Qué necesito saber respecto a la facturación electrónica

La facturación electrónica ofrece una serie de beneficios como, por ejemplo, ahorrar en impresión, evitar el almacenamiento obligatorio de comprobantes físicos durante cinco años, y suprimir la distribución vía courier, entre otras cosas.
Otro beneficio importante es la facilidad con que la factura electrónica puede ser convertida en negociable, lo que le da la categoría de título valor.
La factura electrónica negociable permite a las empresas, por un lado, generar una herramienta de financiamiento rápida y de menor costo en comparación con otros instrumentos bancarios, sin necesidad de pasar por el proceso físico de la factura negociable.
“Como proveedor, permite tener liquidez inmediata, reducir los costos de cobranzas y construir un buen historial crediticio. Como comprador, facilita las adquisiciones al crédito y permite desarrollar relaciones a largo plazo con proveedores gracias al acceso al financiamiento”.

La SUNAT ha creado dos mecanismos que permitirán a las empresas emitir los comprobantes de pago en forma electrónica.

Debido a la necesidad de información y agilidad en trámites en los negocios, la SUNAT a dispuesto por norma las siguientes modalidades:

• Factura electrónica MYPE. Sistema dirigido a las medianas y pequeñas empresas que manejan pocos volúmenes de facturación. En este caso, el emisor ingresa al portal de la SUNAT, se afilia por única vez, y accede gratuitamente a una aplicación que le permite llenar, desde la web, la información de su comprobante, generarlo y remitirlo al correo electrónico de su cliente. Asimismo, se genera el registro electrónico de las ventas y las compras en la web de la SUNAT.

• Factura electrónica generada desde los sistemas del contribuyente. Sistema dirigido principalmente a las medianas y grandes empresas, y MYPE que tienen altos volúmenes de facturación o a las que la solución del portal de la SUNAT no les acomoda. A través de este mecanismo, el contribuyente obtiene la información desde sus sistemas y genera el comprobante electrónico en base a las especificaciones técnicas establecidas por la SUNAT, el cual tiene como elemento de seguridad una firma digital. En este caso, el emisor (la empresa), previamente autorizado, puede emitir facturas, boletas de venta, notas de crédito y notas de débito en forma electrónica.

En ambos sistemas, la factura es validada por la SUNAT, lo cual le da seguridad al receptor del comprobante, para poder hacer uso del crédito fiscal.
La facturación electrónica constituye una oportunidad de mejora para las empresas en sus procesos de logística, venta, facturación, servicio al cliente, entre otros.Por otro lado, permite el desarrollo del e-commerce, la integración con los sistemas de las empresas y la fidelización de sus clientes, puesto que al utilizar los medios electrónicos se abre una serie de posibilidades para el envío de mailing personalizado, publicidad, entre otros. Asimismo, el uso de un estándar internacional (UBL versión 2.0) en la factura electrónica facilita las operaciones de comercio exterior, puesto que el comprobante puede ser fácilmente traducido por cualquier sistema desde cualquier país dado que se está utilizando terminología común.

Mediante Resolución de Superintendencia N° 097-2012/SUNAT, publicada el 29 de abril, la SUNAT crea el sistema de emisión electrónica de comprobantes de pago, desarrollado desde los sistemas del contribuyente. Esta solución electrónica, a diferencia de la implementada en el año 2010 para las MYPE, está dirigida para empresas que manejan altos volúmenes de emisión de comprobantes de pago, como supermercados, retails, estaciones de servicio, distribuidoras, entre otras, sin perjuicio de que cualquier otro contribuyente puede adoptarla.

El uso de este sistema es optativo, por lo que no impide continuar con el uso de los comprobantes de pago tradicionales.

Con la finalidad de validar el sistema en producción y estabilizar la solución electrónica antes de su uso masivo, la SUNAT ha visto por conveniente hacer un piloto con un grupo de empresas de diferentes sectores económicos que vienen apoyando esta solución. En tal sentido, desde el 1 de junio hasta el 30 de setiembre, solo las empresas que participan en el piloto podrán presentar la solicitud para ser emisores electrónicos y emitir sus comprobantes en forma electrónica. Luego de esa fecha, cualquier contribuyente podrá solicitar ser emisor electrónico.

Las expectativas son auspiciosas. El Gobierno peruano ya ha iniciado un proceso en el que, si tenemos en cuenta lo ocurrido en países de la región como México y Brasil, donde se realiza un uso masivo de documentos electrónicos, es previsible que en Perú el número de documentos electrónicos obligatorios se incremente exponencialmente en los años siguientes a la entrada de la factura electrónica obligatoria. Así, en los próximos 3 años se prevé que los documentos a presentar ante la SUNAT se incrementen en un 77%.

Otro punto a tomar en cuenta, y que esperamos que la SUNAT considere, es fomentar que no sólo se emita la factura electrónica, sino que se extienda a la recepción de facturas. Es en recepción donde los beneficios son mucho mayores y se obtienen grandes ahorros en costos, tiempo y optimización de procesos; además que esas facturas puedan formar parte de un sistema de financiación más seguro que permita a las empresas, sobre todo a las pymes, un canal alternativo al tradicional.

Fuente: Internet

Comentarios