El Liverpool conquistó su sexto título de Copa de Europa al vencer 2-0 al Tottenham, en la final disputada en el Estadio Metropolitano de Madrid y se resarce de la final perdida el año pasado en Kiev contra el Real Madrid.

El egipcio Mohamed Salad abrió el marcador al transformar un penal nada más comenzar el partido (2) y el belga Divock Origi, verdugo del Barcelona en semifinales con tres goles, sentenció a poco para el final (87).

En un partido que comenzó con un emotivo minuto de silencio por la muerte del internacional español José Antonio Reyes este sábado en un accidente de tráfico, el ganador empezó a dibujarse pronto.

Un balón levantado en el área por Sadio Mané, lo interceptó Moussa Sissoko con el brazo, sin que el árbitro dudara en señalar la pena máxima, que Salah se encargó de transformar (2) para alegría de los miles de aficionados Reds presentes en el Metropolitano madrileño.

Con el paso de los minutos, el partido empezó a romperse y en los últimos 20 minutos, el Tottenham, sin nada que perder se volcó sobre la portería contraria, pero, entonces, Origi cazó un balón en el área para soltar un disparo cruzado que se colaba en la portería de Lloris poniendo el definitivo 2-0.

El Liverpool volvió a levantar la ‘Orejona’ catorce años después de conquistar su última Champions, en la memorable final que ganó en los penales en 2005 al Milán tras remontar un 0-3 en contra.

Comentarios