¿Qué es y cómo puedes aplicar el Benchmarking?

El benchmarking es un proceso que se desarrolla de manera sistemática para la evaluación de mecanismos de trabajo, servicios y productos a través de comparaciones. Su finalidad es aportar datos de interés para la toma de decisiones, permitiendo que las empresas identifiquen cuáles son los casos de éxito y de este modo estén en condiciones de perfeccionar sus estrategias.

Puede decirse que el benchmarking consiste en la obtención de información útil que luego se emplea en una mejora de los procesos. La práctica se inicia con la medición de los resultados de otras empresas que tienen éxito. Luego se analiza el camino seguido para alcanzar dichos resultados y finalmente se utiliza la información para que la propia firma establezca sus estrategias y objetivos.

El benchmarking es una técnica o herramienta de gestión que consiste en tomar como referencia los mejores aspectos o prácticas de otras empresas, ya sean competidoras directas o pertenecientes a otro sector o en algunos casos, de otras áreas de la propia empresa, con el fin de adaptarlos a la propia empresa agregándoles mejoras.

Es importante señalar que el benchmarking no significa, como se cree comunmente: Espiar o copiar, sino que se basa en el aprendizaje. Se trata de mejorar la eficiencia propia a partir del estudio de la experiencia de actores exitosos, aprender de lo mejor que hacen los demás y aplicar lo aprendido, realizando los cambios que sean necesarios de acuerdo a las circunstancias y características propias.

Tipos de benchmarking:

  • Benchmarking interno: Es el que se lleva dentro de la propia empresa. Por regla general, se acomete en empresas grandes compuestas de distintos tipos de departamentos.
  • Benchmarking colaborativo: En el se comparte la información con un grupo, las empresas aportan cada una sus conocimientos sobre una actividad en particular, con el objetivo de mejorar todos juntos.
  • Benchmarking competitivo: Este se define porque se establece como objetivo el poder medir lo que son los productos, los servicios, las funciones e incluso los procesos de las competidoras. De esta manera los resultados que se obtengan se compararán con la empresa que lleva a cabo el trabajo de benchmarking y así se conseguirá saber qué mejoras tiene que realizar. Es quizás el tipo más complejo de todos.
  • Benchmarking funcional: Que tiene como objetivo el proceder a identificar lo que son las mejores prácticas que lleva a cabo una empresa que se haya convertido en excelente dentro del área que se desea mejorar. De esta manera, servirá como referente esa compañía que no tiene que pertenecer al mismo sector de quien realiza el benchmarking y que también tiene que ser competidora.

Pasos necesarios para aplicar el benchmarking en una empresa:

  1. Determinar los aspectos que van a ser sometidos a benchmarking, es decir, los aspectos en donde se quiere mejorar y que, por tanto, se van a tomar como referencia de la competencia. Algunos ejemplos de aspectos que suelen ser objeto de benchmarking son el producto (su diseño, su funcionabilidad, etc.), el servicio al cliente, los procesos productivos, los métodos de trabajo, las estrategias comerciales, las políticas empresariales, etc.
  2. Seleccionar las empresas que se van a analiza, es decir cuales serían aquellas empresas, competidoras directas o no, que tengan o mejor hagan lo que se quiere mejorar. Por ejemplo, en caso de querer mejorar las ventas, seleccionaríamos como empresas a analizar aquellas empresas competidoras cuyas ventas sean mayores que las de nosotros o aquellas empresas que mejores estrategias de ventas estén utilizando para nuestro tipo de producto.
  3. Determinar la información que se va a recolectar, que este relacionada a los aspectos que van a ser sometidos a benchmarking de las empresas seleccionadas.
  4. Recolectar la información, acudiendo a las fuentes y utilizando los métodos de recolección adecuados dependiendo del tipo de información a recolectar.
  5. Analizar la información, comparando los aspectos de las empresas seleccionadas con los propios y con los de otras empresas, e identificando los mejores y los que también se podrían aplicar en la propia empresa.
  6. Adaptar los mejores aspectos, es decir se procede a tomar como referencia los mejores aspectos de las empresas seleccionadas, y a adaptarlos a la propia empresa agregándoles mejoras. Por ejemplo, una vez que hemos analizado la información e identificado las mejores características de los productos de las empresas que hemos seleccionado, las tomamos como referencia y las adaptamos a nuestros productos, tratando de superarlas y agregarles algo más que nos permita diferenciarnos.

¿Por qué se debe hacer benchmarking?

Actualmente es difícil crear algo nuevo pues casi ya todo está creado, y no hay razón para gastar tiempo y dinero en ello cuando lo más sensato es tomar como referencia y adaptar lo que ya existe y mejores resultados está dando.

Además el dinamismo emprendedor y creativo no se detiene y con el correr del tiempo, la industria mundial ha evolucionado sin parar y muy rápidamente.

Aplicar el benchmarking implica realizar un continuo seguimiento y evaluación de las empresas competidoras, especialmente las líderes, con el fin de identificar sus mejores aspectos o prácticas; sin embargo, también es posible aplicar el benchmarking para determinados aspectos en los cuales se quiere mejorar.

Dicho de otro modo, es una forma de hacer tangible y contrastable algunos datos que antes estaban fuera de nuestro alcance y que muchos atribuían simplemente a la buena o a la mala suerte.

En definitiva, si tomas como referencia y estudias las estrategias y técnicas que más destacan de otras empresas, en relación con el área que deseas mejorar, podrás alcanzar un nivel más alto de calidad así como de competitividad.

Fuente: Internet

Click aquí: “Los servicios profesionales y la transformación digital”.
Click aquí para ver el vídeo: “Benchmarking – Grupo Bimbo”.

Comentarios