz y del vinculo familiar requieren.
  • Puede afectar en el crecimiento y desarrollo fisico pues, la disminución de las horas de sueño, que son necesarias para la generación de hormonas de crecimiento.
  • Desarrollo cardiovascular, pulmonar, inmunológico y músculo esquelético irregular, y puede resultar en aumentar el riesgo de tener obesidad infantil.
  • No se relaciona directamente con otras las personas. Ese aislamiento los vuelve egoístas y en desadaptados sociales, por duro que suene, así son las cosas.
  • Aumentar el riesgo de exponerse a los peligros existentes en la red (ladrones, malas amistades, depredadores sexuales, etc).
  • Problemas visuales.

Recomendaciones para un uso responsable de la tecnología en la vida de familia

Algunas recomendaciones para conseguir que nuestros adolescentes sean responsables en el uso de las tecnologías digitales, en especial del móvil y las redes sociales:

  • Mantener una comunicación mínima de por lo menos 15 minutos al día con nuestros niños, no es “estar con ellos”, sino hablar con ellos en forma humana, con confianza, calidad y tiempo.
  • Los padres debemos hacer respetar los tiempos del juego, de imaginación, del deporte y del sueño.
  • Debe evitarse la exposición a tecnologías por más de dos horas al día y establecer normas.
  • El uso de tecnología siempre debe ser supervisado por los padres.
    Los padres debemos mostrar interés por las nuevas tecnologías para poder guiar a sus hijos en el uso de éstas.
  • Poner límites a la tecnología y hacerlos cumplir. Debemos establecer qué contenidos serán consultados, cuándo, dónde y cómo.
  • Evitar el uso de la tecnología durante los horarios de comida, de conversación, juegos, y de resolución de problemas familiares.

Además:

  • La familia especialmente los padres, deben estar al día de las nuevas prestaciones y utilización de estas tecnologías y ser un ejemplo de uso responsable de éstas, sí, predicar con el ejemplo. Es decir si nuestros hijos ven que no dejamos el celular por nada, ellos imitaran lo mismo y no tendrá peso la orden o recomendación que les des a ellos.
  • Argumentar las normas de uso y tiempo y horarios de conexión.
  • Comentarles las pautas para evitar la inseguridad: no facilitar datos personales, enviar fotos o establecer relaciones con personas desconocidas.
  • Si para los adultos es importante comunicarnos y relacionarnos con otras personas, esta necesidad es mayor para los adolescentes, pudiendo provocar problemas debido a su nivel de madurez y posible inexperiencia en su uso.
  • Los padres deben hacer entender que cuando los hijos estudian o preparan trabajos han de poner en silencio o desconectar el móvil, para evitar que la entrada de mensajes disminuya su concentración.
  • Concienciarles de que los comentarios que escriben a otras personas deben ser respetuosos, de la misma forma que a ellos les gustaría recibirlos.
  • Acudir a charlas sobre el tema en el centro escolar favorece que los adolescentes escuchen a otras personas distintas a sus familiares.

Por ultimo, no dejen de participar con ellos en actividades que les ayuden a desconectarse de la tecnología por un momento, para dar espacio a la vida y relaciones humanas,practicando de deportes y actividades al aire libre, fomentar la relación con otras personas y amigos, participar en acciones de voluntariado, actividades culturales, ir al cine, etc.

“Es decir tener una cultura de vida en donde la familia, las relaciones sociales y personales no se vean opacadas por el mal uso de la tecnología. Sentemos las bases para formar ciudadanos sensibles, amorosos, sociables, tolerantes, que respeten la vida, que sean solidarios, honestos, pacíficos y sepan usar de manera responsable los recursos en un mundo dominado por la era digital” G.R.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Cuándo es necesaria una terapia psicológica familiar?”.
Click aquí: “La era digital para niños – Viaje por el tiempo”.

Comentarios