Una sola bebida alcohólica puede afectar la formación de la memoria durante horas y causar antojos de larga duración, según un estudio publicado por la revista Neuron.

Un equipo de la Universidad Brown en Rhode Island (EE.UU.) ha determinado que un cambio molecular podría ayudar a explicar por qué unos vasos de vino pueden dañar la memoria durante días y por qué motivos los alcohólicos pueden recaer después de décadas de abstinencia.

En un análisis llevado a cabo con moscas, que pese a tener solo 10.000 neuronas (frente a las 100.000 millones que tienen los humanos), comparten algunas características básicas, el grupo liderado por la profesora Karla Kaun encontró una área del cerebro “clave” para justificar esta pérdida de memoria prolongada.

“Todas las drogas -alcohol, opiáceos, cocaína o metanfetamina- tienen efectos secundarios adversos y hacen que las personas tengan náuseas o les produzcan resaca, así que ¿por qué los encontramos tan gratificantes?”, se preguntó Kaun antes de empezar el estudio.

Una de las proteínas responsables de la preferencia de las moscas por el alcohol es Notch, que forma parte de una vía de señalización involucrada en el desarrollo de embriones, y el desarrollo y la función cerebral adulta en humanos y en todos los animales.

Las investigadoras hallaron que Notch activa un gen llamado receptor de tipo dopamina-2, que produce una proteína en las neuronas que reconoce la dopamina, el neurotransmisor que hace “sentirse bien”.

Comentarios