Conocimientos y habilidades que te convertirán en un buen ingeniero

Los ingenieros hacen que la sociedad funcione, ya que son los que diseñan las calles, el tránsito, las comunicaciones, nuestras vidas, etc. Podría decirse que un ingeniero es responsable por cada parte de tu vida. Asimismo, la ingeniería puede llegar a ser muy gratificante y bien remunerada. De hecho, hoy en día constituye uno de los empleos mejor remunerados después de la universidad. Sin embargo, ¿cómo puedes convertirte en ingeniero?

Cualquier estudiante que quiera ser ingeniero debe tener una curiosidad innata por el mundo que lo rodea, de lo contrario debería plantearse el estudio de alguna otra rama del conocimiento.

Ser un buen ingeniero es cuestión de mucho equilibrio, algo que no se consigue con facilidad pero que hay que desarrollar para cumplir bien con lo que hay que hacer.

Si quieres tener éxito en el rubro, será necesario que te prepares bien, que te especialices en uno de los diversos subcampos y que trabajes duro para conseguir ese empleo codiciado, pero antes debes tener en cuenta lo siguiente:

1. Prepárate a una etapa temprana.  Puedes hacerlo durante los últimos años de la primaria o en la secundaria, si es posible. Es necesario que los ingenieros tengan una base de matemáticas y ciencias, por lo que debes planificar tu horario en torno a estas materias. Puedes tomar los cursos básicos de matemáticas, como Álgebra I y II, Geometría, Trigonometría, Pre-Cálculo y Cálculo, así como también cursos de ciencias, como Química, Biología y Física.

2. Opta por una buena universidad. En su mayoría, las universidades más importantes cuentan con programas de ingeniería. Asimismo, debido a que la demanda es bastante alta, es probable que consigas un buen empleo incluso si no obtienes un título de una de las universidades más destacadas. Sin embargo, de todas formas debes tomar en cuenta ciertos factores al postular. Lo ideal es que optes por una universidad que tenga una buena reputación en cuanto a la ingeniería. Ten en cuenta que no todas las universidades son iguales y que, en algunos casos, los programas no son tan buenos como otros.

3. Apunta a tener éxito en la universidad. Es importante que obtengas buenas calificaciones durante el tiempo que estudies en la universidad, al igual que en la escuela, además de que debes desarrollar competencias pensando a futuro. Puedes tomar los cursos obligatorios, determinar cuál es el tipo de trabajo que mejor te acomode, establecer contactos y participar en actividades extracurriculares. Asiste a las seminarios y los laboratorios, toma notas, haz las tareas, establécete una rutina de estudios y dedícate.

También podrías participar en actividades que tengan relación con la ingeniería, como unirte al club de ingeniería de la universidad o participar en competencias de matemáticas o ciencias. Estas son oportunidades que te brindarán experiencia en el trabajo con equipos y en roles informales de liderazgo.

Considera la posibilidad de tomar una clase de negocios. Además de ser técnicamente capaz, un ingeniero debe poder manejar las relaciones comerciales con los clientes, los abogados y los funcionarios normativos. Asimismo, podría serte útil para establecer contactos.

Debes mantenerte ocupado durante todo el año. No puedes quedarte sin hacer nada durante el verano si lo que quieres es tener éxito. En cambio, aprovecha esta época para obtener experiencia práctica, como trabajando o realizando pasantías.

4. Elige una carrera. En algún momento, puede ser antes o durante la universidad, será necesario que consideres el tipo de ingeniero que quieras ser. Los campos y subcampos de la ingeniería son numerosos, desde la ingeniería aeroespacial hasta la ingeniería química, desde la ingeniería nuclear hasta la ingeniería de minas, y en cada uno de ellos habrá diferentes tipos de trabajo y posibilidades laborales. Debes tomar consciencia de los posibles campos fuera de las áreas principales (la ingeniera electrónica, mecánica, civil y química).

