La Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT), mediante el Servicio de Gestión Ambiental (SEGAT) y sus educadores ambientales de la Subgerencia de Calidad Ambiental y Proyectos, viene sensibilizando a las personas sobre el uso del plástico, con el único fin de erradicarlo al 100 %.

Este elemento sintético, en su mayoría, usado una sola vez, puede tardar hasta 400 años en degradarse y suele contener aditivos que contaminan el agua y el suelo, así como el atentado que representa a la fauna silvestre.

Ante ello, y con el propósito de disminuir su uso, la ley 30884, “que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables”, determina el cobro de un impuesto, cuyo objetivo es el de condicionar a los consumidores a reducir dicha utilización o erradicarla.

En este sentido, en todo el país, el consumo de bolsas plásticas está afecto a un impuesto gravado por la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (SUNAT), cuyo importe deberá figurar en los comprobantes de pago (boletas o facturas electrónicas), como el Impuesto al Consumo de las Bolsas de Plástico (ICBPER).

La medida considera un incremento paulatino hasta el próximo 2023, determinando el valor de este impuesto, desde 0.10 a 0.50 céntimos por bolsa, los cuales serán pagados por los productores, importadores, centros comerciales, distribuidores y consumidores de acuerdo al siguiente cronograma: 0.10 en 2019, 0.20 en 2020, 0.30 en 2021, 0.40 en 2022, 0.50 en 2023 y años subsiguientes de manera indefinida en caso no exista una modificatoria.

En un primer momento, se planteó disponer que lo recaudado por SUNAT sea transferido al Fondo Nacional del Ambiente (FONAM) pero, según el artículo 12 de dicha Ley, indica que dichos ingresos “… el impuesto al consumo de las bolsas de plástico constituye ingreso del tesoro público y su administración le corresponde a la SUNAT”.

Comentarios