Día del Café peruano: conoce el exitoso emprendimiento de Efrén Machaca en Puno

A pesar de la crisis originada por la pandemia del covid 19, hay emprendedores que no dejan de trabajar y luchan día a día para salir adelante. Al conmemorarse hoy el Día Nacional del Café Peruano, es oportuno conocer la experiencia exitosa de Efrén Machaca Checa, el joven caficultor del distrito de Yanahuaya de la provincia puneña de Sandia.

A los 20 años, Efrén, dejó su natal Cabanillas (Lampa) para domar la selva y cultivar café, la actividad productiva lícita que genera desarrollo, el tesoro que da vida y sostén a familias cafetaleras de la Amazonia de Puno.

La finca los Laureles en Limpicuni, es el edén de Efrén, un pedazo de tierra fértil del distrito de Yanahuaya, el trópico entrañable que destila aroma de café, el exótico grano púrpura que vale oro e incita a agricultores a cultivarla.

“Me siento feliz al ver mis cafetales, es mi capital económico”, asegura Efrén Machaca, el joven productor de café que encontró el bienestar de su familia, entre las entrañables colinas cubiertas de vegetación, la bella morada que siempre soñó tenerla.

Un paseo por sus cafetales, es como tener un baño de afloro, su aroma fortalece el estado de ánimo, “aquí respiramos el aire puro y eso es muy saludable”, cuenta, mientras realiza la cosecha selectiva de granos, una práctica indispensable para obtener un buen café, con aroma, acidez y cuerpo en taza.

En las dos hectáreas de cafetales instaladas, Efrén, cultiva 5 variedades de café: Borbón, geisha, catimor, típica y costa rica 95, con rendimiento promedio de 100 quintales por cosecha, “este año mejoró la producción”, acotó.

El éxito de su emprendimiento, es el resultado del intercambio de experiencias con sus pares de la selva central, en el manejo de viveros, cosecha y poscosecha, estas fueron fortalecidas por las Escuelas de Campo, promovidas por la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), que además entregó títulos de propiedad a agricultores de la zona.

“Un agricultor debe tener la idea de innovar”, es la sabia filosofía de este agricultor líder, el obrero, y emprendedor, que trabaja indesmayablemente para obtener un título mundial del mejor café y estar la cima de los éxitos.

En su corto trajín de caficultor, Efrén, pasó por muchas peripecias, aún no olvida su fugaz faceta de minero informal, las pepitas de oro que buscaba no siempre brillaban, hasta que un día decidió abandonar y rehacer su vida. Hoy en día el café es la reserva de su economía familiar.

Comentarios