¿Qué debes hacer y evitar si sufres de hipertensión?

La hipertensión no es una enfermedad como tal, sino lo que llamamos un factor de riesgo, es decir, las personas con hipertensión tienen más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares si se mantiene la presión arterial alta durante mucho tiempo. En concreto, enfermedades que afectan al corazón (insuficiencia cardiaca, infarto de miocardio o angina de pecho), al cerebro (accidente cerebrovascular o “derrame” cerebral) y al riñón (insuficiencia renal).

La hipertensión consiste en una elevación de la tensión arterial crónica y mantenida. Una toma puntual elevada no supone padecer la enfermedad pues la tensión debe mantenerse elevada a un valor igual o superior a los 140/90 mmHg en la mayoría de mediciones. Cuando la tensión sistólica supera los 180 mmHg se produce lo que se denomina crisis hipertensiva.

La hipertensión generalmente se presenta a partir de los 40 años, tanto en hombres como en mujeres, en estas especialmente a partir de la menopausia. Por esa razón, es muy recomendable tomarse la presión por lo menos una vez al año a partir de esa edad. Si las medidas entran dentro de las consideradas normales, la persona en cuestión simplemente tendrá que seguir con los mismos hábitos de vida saludables, y tendrá que continuar haciéndose el chequeo anual.

Hay que tratar la hipertensión, para que disminuya el riesgo de padecer esas enfermedades. Hay una serie de medidas importantes para mejorar la hipertensión si se padece: disminuir el peso si éste es excesivo, hacer ejercicio físico moderado, no excesivo (por ejemplo, una cosa tan sencilla como andar media hora todos los días), dejar de fumar, disminuir la ingesta de alcohol (lo ideal es no tomar más de un vaso de vino al día), hacer una dieta “mediterránea”, es decir, rica en verduras y frutas y sin abusar de carnes ni pescados y comer sin sal o con la menos sal posible. Muchas personas consiguen controlar su hipertensión con sólo hacer estas cosas sin necesidad de tomar pastillas para la tensión.

Una de las mayores amenazas de esta enfermedad es que a menudo no se sufre ningún síntoma, cosa que hace que el enfermo no sea consciente de ello. En ocasiones puede provocar dolor de cabeza, vértigo, dolor torácico, palpitaciones o nerviosismo.

Si no se trata a su debido tiempo, la hipertensión puede conllevar problemas a nivel cardiovascular de mayor o menor gravedad, debido a que el corazón está haciendo un sobreesfuerzo. Algunas de las consecuencias más habituales son: angina de pecho, arritmias, infarto de miocardio…

De todas maneras, sin con eso no se controla, hoy día el tratamiento de la hipertensión está muy conseguido con pastillas que generalmente se toleran muy bien y se suelen tomar una vez al día nada más. Naturalmente, el que mejor sabe de eso es su médico y debe ponerse en sus manos para hacer lo que le diga si necesita tratamiento farmacológico, pero siempre le vendrá bien y facilitará el tratamiento hacer las demás cosas que aquí se mencionan.

Antes de acudir al especialistas y/o para tomarse la tensión correctamente hay que tener en cuenta:

  • Estar en ayunas desde al menos un par de horas antes.
  • No haber fumado.
  • Estar en reposo.
  • El brazo debe estar libre de opresión y apoyado sobre una mesa a la altura del corazón.
  • Preferible tomarla con un esfingomanómetro de mercurio. Una vez tomada, se esperarán cinco minutos, se vuelve a tomar, se sacan los valores y se hace la media. La presión obtenida debe estar por debajo de 135-85ml de mercurio. En algunos grupos poblacionales con afectación de órganos diana, la presión arterial se recomienda que esté aún más baja, una ideal es de 11-7 (110-70), que se asocia a una más alta longevidad y una mejor calidad de vida.

Síntomas de la hipertensión arterial

Dolor de cabeza, mareo, taquicardia, dolor en los ojos o más graves como dolor en el pecho.

Causas comunes de la hipertensión

  • Olvidar la medicación: La adherencia al tratamiento es fundamental para mantener los niveles de tensión estables.
  • Consumo excesivo de alimentos con altos niveles de sal: Puede descompensar en gran medida la tensión arterial.
  • La obesidad:  Al igual que para la apnea del sueño, una crisis de ansiedad y el ejercicio físico no supervisado, pueden desencadenar un cuadro de hipertensión.

Recomendaciones dietéticas para los que sufren de hipertensión: La dieta mediterranea

  • Aumentar la ingesta de verduras, frutas y legumbres: Procura que estén presentes en todas las comidas principales. Su riqueza en potasio ayuda a favorecer la disminución de la presión arterial por su efecto diurético, además de ser alimentos cardiosaludables.
  • Reducir la ingesta de sal: se aconseja no superar los 4-6 g de sal al día, y evitar las conservas en general, las sopas deshidratas o caldos de brik. Puedes sustituir la sal por especies pero no por salsa de soja que contiene también mucho sodio. El sodio es el encargado de regular la tensión arterial.
  • Elegir los lácteos desnatados o semidesnatados. Y evitar los quesos curados o semicurados.
  • Evitar los embutidos y las carnes grasas, vísceras y patés. En su lugar aumentar el consumo de pescado (entre 3 y 4 veces por semana, como mínimo).
  • Evitar la bollería industrial y los snacks.
  • Evitar las mantequillas o margarinas, y la mayonesa y otras salsas preparadas.
  • Escoger cocciones que requieran poca grasa, como los hervidos, plancha, horno, papillote… Evitando los fritos y rebozados.
  • Utilizar aceite de oliva para aliñar y cocinar.
  • Procurar alcanzar una ingesta adecuada de calcio. Algunos estudios señalan una relación entre una ingesta adecuada de calcio y una correcta presión arterial. Procura tomar 2 raciones de lácteos al día (1 ración de lácteo equivale a 1 vaso de leche o 2 yogures).
  • Moderar el consumo de cafeína. Lo más recomendable es no superar los 2 cafés al día y cuidado con las bebidas de cola y los tés, que también contienen cafeína.
  • Evitar el agua con gas o las bebidas carbonatadas. La bebida más aconsejable es el agua. Bebe al menos 1,5 litros de agua al día.

Cuando se produce una crisis de hipertensión la persona debe ser atendida por un médico para que evalúe el cuadro que está sufriendo y determinar si se debe a una crisis de ansiedad o hipertensiva.

Fuente: Internet

Click aquí: “Cómo el consumo excesivo de azúcar en las bebidas afecta la salud”.
Click aquí para ver el vídeo: “Hipertension arterial: síntomas, causas y tips para controlarla”.

Comentarios