¿Cómo afecta en el cuerpo la salud bucal?

Una mala salud bucal puede afectar a todo nuestro organismo. Lo que se manifiesta en la boca puede estar muy relacionado a lo que sucede en el resto del cuerpo y el bienestar general. La salud bucal es más importante de lo que podrías imaginar.

La boca es conocida como “la ventana de la salud del cuerpo”, ya que refleja tanto síntomas de bienestar como de enfermedad. Las consecuencias que puede generar una mala higiene bucal pueden ser mayores que un simple dolor de muelas, ya que el cuerpo está compuesto por un sistema interconectado y todo lo que sucede en nuestra boca, repercute en nuestro organismo.

Como muchas zonas del cuerpo, la boca está repleta de bacterias, la mayoría de las cuales son inofensivas. Normalmente, las defensas naturales del organismo y un buen cuidado de la salud bucal, como cepillarse los dientes y usar hilo dental a diario, pueden mantener estas bacterias bajo control. Sin embargo, si no se mantiene la higiene bucal adecuada, las bacterias pueden alcanzar niveles que pueden provocar infecciones bucales, o hasta enfermedades sistémicas que afectan la salud general.

Es por eso que, si no cuidamos la boca de la forma adecuada, generalmente el crecimiento y reproducción de estas bacterias se vuelve incontrolable, llegando a generar infecciones que pueden propagarse hacia el resto del cuerpo. A partir de esto, el cuidado de la boca no solo es importante por la boca en sí, sino que también para el resto del cuerpo.

¿Cuáles son las consecuencias de una mala salud bucal?

  • Enfermedades periodentales:  Las caries o las distintas enfermedades periodontales suelen liberar subproductos tóxicos que son perjudiciales para el cuerpo. Esto se puede relacionar con la artritis o a diversos problemas cardíacos, tales como un infarto debido a la acumulación de bacterias. La periodontitis hace que en el cuerpo se liberen sustancias propias de una reacción inflamatoria y hace que a aquellas personas que sufren de aterosclerosis, las placas de colesterol viajen por el torrente sanguíneo hacia el cerebro. Esto podría generar un ACV (accidente cerebrovascular, infarto cerebral) debido a la obstrucción de una arteria cerebral.Uno de los problemas más frecuentes son las enfermedades periodontales, que además de poder llegar a causar la pérdida de los dientes, en mujeres embarazadas puede llegar a provocar partos prematuros o dar a luz bebés con bajo peso, esto debido a que se ha demostrado que eventos inflamatorios sistémicos o exposición a bacterias gram negativo pueden producir estas complicaciones. Sin embargo, el peor escenario en el que puede evolucionar una enfermedad periodontal es la diabetes.

Es por eso que el cuidado de nuestra boca no solo es importante para tener una buena salud bucal, sino que también para el resto de nuestro organismo. Cepillarse los dientes tres veces al día, así como realizar una buena higiene interdental y acudir dos veces al año a un especialista, son fundamentales para estar saludable. El cuidado de la salud bucal es una inversión en la salud general.