Podrías considerar cuáles son los campos que estén buscando personal. Actualmente, parece que los recursos y la energía renovables tienen un gran futuro y generarán una gran cantidad de empleos bien remunerados.

Sin embargo, ten en cuenta que el futuro no se puede predecir, por lo que debes considerar también qué es lo que te entusiasma. ¿Disfrutas de escribir códigos en tus ratos libres? La ingeniería informática podría ser una buena opción. ¿Te gusta trastear con las cosas? Quizás seas un excelente ingeniero mecánico.

No olvides que es posible que tu campo de especialización tenga un efecto sobre el lugar en el que a la larga vayas a vivir y trabajar. Por ejemplo, en muchos casos, los empleos en ingeniería química y petroquímica se encuentran cerca de los depósitos de petróleo y gas natural, mientras que, si eres ingeniero aeroespacial, quizás tengas que mudarte a algún otro país.

5. Conoce cuáles son las principales disciplinas de la ingeniería. Esta última se divide en cuatro campos o disciplinas principales: ingeniería civil, química, eléctrica y mecánica, cada una de las cuales vuelve a dividirse en todo tipo de subcampos. Para poder decidir tu carrera y campo de especialización, debes estudiar con detenimiento cada una de estas cuatro disciplinas.

Por ejemplo, un ingeniero civil crea el entorno construido de la civilización moderna (es decir, los puentes, las calles, los aeropuertos, los sistemas de energía, etc.). Asimismo, pueden estar involucrados en la ingeniería de minas, de tránsito o de tráfico, o en el diseño de mejores puertas para los automóviles o superficies más duraderas para las calles.

Por otro lado, los ingenieros químicos trabajan con materiales y procesos materiales; es decir, la producción, el transporte y la transformación de materiales. Si incursionas en este campo, podrías trabajar para el sector petrolero o energético o bien desarrollar procesos nuevos para la creación de polímeros o medicamentos. Gran parte del trabajo de los ingenieros químicos se lleva a cabo en los laboratorios.

Los ingenieros mecánicos hacen que los productos pasen de ser una idea a llegar al mercado. Emplean la física y las matemáticas para comprender todas las fuerzas que componen un producto y su fabricación. Asimismo, intentan encontrar la mejor forma de elaborar el producto y evitar que falle.

Los ingenieros eléctricos aplican la física y las matemáticas de la electricidad, la electrónica y el electromagnetismo a los sistemas y procesos eléctricos. Pueden diseñar componentes eléctricos, construir redes de comunicación o bien trabajar para empresas de computación o de servicios públicos.

6. No olvides los demás subcampos. Dentro de las cuatro disciplinas principales, existen también innumerables subcampos. Por ejemplo, un ingeniero químico también puede ser un ingeniero papelero que esté involucrado en los procesos mediante los cuales las materias primas se convierten en papel y tinta. Asimismo, un ingeniero mecánico puede ser un ingeniero marino o aeroespacial y diseñar barcos, aviones o astronaves.
Existen también subcampos que aplican la ingeniería a las personas. Por ejemplo, los ingenieros industriales estudian la forma en la que las personas trabajan y hacen que los procesos sean más eficientes y productivos valiéndose de los modelos y los estudios de tiempo.

7. Consigue una pasantía. Realizar una pasantía constituye una de las cosas más importantes que puedes hacer para consolidar tu campo en la universidad. Con una pasantía (o más de una) darás una buena impresión a los empleadores dentro del ámbito privado, además de que, gracias a ellas, podrás obtener una idea de primera mano en cuanto al campo y saber si realmente es o no adecuado para ti. Ten en cuenta que las pasantías son competitivas, por lo que debes dirigirte al centro vocacional y de pasantías de tu universidad y consultar sobre las oportunidades disponibles. Asimismo, debes elaborar un currículum y conseguir copias de tus expedientes universitarios para poder postular. ¿Estarías dispuesto a tomar una pasantía que no pertenezca a tu área ideal de enfoque? ¿Estarías dispuesto a mudarte durante vacaciones?

