Lo que debes conocer sobre la Celulitis

La Celulitis es una enfermedad del tejido subcutáneo, que afecta a un 99% de las mujeres en mayor o menor medida. La razón es que se las mujeres tienen más grasa corporal que los hombres, fundamentalmente alrededor de las caderas y de los muslos. Este trastorno no siempre lleva asociado un exceso de peso, pues también se observa en personas delgadas.

Se evidencia con la prueba de pellizcamiento, con la aparición de la piel de naranja y está causada por una deficiente alimentación (falta de nutrientes) y deficiente en oxigenación de la piel (falta de buena irrigación). A pesar de ser indolora, presenta hojuelos en la piel, que coinciden con la salida de estrías causadas por estiramiento o comprensión rápida de la piel.

Aparece en cara externa de los muslos y en la cara interna de las rodillas. Aparece normalmente en la adolescencia y si no se elimina, permanece durante toda su vida.

Lleva el nombre Celulitis por que se manifiesta como depósitos irregulares de grasa en el tejido subcutáneo (es decir que está localizada debajo de la piel), que las mujeres que se tienden a acumular alrededor de las caderas, el vientre y los muslos.

La Celulitis , es cuando la piel tiene apariencia de piel de naranja y suele empezar a formarse durante la pubertad, pero no siempre se hace evidente a esa edad.

La Celulitis, aunque no pone en riesgo la salud, es considerada un problema estético, que modifica contornos, causas, molestias y mina la autoestima de quien la padece.

¿Dónde comienza la Celulitis?

La piel cuenta con tres capas protectoras, una de ellas es la Hipodermis. Esta es la que contiene en su mayor parte las células, que almacenan grasa y que se denominan Adipocitos. Los Adipocitos acumulan sustancias grasas con el fin de regular la temperatura corporal y amortiguar posibles impactos externos. Cuando el almacenamiento de grasas no se armoniza con el desgaste de éstas, se produce un aumento en la talla corporal. Así los Adipocitos o células grasas aumentan su tamaño y empujan la piel creando pequeños abultamientos o protuberancias, que se manifiestan al exterior con el nombre de piel de naranja. Así mismo la Celulitis se forma por deficiencias de la circulación y activación hormonal, la genética y el ritmo de vida sedentario.

¿Cuántas clases de Celulitis hay?

  • Celulitis general: Esta clase de Celulitis se presenta con mucha frecuencia en mujeres obesas y con hábitos alimenticios desordenados. Se inicia al finalizar la niñez y entrar a la etapa de la pubertad y se va haciendo más dañina con los años, causando evidentes e importantes cambios estéticos en el abdomen, caderas, nalgas, en los muslos y en las piernas.
  • Celulitis localizada: La principal característica de esta Celulitis es que presenta dolores intensos. Por esta razón, es más complicada. Aparece en el abdomen, las nalgas, la parte inferior de la espalda, parte interior de los brazos, los tobillos y en la piel acumulada abajo de las axilas. Se presenta en jóvenes de 16 a 20 años. También hasta los 35 años, presenta síndrome de piernas cansadas.
  • Celulitis blanda: Es la clase de Celulitis en donde la piel se presenta floja, blanda, flácida y de aspecto gelatinoso y se hunde ante la más mínima presión de la zona. No sólo se observa a simple vista la aparición de la Piel de Naranja, si no que también causa una fatiga permanente y una debilidad, que puede desembocar en otros trastornos como: insomnio, nerviosismo, mareos, así como varices, varicosidades o edemas blancos con retención de líquidos. La Celulitis blanda se presenta en personas sedentarias, que no realizan habitualmente actividad física o que fueron activas y ya no lo son.
  • Celulitis adematosa: Es la Celulitis en donde la piel presenta apariencia de las dos anteriores. Se caracteriza por alta retención de líquidos. La Celulitis adematosa se encuentra en mujeres de “todas las edades”. Es más frecuente en jóvenes y adolescentes. Las personas se hinchan y engordan hasta adoptar un aspecto totalmente recto, como dos grandes columnas. También suele resultar, en algunos casos, un poco dolorosa al tacto y pueden apreciarse los nódulos.
  • Celulitis dura: Es la Celulitis en donde la piel se presenta consistente y endurecida. Se observa en mujeres jóvenes, deportistas, debido a que sus tejidos son firmes y están bien tonificados por el ejercicio.

