El Ministerio de Cultura declaró Patrimonio Cultural de la Nación a la Festividad patronal de la Mamacha Asunta de Calca, tradicional celebración que se lleva a cabo en dicha provincia cusqueña del 14 al 19 de agosto de cada año.

De acuerdo a la Resolución Viceministerial N° 141-2019-VMPCIC-MC, esta festividad constituye una muestra de los procesos de adaptación de los cultos católicos dentro de formas de devoción características del universo cultural andino; y, además, contribuye a afianzar la identidad cultural local a través de la representación de danzas tradicionales de la región.

En efecto, documentos hallados en el Archivo Arzobispal del Cusco señalan la existencia de la Cofradía de la Virgen de la Asunción desde el año 1690, asentados en la entonces llamada Villa de Zamora. En 1772, la Virgen de la Asunción fue denominada como patrona de la Villa de Calca, ubicada en la zona central del departamento de Cusco. Con el trascurrir de los años, la imagen pasa a llamarse Nuestra Señora de Asunta; y luego a su actual denominación, como Mamacha Asunta.

En cuanto a la fiesta patronal, durante seis días se desarrollan actividades de carácter litúrgico -misas, procesiones y rezos- así como actividades rituales y sociales donde participan devotos y unas 25 comparsas que llegan desde distintas localidades, especialmente de las comunidades de Aqcha Alta, Aqcha Baja, Pampallaqta, Saqllu, Unuraki y Chimpa Calca.

Como antesala, se instala en la plaza Sóndor una feria que dura hasta el último día de la fiesta, y en la que aún se practica el trueque entre algunos comerciantes y la población local.

Cabe destacar el rol de los carguyoq, personas y familias que rotan anualmente en el cargo y organizan diferentes aspectos de la festividad tales como atender a los invitados; coordinar los pormenores de las procesiones; o realizar la jurk’a, tradición consistente en entregar bizcochuelos y panes especiales a amistades y vecinos.

Comentarios