Los hospitales del Ministerio de Salud (Minsa) cuentan con 24 mil médicos para atender a 17 millones de pacientes, esta realidad ha motivado a la Universidad César Vallejo (UCV) a brindar médicos preparados, quienes contribuirán con los miles de asegurados en el país.

Por ello se desarrolló la ceremonia de imposición de mandiles a doscientos estudiantes de primer ciclo de la Escuela profesional de Medicina, quienes recibieron por parte de sus familiares y/o amigos, el mandil blanco, símbolo que representa pureza, protección, vida, y sanación.

La ceremonia contó con la participación del Dr. Walter Llaque Dávila, director académico adjunto de la UCV, quien fue el encargado de presidir este significativo acto. Señaló que hoy en día lo que se necesita no sólo es calidad profesional, sino también de persona, pues se debe tomar en cuenta el sentir de los pacientes y no hacer oídos sordos a sus necesidades.

Por su parte, la decana de la Facultad de Ciencias Médicas de la UCV, Dra. Amalia Vega Fernández expresó, “debemos tener en cuenta que en la carrera de medicina se estudia toda la vida, porque cada día se afrontan diferentes casos que requiere continua capacitación, ya que los cambios en medicina son rápidos. El Perú no solo necesita médicos generales, sino médicos especializados”.

La decana indicó que las especialidades médicas más demandadas en el Perú, enfocadas en la morbimortalidad son ginecobstetricia, pediatría y psiquiatría.

El tiempo aproximado de formación de esta carrera profesional en la UCV es de siete años, desde el tercer año, los estudiantes acuden a los hospitales para complementar el aspecto teórico, con la experiencia a nivel hospitalario. Al egresar de la universidad, obtienen el título de médico cirujano, y luego pueden optar por tomar una de las doce especialidades que brinda esta casa superior de estudios.

Comentarios