Los líderes del Sudeste Asiático intentan en Bangkok aprobar una declaración sobre la basura de los mares para atajar el problema de la polución de los océanos y avanzar en un megatratado comercial con las grandes potencias de la región.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que inició en la capital tailandesa su sesión plenaria, pretende hacer frente a este problema mientras cuatro de sus miembros-Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia- están considerados, junto a China, como los responsables de la mitad de la contaminación de plástico de los océanos.

“La ASEAN se enfrenta a retos sin precedentes como el cambio climático, la competencia comercial, brechas de desarrollo y dispares amenazas de seguridad, así como transformaciones económicas y cambios sociales a raíz de la cuarta revolución industrial”, declaró el primer ministro tailandés, Prayut Chan-ocha, en su discurso de apertura.

Bajo el lema “Avanzando juntos hacia la sostenibilidad”, el bloque busca en Bangkok progresar en medidas favorables al medioambiente mientras varios países de la región refuerzan sus leyes para prohibir la importación de residuos no reciclables.

Durante la cumbre, los países esperan firmar la bautizada como “Declaración de Bangkok sobre la basura en los mares” para atajar el problema de la polución de los océanos en algunos de los países del mundo que más contaminan las aguas.

De cara a la cumbre de este fin de semana, el grupo ecologista Greenpeace pidió a los líderes del Sudeste Asiático “la inmediata prohibición de todas las importaciones de residuos plásticos”, así como reducir el plástico de un solo uso y promocionar la economía circular que no produzca desechos, entre otras medidas.

Comentarios