¿Qué es y cómo tratar la menopausia?

La menopausia o climaterio es una etapa totalmente normal en la vida de la mujer, es el momento que marca el final de los ciclos menstruales. Se diagnostica después de que transcurren doce meses sin que tengas un período menstrual. La menopausia puede producirse entre los 40 y 50 años, pero la edad promedio es a los 51 años en los Estados Unidos.

La menopausia es un proceso biológico natural. Son varios los cambios psicológicos y fisiológicos que afectan a la mujer cuando entra a la etapa de la vida denominada menopausia, caracterizada por la desaparición de la menstruación.

Los síntomas físicos, como los sofocos y los síntomas emocionales de la menopausia, pueden alterar el sueño, disminuir la energía o afectar la salud emocional.

A medida que los niveles de hormonas femeninas disminuyen se presentan síntomas como los sofocos y/o bochornos, que pueden presentarse en su forma más intensa cuando se detienen los periodos, aumento de la sudoración, problemas para conciliar el sueño, bajo estado de ánimo o aumento de peso. Además, puede afectar al estado anímico de la mujer. Aunque todas las mujeres vayan a vivir esta etapa, es frecuente enfrentarse a la menopausia con desasosiego y temor.

Por norma general, los síntomas de la menopausia empiezan a manifestarse sobre los 45 a 50 años. Pueden durar de 10 a 15 años dependiendo de cada mujer.

Síntomas de la menopausia

  • Sofocos: Los sofocos o calores se sienten como una sensación brusca de calor en el rostro y el cuello. Se suelen acompañar de rojeces en la piel. Suelen terminar con sudores fríos. Los sofocos se pueden presentar en cualquier momento durante el día y la noche. Es uno de los síntomas más característicos e incómodos de la menopausia para la mujer.
  • Alteraciones vaginales: La pared vaginal se vuelve más fina, menos elástica, y la lubricación natural disminuye. Esto puede afectar a la vida sexual de la mujer ya que las relaciones sexuales pueden ser dolorosas debido a esa sequedad vaginal llamada dispareunia.
  • Problemas urinarios: El perineo también pierde elasticidad. Puede provocar incontinencia urinaria al hacer algún esfuerzo (estornudos, risa fuerte). De hecho, entre un 30 y un 40% de las mujeres maduras ha tenido algún episodio de pérdida de orina.
  • Aumento de peso: Durante la menopausia es frecuente sufrir un aumento de peso progresivo. Por eso es importante llevar una dieta saludable y hacer ejercicio a diario.
  • Alteración del estado de ánimo: Los cambios hormonales que sufre el cuerpo de una mujer durante la menopausia puede tener una influencia directa en el estado de ánimo, el bienestar y el humor. Es frecuente que la mujer se sienta desanimada. Este síntoma aumenta el riesgo de depresión. De hecho, según el estudio Las percepciones y los hábitos durante la menopausia realizado por Cinfasalud, la menopausia afecta negativamente a la autoestima a una de cada cuatro mujeres en España.
  • Riesgo de osteoporosis: Con la disminución de la producción de estrógenos, los huesos se vuelven más frágiles. El riesgo de fractura aumenta. Afecta más o menos a todas las mujeres. No obstante, otros factores aparte de la menopausia también pueden favorecer el desarrollo de la osteoporosis como un peso bajo, una dieta pobre, el consumo de alcohol y tabaco, el sedentarismo o una menopausia precoz.
  • Enfermedad cardiovascular: con la menopausia, las mujeres están más expuestas a las enfermedades cardiovasculares. Atención, la menopausia en sí misma no es un factor de riesgo particular; sobre todo hay que tener en cuenta criterios como el tabaco, la diabetes, la obesidad, la hipertensión, el sedentarismo, una dieta poco saludable o los antecedentes familiares.

Complicaciones que trae la menopausia en la salud femenina

Después de la menopausia, tu riesgo de ciertas afecciones aumenta. Por ejemplo:

  • Enfermedad del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedad cardiovascular). Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular. La enfermedad cardíaca es la causa principal de muerte en mujeres así como también en hombres. Por lo tanto, es importante ejercitarse regularmente, comer una dieta sana y mantener un peso normal. Pídele consejo a tu médico acerca de cómo proteger tu corazón, por ejemplo, cómo reducir el colesterol o la presión arterial si es muy alta.
  • Osteoporosis. Este trastorno hace que los huesos se tornen débiles y quebradizos, lo que trae como consecuencia mayor riesgo de fracturas. Durante los primeros años después de la menopausia, se puede perder densidad ósea a un ritmo rápido, lo cual aumenta el riesgo de osteoporosis. Las mujeres posmenopáusicas con osteoporosis son particularmente propensas a sufrir fracturas en la columna vertebral, las caderas y las muñecas.
  • Incontinencia urinaria. A medida que los tejidos de la vagina y de la uretra pierden elasticidad, puedes sentir una fuerte necesidad frecuente y repentina de orinar seguida de una pérdida involuntaria de orina (incontinencia imperiosa) o de una pérdida de orina al toser, al reírse o al levantarse (incontinencia de esfuerzo). Puedes tener infecciones de las vías urinarias con más frecuencia. El fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico con ejercicios de Kegel y el uso de estrógeno vaginal tópico pueden ayudar a aliviar los síntomas de incontinencia. La terapia hormonal también puede ser una opción de tratamiento eficaz para los cambios menopáusicos en la vagina y en las vías urinarias que pueden provocar incontinencia urinaria.
  • Función sexual. La sequedad vaginal debida a la disminución de la producción de humedad y la pérdida de elasticidad pueden causar malestar y un leve sangrado durante el acto sexual. Además, la disminución de la sensibilidad puede reducir el deseo sexual (libido). Los humectantes vaginales a base de agua y los lubricantes pueden ser de ayuda. Si un lubricante vaginal no es suficiente, muchas mujeres se benefician del uso de un tratamiento de estrógeno vaginal local, que está disponible como crema, tableta o aro vaginal.
  • Aumento de peso. Muchas mujeres aumentan de peso durante la transición menopáusica y después de la menopausia debido a que el metabolismo se torna más lento. Puede que necesites comer menos y ejercitarte más, lo justo para mantener el peso actual.