¿Qué puede suceder si se descuida la Celulitis?

La Celulitis se convierte en un trastorno progresivo incapaz de curarse espontáneamente, por lo que no podemos esperar a la desaparición milagrosa, ya que cuando aparece, lo hace con afán de permanencia y con el tiempo irá evolucionando hasta adquirir unas proporciones desconcertantes.

Es muy importante tratarla bien desde el principio. Si utilizamos alguna medida terapéutica inadecuada será cada vez más difícil resolver el problema.

Desgraciadamente no se puede hacer nada para prevenir la Celulitis. La mayor parte de las mujeres la sufren, incluso las más delgadas.

¿Qué puedo hacer para tratar la Celulitis?

  • Liposucción: Una vez que has desarrollado Celulitis, no puedes hacer gran cosa, a no ser que optes por una intervención quirúrgica (como la liposucción, intervención en la que la grasa es aspirada).
  • Uso de cremas para reducir la Celulitis: Suelen contener algas, extractos de té verde u otros ingredientes, normalmente con la finalidad de estimular la circulación. Úsalas, pero no esperes milagros, aunque puedas notar mejoras en la textura y en el aspecto de tu piel, lo más probable es que se deban al masaje que te des al aplicarlas. Algunos compuestos a partir de hierbas también prometen reducciones en la Celulitis al estimular la circulación, la velocidad del metabolismo y facilitar la eliminación de líquidos. Muchos centros de belleza ofrecen tratamientos. Los resultados en todos los casos son similares.
  • Cambios en tu estilo de vida: A pesar de todo esto, aunque no puedes hacer gran cosa, hay algunos cambios en tu estilo de vida que, en general, pueden mejorar la apariencia de tu piel.
  • Ejercicio: El ejercicio es esencial para mantener el tono muscular, te da energía y te ayuda a ver la vida de forma positiva, especialmente si pasas mucho tiempo sentada en el trabajo o frente al televisor. Las clases de aerobic o de “steps” son una buena opción, y se puede empezar a ver una mejora en tu aspecto en unas pocas semanas. Si no puedes ir a clases, andar más ya supondrá una ligera mejoría. La natación también es un buen ejercicio. No olvides consultar antes a tu médico si hace mucho tiempo que no haces ejercicio.
  • Dieta: La idea de que la Celulitis se puede reducir evitando ciertos alimentos como el café y el alcohol y bebiendo grandes cantidades de agua para eliminar toxinas está muy extendida. A pesar de que no existe evidencia alguna de que esto afecte a la Celulitis, es buena idea seguir estas pautas, ya que una dieta equilibrada es esencial para llevar una vida sana.
  • Masajes y cepillados: La textura de la piel puede mejorar con masajes o cepillados periódicos. Puedes aplicarte un masaje utilizando las manos o algún aparato eléctrico especialmente diseñado para ello. También puedes utilizar cepillos para el cuerpo. Úsalos sin mojar la piel, antes del baño o la ducha. Cepíllate siempre hacia el corazón y nunca lo hagas si tienes la piel muy seca, dañada o quemada por el sol.
  • El bronceado: Es sólo una ilusión óptica, pero tener las piernas morenas las hace parecer más delgadas. Si además utilizas algún producto autobronceador, sus ingredientes pueden hacer que mejore la textura de tu piel.

Fuente: Internet

Click aquí: “Cómo el consumo excesivo de azúcar en las bebidas afecta la salud”.
Click aquí para ver el vídeo: “La Celulitis – DR TV”

Comentarios