8. Establece relaciones con tus profesores. Debes establecer conexiones con tus profesores y conocerlos mejor, ya que es posible que un empleador te pida una o dos referencias profesionales y necesitarás el apoyo de estas personas.

Nuevamente: por lo general, las pasantías de ingeniería son importantísimas. De hecho, podrías dar inicio a tu carrera con una de ellas. Alrededor del 80 % de los empleadores las considera como una fuente de empleados a tiempo completo

9. Obtén una licencia profesional. Después de graduarte de la universidad con un título en Ingeniería, lo siguiente que debes hacer es trabajar para obtener una certificación profesional. Serás un ingeniero profesional certificado y te ganarás una mayor confianza y responsabilidad por parte de los clientes.

10. Realiza investigación externa. La ingeniería como profesión, al igual que los campos de la ciencia en su mayoría, está en constante evolución. Por tanto, si lo que quieres es ser un buen ingeniero, es importante que te mantengas al día en cuanto a los desarrollos en el campo. Por ejemplo, debes leer sobre el tipo de ingeniería que ejerzas y mantenerte al tanto de las últimas tendencias, suscribirte a una revista profesional especializada u obtener una colegiatura en el Colegio de Ingenieros del Perú.

11. Desarróllate profesionalmente. Si quieres mantenerte al día, esto quiere decir que debes poner en práctica la ciencia. Podrías trabajar fuera del horario laboral en alguna idea que tengas o bien preguntarle a tu jefe si sería posible que pruebes algo nuevo en un proyecto. En caso de que tu idea sea excepcionalmente innovadora, quizás puedas solicitar subvenciones por parte de organizaciones privadas o estatales que brinden apoyo al trabajo de ese tipo. Infórmate también sobre las oportunidades de certificación profesional que haya en tu subcampo. Por ejemplo, alguna oferta en alguna un universidad o instituto tecnológico acreditado por el SUNEDU.

12. Publica. Si bien no es necesario que todos los ingenieros publiquen artículos científicos, no está de más que lo intentes si tienes la ambición o si simplemente tienes una idea que sea interesante e innovadora. Puedes redactar tu idea o caso de estudio y enviarla a una revista de ingeniería o una revista académica. Si deseas, antes de publicar tu artículo, puedes enviarlo a uno o más expertos para obtener su retroalimentación. Ten en cuenta que tendrás que esperar. La revisión por pares, como se le conoce, puede llegar a tomar hasta un año, pero ¡la espera valdrá mucho la pena!

Aparte de la formación académica y la experiencia laboral, debdes saber que los ingenieros tarde que temprano deben manejar personal, por lo que una de las características de los buenos ingenieros es saber escuchar a sus subordinados, haciéndolos partícipes de los procesos pero tomando las decisiones que beneficien a la mayoría. Saber escuchar es algo poco valorado hoy en día, pero es una habilidad que puede mejorar mucho las relaciones interpersonales en las empresas.

También es importante mencionar que los buenos ingenieros no son jefes sino líderes. La diferencia entre ambos radica en que un jefe ordena y un líder demuestra. Si quieres que el personal haga las cosas de la forma que les exiges entonces debes mostrarle como hacerlo. Y aquí entra la cuestión del respeto, donde existe una línea muy delgada que no hay que traspasar: hay que ser duros pero justos, nunca suaves porque se pierde autoridad.

En todos los aspectos mencionados debe prevalecer el equilibrio, porque es muy fácil caer del lado de la exigencia extrema o del lado de la desobligación. No se trata de una ciencia exacta esto de ser bueno en algo, mucho menos en la ingeniería, donde se pueden tener todos los conocimientos técnicos pero si no se tienen otras habilidades entonces las oportunidades de crecimiento y desarrollo profesional en el mundo laboral disminuyen.

Fuente: Internet

Click aquí: “La acreditación de las universidades peruanas y cuántas hay en Trujillo”.
Click aquí para ver el vídeo: “Ella también puede ser una brillante ingeniera, no dejes que nadie trunque sus sueños!”.

Comentarios