Cómo tratar los síntomas de la menopausia

El tratamiento para aliviar las molestias o síntomas de la menopausia varía de una mujer a otra y dependen de la intensidad de los síntomas. Lo más frecuente es que el médico paute una terapia sustitutiva con hormonas como estrógenos o progesterona. El objetivo es reducir los efectos en la salud de la disminución de la producción de estrógenos por la menopausia.


El bochorno, los cambios de humor, el aumento de peso y otros cambios producidos por la llegada de la menopausia se pueden aliviar con métodos de relajación y actividad física.

Las productos naturales como las isoflavonas de la soja, por ejemplo, pueden ser una opción para mitigar los síntomas más leves de la menopausia. Sin embargo, no existen evidencias reales sobre la eficacia de estos productos para tratar de forma eficaz todos los síntomas.

En todo caso, es recomendable acudir al médico para analizar la situación personal de cada mujer y pautar la terapia más adecuada para aliviar los síntomas de la menopausia en cada caso.

“Cada mujer necesitará su propio tratamiento hormonal pero en baja dosis, suficiente para mejorarse. Pero hay mujeres en las que no se pueden aplicar hormonas, por ejemplo, en las que tienen antecedentes de cáncer ginecológico, ahí se recomienda el ejercicio como tratamiento”, manifestó. indicó el ginecólogo Napoleón Paredes, director de Isafem.

El doctor señaló que el único examen para saber que se ha dejado de menstruar es el FCH, también llamado de la hormona folículo stimulante. A esto se debe acompañar otro tipo de pruebas, de acuerdo a la manifestación de sus dolencias.

Hay muchos tratamientos eficaces disponibles: desde ajustes en el estilo de vida hasta terapia hormonal.

“Tres de cada 10 mujeres no tienen síntomas. Pero eso no quiere decir que no se descalcifique y que la piel no se reseque, pues se arruga. Esta resequedad lo observamos a nivel urogenital: la sequedad y dolor en el acto sexual y como los tejidos se sueltan, pueden caerse los órganos pelvicos, ocasionando el prolapso. También pueden existir problemas de incontinencia urinaria, que pueden ocasionar infecciones”, indicó el médico, que pertenece a la Sociedad Internacional de la Menopausia.

También un punto importante es el apoyo y la compresión de la familia, especialmente de la pareja y los hijos.

Sin embargo no todo es malas noticias. El especialista en Medicina de la Actividad Física y el Deporte de Bodytech, Alejandro Sarmiento, informo en la entrevista que existen estrategias para poder aliviar los efectos de la menopausia en la psique y el cuerpo de la mujer, los cuales puedes aplicar como alternativas que pueden coadyuvar en esta etapa de tu vida.

1. Técnicas de relajación
Los cambios bruscos en los niveles de estrógeno de la mujer pueden ocasionarle un cuadro de sofocos, que son ondas de calor y sudoración. Dichos sofocos también pueden ser acompañados de alteraciones en el sueño de la afectada.

La acupuntura y el yoga como métodos de respiración profunda y meditación son buenas alternativas para reducir este síntoma, dice Sarmiento.

2. Actividad física
La depresión y la irritabilidad son cambios de humor que también afectan a las mujeres durante la menopausia. Realizar ejercicios diarios como salir a correr, nadar o simplemente caminar ayuda a descargar emociones. Si la persona tiene a alguien de confianza con quien conversar sería una buena opción.

3. Alimentación saludable
Una nutrición balanceada basada en alimentos frescos como vegetales, verduras y cereales ayudan a la mujer a controlar su peso, que podría aumentarse debido al cambio de estrógeno.

4. Ejercitar la memoria
Si bien las fallas de memoria son comunes en los seres humanos, luego de la menopausia son más frecuentes en las mujeres. Para poder reducir este efecto, es necesario que la personas practiquen el hábito de la lectura o interpreten algún instrumento musical, de esta forma se ejercita la mente.

Evitar alimentos altos en azúcar y grasas también aporta a agilizar la mente porque estos nutrientes producen en el cerebro cierta pesadez para la memoria, dice el médico Sarmiento.

5. Uso de lubricante
La sequedad vaginal es un síntoma físico que tiene la mujer durante la menopausia. Puede ocasionar dolor y molestias durante el acto sexual. El consumir alimentos ricos en soya y usar lubricante vaginal con vitamina E ayuda a reducir la sequedad vaginal.

El cuidado preventivo de la salud a medida que envejeces puede comprender análisis para la detección recomendados, como la colonoscopia, la mamografía y el análisis de triglicéridos. El médico también podría recomendarte otras pruebas y análisis, incluso análisis de la tiroides si lo sugieren tus antecedentes, así como exámenes de mama y pélvicos.

Finalmente podemos recomendarte que realizes consultas regulares con tu médico para el cuidado preventivo de tu salud y para despejar cualquier inquietud médica y pueda monitorear tu paso por este periodo natural de tu vidad. Continúa con estas consultas durante y después de la menopausia.

Fuente: Internet

Click aquí: “Lo que debes saber del cáncer de mama”.
Click aquí para ver el vídeo: “Alimentos para aliviar los sofocos en la menopausia”.

Comentarios