Los errores que “matan” a las PYMES

No es una novedad que hacer empresa en nuestro país, se convierte en un reto duro de superar, sobre todo para los que emprenden negocios en pequeña escala.

Según datos de la estima la Sociedad Peruana de PYMES (SPP), indican por ejemplo que cada año surgen 12 mil PYMES, pero solo el 10% supera el año de actividad.

Aunque las PYMES son el sector más dinámico de la economía peruana (su participación en el PBI nacional bordea el 40% y ocupan a más del 80% de la mano de obra del país) son, a la vez, las menos atendidas por el Estado y las entidades financieras (impuestos elevados y poco o nulo acceso al crédito).

El mal manejo que presentan la gran mayoría de pequeñas y medianas empresas dan como resultado un panorama poco alentador: se calcula que, en el Perú, dos de cada tres PYMES fracasan antes de cumplir el primer año de funcionamiento.

La aventura de levantar un negocio y lograr que supere los dos años de vida, la mayoría de las Pequeñas y Medianas Empresas se quedan en ese tiempo, está repleta de peligros.

La idea y el sueño de muchos es ser su propio jefe, tener el control de sus tiempos, trabajar por sus sueños. Pero la realidad es diferente y solamente lo saben quienes actualmente estén viviendo esta situación.

Errores frecuentes en las PYMES

La vida de una empresa corre peligro ya que tiene que sortear difíciles obstáculos para lograr su supervivencia y por lo mismo ahora buscaremos revertir esta situación haciendo de conocimiento que errores más comunes que cometen las PYMES y los cuales se tiene que evitar.

1. No hacen investigación de mercado. Se aventuran en un sector sin saber cuáles son las necesidades del público.

2. No evalúan profesionalmente a la que será su competencia. Un grave problema de los nuevos empresarios es que no indagan, previamente, sobre quienes serán sus competidores, cuáles son sus debilidades y, sobre todo, sus fortalezas.

3. No conocen el mercado. Ante la información sobre una mejora económica del país, las personas intentan abrir sus propios negocios para aprovechar ese dinamismo, pero apuestan por un rubro sobre el cual solo conocen el nombre.

4. Mezclan finanzas o gastos personales y/o familiares con los de la empresa. A veces los empresarios emplean dinero propio para solucionar problemas del negocio. También puede suceder lo contrario: usan el dinero que genera la empresa y, sin ningún orden, lo invierten en compras personales.

4. Se endeudan para gastar, no para invertir. Otro error común es que solicitan créditos a entidades financieras y utilizan el dinero para sus gastos personales u otros fines.

5. No reinvierten. Una vez que el negocio ya está en marcha, no todos invierten sus ganancias para que la empresa crezca. Se conforman con lo que tienen.

6. Realizan compras no planificadas. También están los que compran de todo para el negocio sin hacer una evaluación de lo que se necesita o no, solo piensan en lo que para ellos se verá bien.

7. No innovan, se conforman. Algunos caen en el error de creer que el producto o servicio que ofrecen no necesita cambios o mejoras.

8. No averiguan que quieren sus clientes. Por más de que tenga un grupo fiel de habituales clientes, es recomendable que cada cierto tiempo les consulte qué más esperan de su marca y cómo podrían mejorar, si no ellos lo cambiarán fácilmente.

9. Venden lo que ellos quieren o les gusta. Muchas veces los emprendedores toman la decisión de emprender un negocio en base a sus corazonadas y se dejan guiar por sus propios gustos, dejando de lado algo muy importante para todo negocio: la investigación de mercado.

10. Administración reactiva. Como no planifican, no son capaces de reaccionar adecuadamente a las variaciones que presenta el mercado y sólo esquivan los problemas pero no los resuelve,  maximizando el riesgo de que se presenten nuevamente en el futuro.

11. No se tiene una estructura organizacional. No hay puestos ni funciones definidas dentro de su empresa. Si queremos que nuestro negocio funcione adecuadamente es importante que asignemos a cada trabajador sus responsabilidades en base a sus conocimientos, experiencia y habilidades; esto nos ayudará a optimizar los tiempos y obtener mejores resultados.

12. Falta de objetivos y metas cuantificables. No hay metas ni como medirlas y por ello no  pueden saber si nuestra empresa está marchando tal y como se tenía previsto o si es necesario realizar algunos ajustes o cambios.

13. Centran del poder y no delegan funciones. El empresario toma decisiones sin considerar a su equipo de trabajo o personas que lo pudieran asesorar.

Los antes mencionado se debe principalmente a la falta de capacitación y asesoramiento, por eso, si estás pensando en llevar a cabo un nuevo emprendimiento toma en cuenta los puntos que hemos tomado en este artículo y no cometas los mismos errores.

Recuerda debes hacer un estudio de mercado previo, desarrolla un plan de acción que te sirva como guía para saber qué hacer y en qué momento hacer las cosas así como establecer las políticas y bases que guiarán el trabajo de tus colaboradores.

Si está dentro de tus posibilidades, busca la ayuda de asesores especializados en el tipo de negocio que quieres poner en marcha o, de lo contrario, tómate la molestia de preguntar qué opinan las personas acerca de tu empresa y de sus productos para que toda esa información te sirva como base para llevar a cabo las mejoras que sean necesarias.

Fuente: Internet

Click aquí: “La zona de confort y cómo puede afectar a los emprendimientos”.
Click aquí para ver el vídeo: “Los principales errores que cometen las PyMes”.

Comentarios