El fabricante chino Meizu no solo se deshace del puerto para auriculares en su nuevo smartphone, también se despide del de carga, botones, la parrilla de altavoces e incluso de la ranura para tarjeta SIM.

El Meizu Zero tiene una pantalla AMOLED de 5.99 pulgadas que funciona como altavoz y cuenta con un lector de huellas dactilares integrado.

Tiene carga inalámbrica de 18 W y puede transferir archivos de manera inalámbrica con un accesorio que promete la mayor velocidad que el estándar USB 3.0 puede ofrecer.

Y para solucionar la falta de ranuras SIM, Meizu usa el estándar eSIM, adoptado recientemente por Apple en su nueva generación de iPhone.

El cuerpo de cerámica del Meizu Zero no tiene botones, pero sí sensores de presión en los costados. Sus únicas intrusiones son las que albergan las dos cámaras y dos agujeros para el micrófono y para poder resetear el teléfono.

Meizu asegura que este teléfono tiene una certificación IP68, la mayor que puede obtener un teléfono frente al agua y al polvo. También pide paciencia al público, ya que aún no revela el precio ni la disponibilidad del equipo.

Comentarios