En medio del sonido de sirenas y con los vehículos detenidos en plena vía pública, los peruanos participaron a las 10.00 horas en el simulacro multipeligro que se desarrolla a escala nacional con el objetivo de conocer cuán preparados estamos para afrontar un sismo u otro evento de la naturaleza, y cuánto nos falta por aprender.

En Lima, donde las calles están mojadas desde temprano por una persistente llovizna, efectivos de la Policía y del Serenazgo detuvieron el tránsito vehicular a fin de permitir que las personas se pongan a buen recaudo tras evacuar principalmente los edificios.

Los buses del Metropolitano se detuvieron con las puertas cerradas y así se mantuvieron durante diez minutos. En tanto, las unidades que se encontraban en la zona de embarque de las estaciones permanecieron con las puertas abiertas para facilitar la evacuación de los usuarios.

Mientras tanto, en el edificio del Centro Cívico, la Municipalidad de Lima, a la cabeza del alcalde Jorge Muñoz, desarrolló un ejercicio de rescate de altura, supuestamente de un “herido”atrapado en los pisos altos. En esta demostración participaron personal de Defensa Civil, Serenazgo, Policía Nacional, el Ejército del Perú, Ministerio de Salud y Sisol Salud.

Los colegios, públicos y privados, no fueron ajenos a este ensayo. Bajo la orientación de sus docentes, los escolares salieron de sus aulas para colocarse en las zonas seguras señaladas con anticipación en los patios. La ministra de Educación, Flor Pablo, dirigió esta actividad desde el colegio Ricardo Palma de Surquillo.

El objetivo el simulacro, indicaron voceros del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), es que la población ponga en práctica todos sus protocolos y medidas de seguridad frente a emergencias provocadas por sismos, tsunamis, desbordes o huaicos, entre otros fenómenos de la naturaleza.

Comentarios