¿Para qué sirven los suplementos alimenticios?

Para los humanos la alimentación es uno de los elementos esenciales para llevar un estilo de vida saludable, sin embargo, en la actualidad, el ritmo de vida de las personas es tan rápido que provoca que no se obtenga una nutrición adecuada, por diferentes factores.

Por lo anterior, existe un método para apoyar al cuerpo a consumir lo que le falta: los suplementos alimenticios.

Los suplementos alimenticios representan una opción saludable para complementar la alimentación que el cuerpo necesita para su funcionamiento y que en ocasiones no podemos absorber de los alimentos debido a los malos hábitos en nuestra vida diaria.

Los suplementos dietarios son cualquier sustancia que usted toma para mejorar su salud o bienestar. Esto incluye vitaminas, minerales y hierbas. La forma más común es en píldora o cápsula. También pueden obtenerse en polvos, bebidas y alimentos. Estos suplementos no están destinados a curar enfermedades o afecciones de salud. Se considera una excepción si la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) los ha aprobado a razón de una reclamación de salud.

Los suplementos alimenticios, independientemente de la marca, están diseñados para apoyar al organismo para satisfacer las necesidades de nutrientes de acuerdo al estilo de vida que se lleve, estos pueden estar dirigidos para las diferentes etapas de la vida y nos ayudarán a complementar el consumo de proteínas, vitaminas y minerales que se consumen.

Es por esa razón que es importante que las personas obtengan asesoría de nutriólogos expertos para que estos puedan apoyarlos en las cantidades que se deben consumir, cómo combinarlos con una sana alimentación y por busquen suplementos que estén elaborados por compañías serias, que cuenten con amplio respaldo científico y que sigan los lineamientos de las autoridades de salud.

Importancia del consumo de suplementos alimenticios

Las vitaminas y los minerales se conocen como micronutrientes. Ayudan a nutrir su cuerpo y mantenerlo sano. Usted puede obtenerlos consumiendo una variedad de alimentos en su dieta diaria. Esto garantiza que su cuerpo es capaz de absorberlos correctamente.

Debe intentar consumir una variedad de alimentos saludables, tales como frutas, verduras, carnes magras y pescado. Si no lo hace, puede que no reciba todos los micronutrientes que su cuerpo necesita. Tomar un multivitamínico puede ayudar. No hay pruebas que indiquen que ayudan a reducir el riesgo de cáncer o enfermedad cardíaca.

Las personas que pueden beneficiarse de los multivitamínicos incluyen:

  • Las mujeres que están embarazadas o intentando quedar embarazadas.
  • Las mujeres que están amamantando.
  • Las mujeres que tienen periodos menstruales abundantes.
  • Las mujeres que han pasado por la menopausia.
  • Las personas que no comen productos de origen animal. Esto incluye vegetarianos y veganos.
  • Las personas que han tenido cirugía de bypass gástrico para bajar de peso.
  • Las personas que tienen enfermedades del estómago, hígado, páncreas o vesícula biliar.
  • Las personas con problemas de salud digestiva. Esto incluye enfermedades gastrointestinales, intolerancia a la lactosa o alergias alimentarias.
  • Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), los estadounidenses adultos podrían no obtener suficiente de los siguientes micronutrientes.

Hay cientos de otros suplementos disponibles. Prometen tratar una variedad de síntomas. Sin embargo, la evidencia para apoyar estas afirmaciones es a menudo insuficiente. Algunas de las hierbas más populares incluyen:

  • Sulfato de condroitina.
  • Coenzima Q10 (CoQ10).
  • Enzimas digestivas.
  • Equinácea.
  • Ajo.
  • Gingko biloba.
  • Ginseng.
  • Glucosamina.
  • Kava.
  • Melatonina.
  • Fitoestrógenos, tales como el cohosh negro, el dong quai y la soja.
  • Probióticos.
  • Palma enana americana.
  • Hierba de San Juan.

En nuestro país, entre los productos más solicitados están los suplementos para aliviar el estrés, la ansiedad y el insomnio. Pero también llegan personas con distintos tipos de cáncer, enfermedades autoinmunes como lupus, migrañas, dolores articulares, problemas gastrointestinales y más. Asimismo, están quienes simplemente buscan mejorar su estilo de vida, hacer depuraciones del organismo, deportistas que quieren un mayor rendimiento y vitalidad, y gente que vive agotada y necesita un suplemento.