  • Dolores de cabeza: El origen más común de estos dolores de cabeza musculares es por causa del bruxismo, o el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes sin propósitos funcionales. Esto ocurre, generalmente, de noche y provoca una tensión acumulativa en los músculos de masticación. Los músculos de masticación son poderosísimos, para que tenga una idea el músculo masetérico es el más poderoso del cuerpo ejerciendo 200lbs de presión al cerrar la boca. Luego, existen tres músculos principales adicionales que cuando entran en espasmo crónico son los responsables de esos dolores de cabeza o de tensión tan molestos y que provocan que otros músculos se unan como los del cuello y espalda alta.
  • Mala digestión: Problemas en las encías o de mala relación de la mordida hacen que  nuestro mecanismo de masticación sea defectuoso. Puede darse ya sea por falta de dientes, por dolor al masticar causado por (maloclusíon), por dientes rotos a causa de caries, o todo a la vez, resulta obvio que la comida no va a ser procesada correctamente antes de enviarla al estómago.
  • Reflujo gastrointestinal: El proceso de masticación involucra triturar bien los alimentos y mezclarlos con la saliva que contiene enzimas que empiezan a digerir la comida para luego continuar la digestión en el estómago. Si la comida no se mastica y procesa bien en la boca, el estómago pasa trabajo doble y, por tanto, la comida permanece más tiempo en él, en lo que puede ser pasada al intestino. Esto provoca que se forme más ácido del normal y, al estar tanto tiempo en el estómago, comienza el problema del reflujo ácido. Así que si los dientes no están funcionando bien, pues es como un molino sin piedra.
  • Problemas en las encías: El embarazo produce alteración en los niveles de estrógeno y progesterona, lo que hace que las encías reaccionen exageradamente a la placa dental bacteriana, y de paso entonces a desarrollar problemas de encías que se quedan con la paciente aún luego que de a luz. Así que la buena higiene oral y el cuidado preventivo nuevamente redunda en salud para la madre y bebé durante el embarazo.
  • La endocarditis: La endocarditis es una infección de la capa interna del corazón (endocardio). Por lo general, la endocarditis se produce cuando las bacterias u otros gérmenes de otra parte del cuerpo, como la boca, se propagan a través del torrente sanguíneo y se adhieren a zonas dañadas del corazón.
  • Enfermedad cardiovascular: Algunas investigaciones indican que las enfermedades cardíacas, las arterias obstruidas y los accidentes cerebrovasculares podrían vincularse con la inflamación y las infecciones que se producen a causa de las bacterias bucales.
  • Diabetes: La diabetes reduce la resistencia del cuerpo a las infecciones, lo que representa un riesgo para las encías. La enfermedad de las encías parece ser más frecuente y grave entre las personas que tienen diabetes. La investigación indica que las personas que padecen enfermedad de las encías tienen mayor dificultad para controlar los niveles de azúcar en sangre y que la atención periodontal regular puede mejorar el control de la diabetes.  La enfermedad de las encías (periodontitis) tiene un componente inflamatorio e infeccioso significativo, y como generalmente es un problema crónico, afecta adversamente en el control metabólico de la diabetes. A los pacientes diabéticos se les recomienda siempre que eviten desarrollar infecciones, y muchas veces se olvidan que la periodontitis es un problema infeccioso. Luego viene a ser un problema dual, porque el paciente con diabetes tiene mas riesgo de desarrollar problemas de las encías si no la ha tenido y viceversa, cuando ya tiene infección de las encías complica el cuadro de la diabetes.

Otras enfermedades que podrían estar asociadas con la salud bucal son los trastornos de la alimentación, la artritis reumatoide, el cáncer de cabeza y de cuello, y el síndrome de Sjögren, un trastorno del sistema inmunitario que provoca sequedad de la boca.

¿Cómo puedes proteger tu salud bucal?

Debes tener y mantener buenos hábitos de higiene bucal diarios. A continuación mencionamos algunos:

  • Cepíllate los dientes, al menos, dos veces por día con un dentífrico con flúor.
  • Usa hilo dental todos los días.
  • Mantén una dieta saludable y limita los tentempiés entre comidas.
  • Reemplaza tu cepillo de dientes cada tres o cuatro meses, o antes si las cerdas están desgastadas.
  • Programa controles y limpiezas dentales regulares.
  • Evita usar tabaco.
  • Además, comunícate con el dentista tan pronto como surja un problema de salud bucal.

Es necesario, si es que queremos gozar de una buena salud, tratar problemas de salud oral cuando todavía están en sus etapas tempranas. La salud oral es parte de la salud en general, por tanto tener buenos hábitos de higiene y cuidado oral va a desembocar en una mejor salud y cuidado de todo el cuerpo.

Fuente: Internet

Click aquí: “Tratamiento para dientes flojos”.
Click aquí para ver el vídeo: “Promoviendo la Salud bucal en el Perú”.

Comentarios