¿Qué es la maloclusión?

El término oclusión se refiere a la alineación de los dientes y el modo en que encajan entre sí las arcadas superior e inferior (mordida), considerándose correcta cuando todos los dientes están debidamente alineados, rectos y manteniendo un espacio proporcional con sus vecinos, es decir, el que las puntas de los molares superiores encajen sobre los huecos de los molares inferiores de tal modo que, los de arriba protegen el tejido interior de las mejillas de un posible mordisco las mejillas y los de abajo hacen otro tanto con la lengua.

Un hecho muy habitual es que la mayoría de las personas presentan algún tipo de maloclusión, aunque no todas ellas son subsidiarias de un tratamiento específico.

Esta malformación puede originar problemas con la mordida, el tejido gingival, la articulación mandibular, o incluso el desarrollo del habla o el aspecto del niño. Pero será un ortodoncista quien decidirá si debe corregirse.

Una malposición de nuestros dientes conlleva que las piezas dentarias superiores e inferiores no articulen entre sí, ni encajen con normalidad, causando una maloclusión dentaria.

La maloclusión dental es lo que sucede cuando nuestra mordida no está correctamente alineada. Es una afección muy común y puede requerir de ortodoncia para su corrección. Si sospechas que puedes padecer maloclusión dental consulta con tu dentista.

Causas de la maloclusión

La aparición de maloclusiones (sobremordida, mordida cruzada, dientes ocluidos, apiñamiento de dientes, etc.) puede tener diferentes causas:

  • Factores hereditarios (forma de los maxilares).
  • Niños que se chupan el dedo hasta los cinco años de edad.
  • Uso del biberón durante un tiempo excesivo.
  • Respirar por la boca.
  • Hábitos de alimentación.
  • Niños en los que los dientes de leche tienen muy poco espacio entre ellos (los definitivos ocupan más espacio y por tanto existe el riesgo de que crezcan torcidos o fuera de su sitio.

Consecuencias de la maloclusion dental

  • Mayor susceptibilidad a los traumatismos. La protusión de los incisivos superiores puede aumentar las posibilidades de sufrir lesiones dentales.
  • Hipersensibilidad dental. La mala posición de los dientes puede generar zonas de fricción que aceleren el desgaste del esmalte.
  • Enfermedad periodontal y caries. Se generan zonas de dificil acceso, dificultando una correcta higiene dental. Al acumularse bacterias estas pueden causar caries y gingivitis.
  • Problemas en ATM. Una maloclusión puede provocar problemas artrósicos, masticatorios y dolores locales e irradiados.

¿Qué tratamiento hay para la maloclusión?

La solución habitual a la maloclusión dental se produce con la aplicación de ortodoncia (aparatos removibles o fijos). En caso de padecer maloclusión dental le recomendamos que pida cita en su clínica dental y consulte con su odontólogo.

En el caso de los niños, puede ser necesaria la extracción de dientes de leche, haciendo espacio para los dientes permanentes, o incluso extraer dientes permanentes.

No obstante, en casos de maloclusión grave puede ser necesario recurrir a la cirugía de mandíbula.

La información facilitada no pretende, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares, pues solo cumplen con funa finalidad informativa, pues solo un especialista en temas dentales podrá diagnósticarlo y proponer el tratamiento adecuado.

Fuente: Internet

Click aquí: “Infección a las vías urinarias. Síntomas e información”.
Click aquí para ver el vídeo: “Oclusión Dental”.

Comentarios