Destacan el valor de la certificación de competencias para reactivar la economía peruana

“Es necesario enseñar, promover y certificar competencias para diversificar la estructura productiva y el crecimiento sostenido del país”, sostuvo el decano de la Facultad de Ingeniería y Gestión de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, Fernando Villarán de la Puente, en la conferencia “Reactivación Económica: Arranca Perú y los Desafíos de la Certificación de Competencias”.

En la tercera jornada del Seminario Nacional de Certificación “Certificación de Competencias: Oportunidades y Desafíos en la Nueva Realidad”, Villarán de la Puente aseveró que el Estado, las empresas, las universidades, los institutos, así como las mypes y los Cite, tienen la responsabilidad de impulsar el desarrollo de estas competencias, de modo que permitan superar los retos de reactivación económica.

Precisamente, en un contexto de generación de empleo remunerado formal, como lo hace el programa estatal “Arranca Perú”, el académico subrayó que es necesario promover competencias específicas para responder a esta demanda. Entre ellas, la capacitación en gestión, el manejo de tecnologías modernas, así como el uso intensivo y extensivo de la digitalización.

El también exministro de Trabajo comentó que este momento de crisis es una oportunidad para hacer un cambio hacia el desarrollo sostenible y solucionar problemas estructurales del país como la contaminación ambiental, la pobreza, la informalidad laboral y la estructura productiva, las cuales han sido reveladas por la emergencia sanitaria del Covid-19.

“El desarrollo sostenible implica una sociedad estable, inclusiva y democrática, pensando en un sector privado, un sector público y una sociedad civil fuertes”, subrayó tras comentar que se requiere elevar la productividad de los sectores que tienen menor desarrollo, pues son clave para impulsar al país en estos momentos, pero sin descuidar la calidad de nuestros productos.

Asimismo, en esta conferencia organizada por el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa, el jefe de la Unidad de Gestión de Proyectos Productivos del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social, Carlos Figueroa Henostroza, reconoció que la certificación de competencias les ha permitido mejorar el impacto del trabajo de su capital humano, como los yachachiq productivos, quienes atienden a familias en pobreza y pobreza extrema.

Además, recalcó que la certificación es un mecanismo que sí genera empleabilidad formal en los yachachiq, quienes además pueden acceder a empleos en otras entidades del Estado o empresas. También logran reconocimiento público como expertos locales y se convierten en líderes en sus comunidades.

A su turno, el decano nacional del Colegio de Ingenieros del Perú, Carlos Herrera Descalzi, y la vicedecana nacional, María del Carmen Ponce Mejía, comentaron que es importante demostrar competencias en distintas profesiones, pues la tecnología cambia con el tiempo. Es por ello que este colegio profesional apuesta por la certificación de competencias porque permitirá afrontar los retos de la reactivación del país.

“El Colegio de Ingenieros ve con mucho interés la certificación de competencias. Trabajaremos con el Sineace para desarrollar los documentos técnicos respectivos que permitan iniciar pronto este proceso”, destacó el decano, quien espera que próximamente puedan obtener la autorización del Sineace para certificar las competencias de sus agremiados.

Cabe mencionar que las palabras de bienvenida al tercer conversatorio estuvieron a cargo del presidente del Consejo Directivo Ad Hoc del Sineace, Carlos Barreda Tamayo quien mencionó que a la fecha ya se han certificado alrededor de 30 mil personas, con lo cual demuestran que son competentes en la profesión u ocupación en la que se desempeñan.

Comentarios