¿Todo esto se puede tratar con medicamentos naturales? Según la especialista Talía Lanata, médica naturista y promotora de Alma Botánica (Lima), así es; pero esto no significa que la medicina natural, en sí, sea excluyente. “Yo no estoy en contra de los tratamientos convencionales para enfermedades como el cáncer. Jamás en mi consultorio le diré a un paciente que deje su tratamiento para que tome solo medicina natural. Esa es una decisión personal. A veces llegan personas con incertidumbre porque quieren probar medicina natural, pero sus médicos les dicen que no tomen ningún suplemento. Hay otros médicos tratantes más abiertos a la medicina natural que la ven como un coadyuvante”, apunta Lanata.

Por ello, es que es necesario, la necesidad de evaluar cada caso particular para conocer los tratamientos empleados y el estilo de vida del paciente, y así evitar cualquier posible contraindicación.


Hable con su médico antes de comenzar a tomar un suplemento dietario. Él puede hablarle sobre los beneficios y riesgos de cada suplemento.

Asegúrese de informarle cualquier otra cosa que tome. Esto incluye todos los medicamentos, ya sean recetados o de venta libre. Algunos de estos medicamentos pueden interactuar con los suplementos. No tome más de la dosis recomendada en la etiqueta, a menos que su médico lo apruebe. Solo porque un suplemento se anuncia como “natural” no significa que sea seguro. Tambien puede ayudarle a decidir qué micronutrientes necesita, dependiendo de su salud y estilo de vida en general. Los suplementos pueden causar problemas con tratamientos contra el cáncer o las cirugías. Su médico sabrá si interactúan con cualquier afección de salud que tenga.

Por ejemplo, los alimentos ricos en vitamina E y betacaroteno son saludables y pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer. Sin embargo, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. (USPSTF) y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) recomiendan no tomar vitamina E o betacaroteno para la prevención de enfermedades cardiovasculares. Las personas que fuman o tienen riesgo de sufrir cáncer de pulmón también deben evitar el betacaroteno. Puede aumentar su riesgo de cáncer de pulmón.

Las compañías farmacéuticas siguen las regulaciones de la FDA. Algunos fabricantes de suplementos dietarios siguen las normas de calidad de la Convención de Farmacopea de los Estados Unidos. Esto significa que se ofrecen voluntariamente para que sus productos sean probados. Una compañía externa los analizará para determinar la calidad y la pureza antes de que se vendan. Estos suplementos muestran credenciales adicionales en sus etiquetas. Busque que digan “Verificado por USP” o “Calidad Aprobada por ConsumerLab.com”.

Por lo general, los suplementos dietarios son seguros siempre y cuando no se usen en cantidades excesivas. Esto es especialmente cierto para las vitaminas liposolubles A y E. Verifique la cantidad diaria recomendada (RDA, por sus siglas en inglés) en la etiqueta. Tomar demasiado puede causar efectos secundarios no deseados o dañinos.

Sin embargo, algunos suplementos de hierbas pueden no ser seguros. Pueden contener ingredientes no enumerados que podrían enfermarlo. Los fármacos no mencionados en la etiqueta pueden incluir esteroides o estrógenos. Algunos productos pueden contener incluso sustancias tóxicas o venenosas. Algunos ejemplos incluyen arsénico, mercurio, plomo y pesticidas. Los suplementos deben ser retirados del mercado si se descubre que contienen ingredientes tóxicos.

Preguntas para hacerle a su médico respecto  a los suplementos alimenticios

¿Cómo sé si necesito un suplemento alimenticio?
¿Cómo sé qué dosis debo tomar?
¿Qué suplementos alimenticios pueden ser beneficiosos para mí?
¿Se considera a una vitamina un suplemento alimenticio?
¿Pueden los suplementos alimenticios interactuar con los alimentos o medicamentos que estoy tomando?
¿Pueden los suplementos alimenticios causar efectos secundarios?
¿Pueden los suplementos alimenticios que tomo interferir con mis resultados de laboratorio?
¿Con qué frecuencia debo tomar un suplemento alimenticio?
¿Son seguros los suplementos alimenticios?
¿Son los suplementos alimenticios “naturales” más seguros?
¿Hay alguna persona que deba evitar tomar suplementos alimenticios?
Hay tantos suplementos alimenticios disponibles en la tienda, ¿cómo escojo el suplemento correcto para mí?
¿Puedo tomar suplementos alimenticios si estoy embarazada o amamantando?
¿Qué tipos de suplementos alimenticios son seguros para los niños?

Los suplementos alimenticios, representan una gran opción para aquellas personas para las que su vida diaria no les permite consumir los nutrientes necesarios debido a su alimentación y que combinados con ejercicio ayudarán a la función natural del cuerpo para obtener un mayor nivel de energía, concentración y vitalidad.

Fuente: Internet

Click aquí: ” Qué es y cómo tratar la Meningitis”.
Click aquí para ver el vídeo: “Suplementos Nutricionales – Calidad al Día #56 – 14 de mayo 2014”.

Comentarios